Comunidad LGBTIQA+
Soy asexual y existo
Por:


Este es un episodio de podcast. Para escucharlo, dale play al enlace de abajo.



Si quieres leer la transcripción de este episodio, la dejamos aquí.


Narrador: Esta fue la más reciente marcha del orgullo LGBTIQA+ , que se celebró el 25 de junio en Guatemala. Entre los cientos de personas que se sumaron ese día en el centro de la Ciudad Capital estaba Juan Pablo Hernández, integrante de la organización Visibles y que integró el comité que coordinó la movilización.

Ese sábado vestía una falda larga y con estampado escocés rojo y negro. Usaba una camiseta blanca y una chumpa de lona de la que colgaban listones de los colores del arcoíris. Que hacía juego con la sombrilla que sostenía con una mano. En la otra apretaba una pequeña bandera con cuatro franjas: una morada, una blanca, una gris y una negra. Es la bandera que representa a las personas asexuales. Juan Pablo es una de ellas. 

Juan Pablo: Soy Juan Pablo Hernández, soy interiorista, soy activista en la ciudad de Guatemala, tengo 36 años y me considero una persona gay, asexual y no binaria. 

Narrador: La asexualidad es una orientación sexual en la que una persona experimenta poca o ninguna atracción sexual hacia otra, o poco o ningún deseo sexual. La asexualidad además es uno de los espectros más invisibilizados dentro de la comunidad LGBTIQA+. 

Juan Pablo: ¿Qué significa ser una persona asexual? Entendemos la asexualidad como un espectro. Ser una persona asexual significa que estás dentro de ese espectro. El espectro va desde el extremo en que una persona no experimenta atracción sexual por ninguna otra persona, a otras micro etiquetas como la demisexualidad o la grisexualidad en la que las personas pueden experimentar la atracción sexual en ciertas ocasiones o en ciertas circunstancias. Yo en mi caso me identifico como una persona grisexual eso significa que mi nivel de atención sexual es muy bajo o aparece en ciertas circunstancias.

Narrador: La demisexualidad que menciona Juan Pablo es aquella atracción sexual que se tiene únicamente si hay una conexión emocional fuerte. Por ejemplo, una persona demisexual no sentiría atracción sexual por alguien que acaba de conocer en una fiesta . 

Como lo escuchaste al principio, Juan Pablo aparte de identificarse como una persona asexual, también se identifica como una persona gay. Eso es porque la poca atracción sexual que llega a tener es hacia hombres. 

Juan Pablo: Al ser una orientación sexual es irónico que pueda convivir con otras orientaciones sexuales. Yo me presenté ahorita como una persona gay y asexual, porque sí me considero una persona gay. Primero porque gay no solo es la orientación sexual de un hombre que siente atracción por otros hombres, sino que porque también tiene una carga histórica cultural de qué es ser gay. Y también porque siento atracción romántica, estética, y la puedo sentir sexualmente por otros hombres. Y yo fui asignado hombre al nacer. Entonces me gusta mucho mantenerme dentro de la etiqueta gay porque siento que me representa mucho, mi vida, cómo soy percibido, cómo me expreso, mis referentes culturales.

Narrador: La serenidad con la que habla Juan Pablo sobre su asexualidad contrasta mucho con lo violento que fue asumirla. Juan Pablo sufrió una agresión sexual que le hizo cuestionarse, reflexionar acerca de lo que en realidad sentía con las relaciones sexuales.

Juan Pablo: Fue en un ambiente de fiesta, en una fiesta diversa, donde había muchas personas conocidas. Yo empiezo a tomar como en cualquier fiesta, tengo el hobby de besarme con la gente cuando estamos en una fiesta, ya sea sobrio o borracho y así surgieron las cosas. Me estaba besando con un chavo, con el que ya me había encontrado en unas ocasiones pasadas. Yo ya estaba bastante intoxicado. Abajo de donde era la fiesta, que era una terraza, había unas habitaciones, él me lleva a las habitaciones. Me tira a la cama y yo en ese momento me asusto. En ese momento recobro cierta conciencia, él se echa encima de mí, empieza a tocarme, empieza a meter su mano dentro de mi ropa y yo le empiezo a decir no, no, no, no, varias veces. Obviamente como estaba borracho no tenía la fuerza de quitarlo de encima. También él era una persona un poco pesada, entonces me superaba en masa. Yo solo recuerdo que le rogaba para que se detuviera, para que no siguiera con los intentos de quitarme las ropa y él ya se estaba quitando la ropa. Y en ese momento entra una persona en la habitación, él se distrae y lo logró quitar de encima y tengo la genial idea de decirle que voy a ir a vomitar y me escapo de la fiesta. 

