SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

La salud en los planes de Movimiento Semilla y la UNE

Al instante En Guatemala, al menos 10 millones de habitantes, el 58% de los 17.6 millones censados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), utilizan el sistema público  de salud. …

Al instante

  • Semilla ofrece crear 450 centros de salud y enfocarse en municipios o comunidades en donde haya mayor densidad poblacional. Además, la creación de un hospital especializado en oncología, mejorar la atención a nivel nacional y crear una red de farmacias estatales.
  • La UNE ofrece 3,000 puestos o centros de salud, al menos dos hospitales especializados, también en oncología, incluir en el renglón 011 a salubristas y quitar el IVA de las medicinas.
  • Expertos y el análisis de viabilidad de acuerdo al presupuesto, establecen que la construcción de tantos centros de salud y eliminar el IVA de las medicinas son propuestas engañosas.

En Guatemala, al menos 10 millones de habitantes, el 58% de los 17.6 millones censados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), utilizan el sistema público  de salud. Sin embargo, según Fundesa; es el país que menos invierte en salud de Centroamérica: apenas el 2.2% del Producto Interno Bruto. La mayor parte de fondos se va en funcionamiento y no en inversión. 

Ante este panorama, tanto la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) como el Movimiento Semilla presentaron seis propuestas generales en esta área. Dos de ellas coinciden en lo relacionado con la creación de infraestructura, pero varían en números.

La UNE propone crear 3,000 centros de atención mientras que Semilla ofrece 400. Foto: Diario de Centroamérica.

La UNE propone la creación de 3,000 nuevos espacios que presten atención –entre centros de atención permanente y puestos de salud–. Semilla, en cambio, plantea crear 400 centros con más capacidad de atención en espacio y personal y 50 centros de atención permanente para poblaciones de más de 15,000 habitantes y comunidades rurales de difícil acceso.

Semilla propone implementar un programa de adscripción voluntaria para entrega de medicamentos por enfermedades crónicas frecuentes y uno de garantía de vacunación. También planea un modelo de atención con pertinencia intercultural para todas las etapas del ciclo de vida acorde al perfil epidemiológico del país y la creación de una empresa estatal con una red de farmacias en todo el país que compre medicamentos directo a proveedores extranjeros para venderlos más barato.

Control para que no se roben la medicina

La UNE, por su parte, propone la adquisición de un software para control de medicamentos y evitar su robo, el traslado de personal de Salud al renglón 011 para presupuestarlos, la eliminación de impuestos a las medicinas y la negociación de los precios de materias primas internacionales para disminuir el costo de producción de medicamentos en Guatemala.

La linterna ya había publicado que la propuesta de la UNE de eliminar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a los medicamentos es engañosa debido a que el organismo Ejecutivo no puede reformar la Ley del IVA, esa es competencia del Legislativo.

En cuanto a personal de salud, ambos partidos están al tanto del déficit que existe. Movimiento Semilla propone aumentar el personal en relación con los nuevos centros de atención. Mientras tanto, la UNE propone incrementar el salario del personal existente para incentivarlo.

Análisis de las propuestas

Las propuestas de Salud de ambos partidos cuentan con limitantes que podrían dificultar ponerlas en práctica, según los especialistas consultados. 

De acuerdo con Carlos Soto Menegazzo, exministro de Salud durante el gobierno de Jimmy Morales, muchas de las propuestas que se hacen durante la campaña no son factibles, principalmente porque no se toma en cuenta el presupuesto de dicho ministerio y las complejidades que su administración tiene.

«Son promesas que no se deberían hacer y demuestran desconocimiento. Primero para hacer 3,000 centros o puestos de salud antes se necesitan 3,000 terrenos, y no se tienen. En mi tiempo tratamos de hacer 320 puestos y centros de salud pero no encontramos los terrenos y el ministerio no tiene propios», recuerda Soto.

Tanto Semilla como la UNE proponen la construcción de hospitales. Sandra Torres propone seis, dos de ellos especializados en tratamientos oncológicos, uno para atención infantil y otro para mujeres; mientras que Bernardo Arévalo sugiere uno de atención general oncológica con unidad de radioterapia.

Soto destaca que estas propuestas son necesarias, y que el cáncer es uno de los temas que se debe abordar dentro de la agenda de Salud Pública, pero reconoce que la construcción de hospitales nuevos puede tomar años.

