SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Los recortes de fondos para embarazadas y lactancia en el gobierno de Giammattei

En 2022, el Ministerio de Salud disminuyó los fondos de los servicios prenatales para las mujeres embarazadas. Este año, el Gobierno también eliminó un programa del ministerio que entregaba alimentos a mujeres embarazadas y madres lactantes en Baja Verapaz.

En 2022, el presupuesto de los servicios de atención prenatal, a cargo del Ministerio de Salud y Asistencia Social (MSPAS), tuvo Q7.9 millones menos que en 2021, de acuerdo con …

En 2022, el presupuesto de los servicios de atención prenatal, a cargo del Ministerio de Salud y Asistencia Social (MSPAS), tuvo Q7.9 millones menos que en 2021, de acuerdo con el Sistema de Contabilidad Integrada (Sicoin). 

Este rubro quedó con un presupuesto de Q174,683,459 para el 2022. Hasta ahora el ministerio ha ejecutado el 65% de esos fondos.  El año anterior el presupuesto para este programa había sido de Q182,653,562. 

En tres años, el gobierno de Alejandro Giammattei no ha superado el presupuesto más alto que se asignó durante el de Jimmy Morales a los servicios de atención prenatal. 

En 2018, el Ministerio de Salud destinó Q182,928,912 para estos servicios. Hasta ahora el más alto que ha asignado el actual gobierno fue el  de 2021, con Q182,653,562. 

Los servicios de atención prenatal, según el MSPAS, incluyen al menos cuatro controles prenatales, la detección oportuna de señales de peligro, el manejo inicial de complicaciones, la referencia oportuna, el esquema completo de vacunación, la determinación de plan de parto, la prueba de VIH, la dotación de micronutrientes y la consejería sobre embarazo, parto, puerperio, lactancia materna y planificación familiar. 

Estos servicios se dan en los puestos de salud, centros de salud y hospitales.  

«Este recorte podría traducirse en mujeres embarazadas con menores controles prenatales y a la vez en un posible aumento de la mortalidad neonatal», asegura Adrián Chávez, epidemiólogo y exviceministro de Hospitales, sobre la reducción del presupuesto de los servicios de atención prenatal. 

La diputada Andrea Villagran, que ha fiscalizado el manejo de los presupuestos para la salud de las mujeres, comparte la opinión del exviceministro y explica que esto se debe a que los recortes suponen menos compra de insumos médicos y suplementos como ácido fólico y prenatales para las embarazadas. «Esto demuestra que la atención para ellas no es una prioridad», dice. 

Una médica del Ministerio de Salud, designada en Salamá, Baja Verapaz —que pidió omitir su nombre para evitar represalias en su contra— confirma lo dicho por la diputada. Señala que este año ha habido menos ácido fólico y hierro para entregar a las mujeres embarazadas. 

La doctora afirma que la disponibilidad de estos productos disminuyó sobre todo en el segundo y tercer trimestre de 2022, en comparación con 2021. Esto ha implicado que las pacientes hayan recibido menos insumos. «Bajó en un 40% la disponibilidad en comparación con el año pasado», dice. 

Villagrán agrega que este año el gobierno eliminó un programa del MSPAS que dotaba de alimentos a mujeres embarazadas y madres lactantes en Baja Verapaz. Según Sicoin, en 2020 tuvo un presupuesto de Q150,740.40 y en 2021 le fueron asignados Q151 mil 385. Este año el programa no aparece más en los reportes contables. 

«En vez de aumentar el presupuesto para alcanzar otros departamentos y hacerle frente a la desnutrición que puede padecer una madre y su hijo, se eliminó», dice la diputada.

Aumento en los servicios de partos tras la reducción de 2020

No solo los servicios de atención prenatal han disminuido en este gobierno. En 2020, durante el inicio de la pandemia de COVID-19, se recortaron Q28 millones del presupuesto de Q164,078,214 que originalmente se le había asignado a los servicios de partos en los centros del Ministerio de Salud. 

El presupuesto en el 2020 finalmente fue de Q136,052,916. Esos fondos son los más bajos que se han dado para estos servicios durante los últimos cinco años. 

Según el Sistema de Contabilidad Integrada (Sicoin), de ese presupuesto únicamente se ejecutó el 79.53% ese año. Es la ejecución más baja que se ha realizado en los últimos cuatro años. En 2019 se ejecutó el 93.43% y en 2021 el 94.6%. 

La diputada Andrea Villagran afirma que la baja ejecución en 2020 pudo deberse a que los servicios de salud estaban cerrados durante la pandemia y el miedo que generaba un posible contagio de COVID-19 en las mujeres. 

La congresista  añade  que, durante el primer año de pandemia, muchas de estas mujeres fueron atendidas por comadronas, quienes no han contado con el apoyo del Estado pese a su labor. En marzo de este año —luego de que Jimmy Morales la vetara en 2017 por supuestas inconstitucionalidades—, fue aprobada una ley que les otorga a las comadronas un bono anual de Q3 mil.  

El recorte de recursos de los servicios de parto también ocurrió en 2021. Según el portal electrónico, se retiraron Q16,774,485.00 de los Q164,078,214 asignados para ese año. 

Sin embargo, a diferencia de lo que ocurrió con los servicios prenatales, en 2022 los servicios de partos en las instalaciones del MSPAS recibieron el presupuesto más alto de los últimos cinco años, con Q225,260,345. A tres meses de que acabe el año, se ha ejecutado el 72% de los fondos. 

Adrián Chávez, el exviceministro de salud, explica que las asignaciones presupuestarias del MSPAS se justifican con las proyecciones de personas que se atenderán en los programas de salud y por eso pueden aumentar o disminuir los fondos. 

Sin embargo, asegura que esas estimaciones, en la actualidad, se han tornado complejas, pues estas comúnmente se basan en el número de personas que se atienden anualmente en los servicios de salud. Pero en los últimos dos años, estas han disminuido  en medio de la pandemia por miedo a los contagios y por el cierre de centros. Eso hace que las cifras sean atípicas. 

En 2021, de acuerdo con un informe del Grupo Multidisciplinario para la Defensa de los Derechos Sexuales y reproductivos, el Ministerio de Salud atendió 121,656 partos en sus instalaciones. Es decir que se destinaron unos Q1,210 por cada uno de estos. 

En septiembre de 2020, Ocote reveló que en el primer semestre de ese año la implementación de cuatro métodos anticonceptivos de larga duración había caído en un 52% en comparación con el año anterior. 

[Lee acá: La gran caída de los métodos anticonceptivos durante la pandemia de COVID-19]

Además, en 2020, el control prenatal brindado por el MSPAS también disminuyó en un 26% y la atención a mujeres embarazadas, en un 60%.  

Marco Córdova, encargado de comunicación del departamento de Regulación de los Programas de Atención a las Personas, dijo que gestionaría una entrevista para abordar los datos que se mencionan en esta nota. Sin embargo, esta no se concretó luego de que la aplazara en tres ocasiones. 

La reducción del presupuesto de estos servicios para las mujeres embarazadas no es la única que se ha hecho en el sistema de salud público. En 2022 se recortaron Q100 millones del presupuesto del Ministerio de Salud, que estaban destinados a hospitales y los programas contra la desnutrición. 

José David López Vicente

También te puede interesar

CONTAMOS LA
REALIDAD DESDE MIRADAS DIVERSAS

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

ENCUÉNTRANOS EN NUESTRAS REDES

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.