Narrador: La agresión sexual ocurrió en marzo de 2019. Ese evento, de alguna manera lo puso a reflexionar, y lo hizo entender su identidad. Juan Pablo ya no sería solo una persona gay. 

Juan Pablo: Empiezo a leer, empiezo a buscar teoría, empiezo a buscar ayuda y en cuanto el término asexual y las microetiquetas que mencioné. Y digo esto encaja, esto resuena conmigo. Y fue a partir de ese proceso, en el que digo como ok, toda mi vida pasada, todo mis encuentros sexuales, toda mis parejas, todas las cosas que no habían funcionado en ese momento, era porque yo no encontraba la forma de definir cómo me hacían sentir, hasta que fue este momento traumático en el que logré hilvanar las piezas y encontrar que realmente dentro de todo lo que había leído, de todo lo que había experimentado, la asexualidad encajaba conmigo.

Narrador: Juan Pablo concluyó que en el pasado se había forzado a tener sexo, pese a que esto no era su prioridad en las relaciones que había formado. 

Juan Pablo: Algo que hay que decir es que las personas asexuales, nuestros cuerpos funcionan, sentimos placer, sentimos todo lo que cualquier persona siente, pero existe cierta desconexión entre eso que se siente bien y lo que está pasando, salvo sean la circunstancia de que sea un momento en el que realmente lo deseemos y que la atracción sexual realmente exista. Yo me obligaba a mí mismo a tener un performance y con el afán de encajar en un mundo gay, con un mundo alosexual. Así como existe las personas cisgénero y transgenero, existen las personas alosexuales que sí experimentan la atracción sexual y las personas asexuales que no experimentan atracción sexual.

Narrador: Las personas cisgenero son aquellas que se sienten identificadas con el sexo que les fue asignado al nacer y las personas transgenero son aquellas que no se identifican con su sexo asignado al nacer. Por ejemplo, una persona puede nacer con un pene, pero se siente e identifica como una mujer.

Pero regresemos a la historia de Juan Pablo. Asumir su asexualidad públicamente también ha implicado ser cuestionado y violentado, algo que en algunas ocasiones ha venido de la misma comunidad LGBTIQA+. 

Juan Pablo: En el mundo gay, pues sí hay gente que que te violenta, hay gente que te violenta seguido, te hace preguntas. Yo como te digo, yo estoy dispuesto a contestar cualquier pregunta, pero si en medio de una cena con amistades alguien se levanta y te dice “¿Cómo es que te masturbas? ¿Qué tipo de pornografía ves?”. Uno dice que este no es el momento para que hablemos de estos temas y que lo hagamos en público, en una cena, en la que que estamos hablando de otras cosas. Esas pequeñas violencias existen y esas pequeñas violencias también molestan. También existe el tema de muchas veces me han dicho así como “yo te quito la asexual porque necesitas una buena cogida”. Uno dice wow, qué intención tenés con eso, obviamente es una forma de acoso, una forma de violencia. Son temas en los que realmente es importante hacer incidencia del activismo asexual. 

Narrador: Esto es un pequeño ejemplo de la violencia que sufren las personas asexuales, pero hay otros casos más graves. 

Juan Pablo: Cuando vemos que muchas personas asexuales sí pasan por violaciones correctivas o por intentos de violaciones correctivas, es porque realmente hay una problemática específica que nos atraviesa y que se experimenta todos los días, tanto de forma simbólica como directa. 

Narrador: El hecho de que una persona sea asexual no significa que no sienta un interés por mantener relaciones románticas con otras personas. Pero ese aspecto también puede tornarse complicado y en algunas ocasiones hostil. 

Juan Pablo: Me han dicho “calienta huevos”. Me han dicho que estoy jugando con ellos, me han dicho todo lo que pueda ir en esa línea de pensamiento.

Narrador: Pero no todo ha sido malo. 

