Después de las tormentas
COVID-19
¡BULO! // “El uso prolongado de la mascarilla produce hipoxia”
Por:

En redes sociales ha circulado un mensaje en donde se asegura que la “hipoxia”, condición en la que los tejidos no se oxigenan adecuadamente, está relacionada con el uso de mascarillas. En Fáctica conversamos con médicos expertos que aseguran que esta cadena desinforma sobre el uso de material de prevención del contagio de la COVID-19.


[Suscríbete a El Correo de Ocote para no perderte nuestras historias]

Lectores de Fáctica nos han preguntado, a través de las redes sociales, sobre la veracidad de una cadena que asegura que “el uso prolongado de la mascarilla produce hipoxia”, que conducir con el tapabocas puede hacer perder el conocimiento o que tras utilizarla por ocho horas continuas puede provocar intoxicación. En Fáctica verificamos: y es un bulo.

Las autoridades de salud y el presidente Alejandro Giammattei Falla han ordenado utilizar la mascarilla  para evitar el contagio de la COVID-19. Quien no lleve mascarilla en espacios públicos puede recibir una multa “desde 7 mil quetzales hasta 150 mil quetzales”, indicó el mandatario.

¿Qué es “hipoxia”? El Diccionario Médico-Biológico, Histórico y Etimológico de la Universidad de Salamanca define la hipoxia como un “estado que presenta un organismo viviente sometido a un régimen respiratorio con déficit de oxígeno”. Se le define como una condición en la que, por diversas causas, los tejidos del organismo no reciben suficiente oxígeno.

El infectólogo pediatra y miembro de la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas (AGEI), Carlos Grazioso Aragón la define como una condición respiratoria en la que hay falta de oxígeno en el cuerpo. “Es muy difícil que una persona sana, que utiliza mascarilla, tenga esta complicación. Podría existir alguna molestia en personas con problemas respiratorios previos, que utilicen mascarillas como la N95 por tiempos prolongados, debido al sellado que tienen para el paso del aire”, explica.

Edgar González Barreno, coordinador académico del Programa de Medicina Comunitaria en la Universidad Rafael Landívar y magíster en Salud Pública y Epidemiología asegura que una mascarilla no podría generar hipoxia en una persona, sin embargo, puntualiza que es necesaria la precaución con las mascarillas hechizas. “Hay personas que han hecho mascarillas con plástico o con telas muy gruesas. Estas sí podrían obstruir el paso del aire”, explica González Barreno, y recomienda que si hay personas que necesitan elaborar su propia mascarilla, utilicen algodón. “También deben cuidar que algún material diferente podría producir alergias”, agrega.

“Esta complicación no sucedería con una mascarilla de tela u otros tipos de mascarillas comunes que se usan hoy”, dice Grazioso, quien agrega que la hipoxia podría presentarse en personas con infecciones respiratorias graves, personas ancianas o en niños muy pequeños. “Por eso no se recomienda colocar mascarillas a niñas y niños menores a 2 años”.

González Barreno explica que las primeras señales de hipoxia son la coloración azulada en los labios o puntas de los dedos de pies o manos, que usualmente sucede a personas con problemas crónicos pulmonares o cardiacos, cuando hay obstrucción de las vías respiratorias o en personas con cuadros de ansiedad que suelen hiperventilar (aceleración de la respiración). “Lo ideal es que si las personas saben que tienen estos problemas, no salgan de casa”, enfatiza.

Otras personas que suelen presentar un cuadro clínico de hipoxia son quienes padecen apnea del sueño, explica Grazioso.

[Quizá te interese leer: Giammattei se reunió con asociación de infectólogos, pero la decisión de reducir el toque de queda no se tomó en conjunto]

La cadena de Whatsapp no solo habla de la hipoxia. También asegura que el dióxido de carbono que exhalamos al respirar, puede intoxicar a una persona que utiliza mascarilla. Y que la carencia de oxígeno puede disminuir los niveles de glucosa y provocar pérdida en reflejos o pensamiento consciente. González explica que el uso de mascarilla no produciría falta de oxigenación. “No hay problema con utilizarla al conducir un vehículo, ni al trabajar durante ocho horas, si se está en un lugar fresco. Si la persona está bajo el sol por mucho tiempo sería bueno tener una mascarilla de repuesto para reemplazarla si hay problemas de respiración”, recomienda, y agrega que la recomendación es desinfectar las manos antes de tocar la mascarilla.

Sobre el uso de las mascarillas de forma masiva, la Organización Mundial de Salud (OMS) ha recomendado que su uso sea exclusivo para personas que tienen tos o que estornudan, mientras que si una persona está sana solo debe portarla cuando atienda a alguien de quien sospeche que pueda tener una infección respiratoria. “Tenga en cuenta que existe una escasez global de máscaras médicas. Éstas deben reservarse tanto como sea posible para los trabajadores de la salud”, asegura la OMS.

Sin embargo, la OMS recomienda a quienes eligen utilizarla sin presentar síntomas, que siempre deben lavarse las manos con desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón, antes de tocar la mascarilla.

Para un uso adecuado de la máscara médica, la OMS señala una serie de pasos a seguir:

Grazioso recomienda que si una persona sin síntomas comienza a tener complicaciones al respirar, es recomendable que se retire la mascarilla, teniendo las manos limpias, para recuperar la oxigenación. “Por su uso constante, hay que estar atentos, pero es muy difícil que a una persona sana y sin condiciones subyacentes vaya a causarle una hipoxia”.

En resumen, existen mínimas probabilidades de presentar una hipoxia por la falta de oxígeno que pudiera provocar el utilizar una mascarilla. Esta cadena que circula en redes sociales, es desinformación.

[Esta nota podría ayudarte a detener la desinformación: Whatsapp: ¿Cómo hablar con un amigo o un familiar que nos reenvió algo falso?]

TE PUEDE INTERESAR

Subir
La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.

 

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.