También recuerda que durante el actual gobierno el único que se pudo crear en tiempo récord fue el Hospital de Chimaltenango, pero fue gracias al apoyo y trabajo de construcción por parte de Taiwán.

El presidente Alejandro Giammattei ofreció, durante sus promesas de campaña, al menos 14 hospitales nuevos durante su gobierno, pero hasta el momento están en funcionamiento sólo tres. 

El candidato oficialista Manuel Conde presumió 12 hospitales nuevos o remozados previo a la primera vuelta, pero una verificación de La linterna estableció que la mayoría siguen en construcción o reparación.

Guatemala sufre un déficit en Salud. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el país cuenta con menos de un médico por cada mil habitantes, cuando países como Estados Unidos cuentan con tres. Este es uno de los grandes desafíos y debería ser prioridad de los candidatos, señala Amelia Flores, exministra de Salud durante el actual gobierno (2020-2021). 

Expertos consultados consideran que si el o la nueva gobernante cumple con crear centros de salud, el personal especializado no está disponible. Foto: Agencia Guatemalteca de Noticias.

También resalta que además de la construcción de hospitales, se necesita de un factor del que Guatemala carece: el capital humano especializado en medicina.

Un nuevo hospital «debe estar amarrado a la contratación de recurso humano calificado. Y está establecido qué tipo de recurso humano es necesario para los diferentes niveles de servicio que puedan estar ofreciendo, pero muchos de los que hay no quieren trabajar en el sistema público». 

La doctora Flores finaliza indicando que ambas propuestas presidenciales «deben enfocarse en fortalecer los puestos de salud para ampliar la atención primaria, que es lo más importante».

El plan de gobierno de Semilla presenta una propuesta de aumento al presupuesto, pero indica que será en función de lo que se necesite al momento de definir sus propuestas, de igual forma, señalan que un buen manejo de los recursos les permitirá optimizar gastos. 

El plan de la UNE, en cambio, destaca que para cumplir con sus ofrecimientos necesitan duplicar el presupuesto. Para 2023 a Salud le fueron asignados 12,000 millones y la propuesta dice que será de 24,000 millones.

Para Edgar Balsells, ministro de Finanzas durante el gobierno de Álvaro Colom, esta propuesta de duplicar el presupuesto, podría tener dificultades.

«Se ve complejo pensar en incrementar al doble el presupuesto de un ministerio tan grande. También es importante recordar que el primer año el gobierno deben trabajar con un presupuesto que ha sido aprobado por el Congreso anterior».

¿Cómo han votado, hasta ahora, en la legislación sobre Salud?

En el actual periodo legislativo se discutieron en el Congreso siete iniciativas de ley en materia de Salud, entre ellas la Ley de Vacunación; una iniciativa para la disposición y trasplante de órganos, tejidos y células humanas; tres leyes relacionadas con la emergencia de la pandemia de la Covid-19; la Ley para el financiamiento y adquisición de vacunas contra el Covid-19 y la Ley de exención de responsabilidad y de creación del mecanismo de compensación por el uso de vacunas contra el Covid-19 que posean autorización de uso de emergencia por la pandemia.

Ambos partidos votaron a favor de las propuestas: Todo el partido, en el caso de Semilla ­–que solo cuenta con siete legisladores­–, y en el caso de la UNE fueron 39 de los ­ 52 con que cuenta en la actualidad.

Las iniciativas de ley de salud relacionadas con el coronavirus que fueron aprobadas en el actual periodo legislativo implicaron un incremento de la deuda pública nunca antes registrado en Guatemala, ya que el presupuesto 2020 se amplió en 11 mil millones de quetzales con una deuda financiada por bonos del Banco de Guatemala.

Además, fueron aprobados préstamos con el Banco Mundial, con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF). En total, en 2020 se aprobaron préstamos por más de 29,000 millones de quetzales con la justificación de fortalecer el sistema sanitario por el coronavirus, pero muchos de esos fondos fueron para rubros como pago de deuda, salarios de diversas dependencias, entre otros.

Puedes volver a:

La linterna es un proyecto contra la desinformación en las Elecciones Generales 2023 en Guatemala. Hace verificación del discurso público y detección de bulos. Es coordinado por Ocote con la participación de ConCriterio, elPeriódico, No-Ficción y Ojoconmipisto y es financiado por Capir.

También te puede interesar

CONTAMOS LA
REALIDAD DESDE MIRADAS DIVERSAS

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

ENCUÉNTRANOS EN NUESTRAS REDES

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.