Juan Pablo: Si te voy a decir que mis citas desde 2019 hasta el año 2022, han sido contadas con los dedos de una mano. Pero he hecho muchísimas amistades en Tinder, que es algo que no sé si es lo que debería de pasar y también es algo que aprecio mucho porque en esas amistades, en ese bueno, tal vez yo solo quería sexo, pero me caíste bien, también está el respeto, el reconocimiento a que está bien ser asexual y no tengo por qué presionar a nadie. 

Narrador: AVEN (la Red de Educación y Visibilización Asexual, por sus siglas en inglés), hace énfasis en que no debe confundirse a las personas asexuales con las personas célibes, que deciden rechazar la atracción sexual que sienten. 

***

Narrador: Juan Pablo dice que su vida está marcada por tres conjunciones. Una de estas es ser asexual, otra es ser gay y la última es ser una persona no binaria, es decir una persona cuya identidad de género no es completamente masculina o femenina. Juan Pablo lo explica de forma sencilla:

Juan Pablo: No me gusta cuando me dicen los hombres y me mandan a recibir el liguero en una boda y tampoco me siento la mujer que tiene que hacer roles específicamente asignados a las mujeres, sino que voy caminando en este camino al centro, en el que pues simplemente soy yo. Entonces igual entro a un proceso de teoría , de lectura, en el que realmente es válido ser una cosa un día, ser otra cosa otro día. Fluye. 

Narrador: En noviembre de 2019, siete meses después de la agresión sexual que sufrió, Juan Pablo decidió organizar un foro sobre la asexualidad desde Visibles, una organización que busca la inclusión de las personas diversas en Guatemala. En ese evento fue la primera vez que habló públicamente como persona asexual. 

Ese foro, sin embargo, también sirvió para confirmar lo invisible que son las personas asexuales. A Juan Pablo le costó localizar a otras personas ponentes. En su búsqueda encontró un grupo de Facebook de Guatemala en el que apenas había ocho personas y no era tan activas en la red social. 

Incluso los mismos colectivos de personas diversas pocas veces incluyen a las personas asexuales dentro de sus siglas. La más reconocida ahora es LGBTIQ+ y no las siglas LGBTIQA+. 

Narrador: Casi tres años después, en 2022, las personas asexuales en Guatemala siguen sin ser visibles y en la última marcha del orgullo fue evidente. La bandera de las personas asexuales quizá fue la que menos resaltó entre las demás. Las que más sobresalían eran las arcoíris, que para la mayoría representa a todas las disidencias sexuales y de género, así como la bandera de la comunidad trans que tiene franjas rosadas, celestes y blancas. 

Juan Pablo:  Las personas asexuales, así como las personas es así como las no binarias, así como las gays, así como las lesbianas, como las trans, hemos existido desde siempre, pero hasta este momento nos podemos nombrar y creo que eso también es muy poderoso, de cómo participar en este momento de enriquecimiento para crear una teoría, crear una historia, es algo muy importante. 

Narrador: Juan Pablo sabe que no existe una comunidad de personas asexuales en Guatemala, pero confía en que poco a poco se formará. Dice que en sus redes sociales se han comunicado con él para pedirle consejos, para asumir su asexualidad. 

Juan Pablo: Empezamos a chatear de cómo ha sido lo que, lo que estamos platicando en este momento, ¿Cómo han sido tus experiencias pasadas?, ¿Has tenido alguna experiencia sexual? ¿No has tenido ninguna experiencia sexual? ¿Sentís atracción?, ¿no sentís atracción? Es muy bonito tener la imagen de que puedo dar esa confianza, que la gente me cuente cosas tan íntimas, en un lugar seguro. Son personas a las que podría identificar en la calle. Pero no creo que sean personas que estén listas para hacer activismo. Una comunidad creo que sí, creo que se está formando poco a poco. Creo que cada vez más. El sábado vi varias banderas asexuales. Pero creo que nos hace falta organización como siempre y platicar, hablar de los temas. Ver cómo somos. La marcha del sábado fue una situación muy capitalina, pero estoy seguro que como todas las identidades, hay en todo el país, en todas las instituciones en todos los lugares y momentos. Entonces tengo la esperanza de que realmente, poco a poco, así como ha sido la lucha los derechos lésbicos, bisexuales, trans, también la lucha de reconocimiento de las identidades asexuales vaya surgiendo y ganando interés porque realmente hay temas en los que creo que es importante ahondar. 

Narrador: Como ocurre con las otras orientaciones sexuales y las identidades de género, Juan Pablo señala que el Estado las excluye. 

Juan Pablo: El papel del Estado, pues, debería de enfocarse pluralmente a la salud pública. Como te digo la despatologización de las identidades asexuales y la tipificación también de los crímenes de odio. Muchas personas asexuales han muerto o pueden haber muerto por una violación o por negarse a tener una relación sexual. Entonces es algo de lo que no existen datos. Es bastante improbable y de hecho imposible hacer una colecta histórica de este tipo de datos, pero sí es algo que pasa. Como te digo, yo estuve en esta relación violenta, en la que en algún momento dije: “O salgo con un ojo morado o no sé si salgo de aquí”. Y en ese momento no me reconocía como tal, pero en parte sí era porque yo era una persona asexual dentro de esa habitación. Entonces, estoy seguro que no es un caso aislado, estoy seguro que es algo que pasa cotidianamente lastimosamente en un país como Guatemala. Y es algo que enfrentamos muchas personas, por ejemplo, especialmente mujeres y personas diversas.

Narrador: En una entrevista hecha el 30 de junio con Ocote; Eduardo Sajquim, que trabajó como psiquiatra del Ministerio de Salud entre el 2017 y 2021, explicó en esa fecha que en la institución no se contaba con ninguna política para atender a población de la comunidad LGTBIQA+ ni para acompañarlas durante su proceso para asumirse como personas diversas. 

Ahora, consultamos a Boris Barrios, vocero del Ministerio de Salud, para conocer si la cartera aún mantenía aún como patología las orientaciones sexuales, incluida la asexualidad, y las identidades de género y si poseen políticas de salud mental para la población LGBTIQA+ . El funcionario dijo que haría las consultas, pero hasta que hicimos el cierre del guion de este podcast no habíamos recibido respuesta.

Pero, un día antes de la marcha, Plaza Pública reveló que de 2012 a 2021, el Ministerio de Salud había hecho 312 diagnósticos que fueron tipificados como “trastornos de la preferencia sexual” y de “identidad de género”, pese a que la Organización Mundial de la Salud ha establecido que la homosexualidad y tener una identidad de género distinta al sexo con el que se nació no son un trastorno mental.

Guatemala es un país hostil para las personas diversas. Solo tres días después de la marcha del orgullo, el Estado volvió a darle un golpe a la comunidad LGTBIQ+. El 28 de junio de 2022, Alejandro Giammattei proyectó en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) un video hecho por el Congreso de Guatemala. En las imágenes, el Organismo Legislativo se pronuncia en contra de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), que incluyó a Guatemala en su informe de 2021, entre los países que vulneran los derechos humanos, junto a Nicaragua, Cuba y Venezuela. 

El Congreso afirma en el video que la CIDH pretendió interferir en la Ley 5272, que prohibía el matrimonio entre personas del mismo sexo y aumentaba las penas para las mujeres que abortaran. Además, señaló que también lo ha buscado hacerlo en el proyecto de ley 5940, que vulneraría los derechos de la niñez trans. 

Llegamos al final de este episodio. Gracias por acompañarme. Si te interesó este tema, puedes escuchar otros episodios de Radio Ocote Podcast. Por ejemplo, el episodio 9 de Radio Ocote Podcast “La llegada de Aldo Dávila al Congreso y la violencia contra la población LGBTIQ”. O el episodio 41, “Pero si soy una nena: ser niña trans en Guatemala”. Perdón la autorreferencia, pero también te invito a leer un texto que escribí para Ocote: “Un hombre con tres demonios que este país siempre ha querido quemar”.

En Guatemala, hay varias organizaciones trabajando por la defensa de los derechos de la población LGBTIQA+. Esta vez, te recomendamos Visibles, a quienes puedes encontrar en redes sociales como Visibles GT.

El guion y la entrevista para este episodio las hice yo, José David López Vicente. La edición es de Alejandra Gutiérrez, el montaje sonoro es de Isaac Hernández con el apoyo de José Manuel Lemus y Lucas Zapiola. La fotografía de portada es de Angie López y su ilustración es de Alejandro Spillari.

La voz institucional de Radio Ocote Podcast es de Lucía Reinoso Flores. Julio Serrano Echeverría es el coordinador creativo. Alejandra Gutiérrez Valdizán es la directora general y editorial de Ocote.

TE PUEDE INTERESAR

Subir
La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.

 

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.