SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Una ley para obligar al Estado a cumplir con la educación sexual

El 25 de octubre de 2022 un grupo de organizaciones y movimientos sociales presentaron una iniciativa de ley que obliga al Ministerio de Educación (Mineduc) a cumplir con la educación integral en sexualidad. La plantearon como una herramienta para que el Gobierno de Guatemala garantice este derecho. Pero, desde hace cuatro meses, está dormida, aún no avanza y el pleno del Congreso aún no la pone en agenda.

Agosto de 2022. En un taller, un grupo de 35 maestras y maestros de escuelas de primaria son retados a identificar las partes de los órganos sexuales y reproductivos de …

Agosto de 2022. En un taller, un grupo de 35 maestras y maestros de escuelas de primaria son retados a identificar las partes de los órganos sexuales y reproductivos de hombres y mujeres. Nadie puede hacerlo. Cohibidos, aceptan que desconocen los nombres correctos.

También tienen vergüenza de hablar sobre la menstruación. Cuando se animan a hacerlo, admiten que no saben de dónde viene la sangre del periodo menstrual.

Los maestros vienen del departamento de San Marcos y están  en un taller sobre anatomía y fisiología del sistema sexual y reproductivo, organizado por el Ministerio de Educación, la asociación Pies de Occidente y la Universidad de San Carlos de Guatemala. 

Alejandra Teleguario, activista de la colectiva Be Rad Fem Xela y facilitadora del taller, hace memoria: «Fue impactante porque eran docentes». «Pensamos que manejan el tema por ciencias naturales, que han trabajado o abordado la temática con sus estudiantes, pero había un desconocimiento amplio. Si no conocen del tema es porque tampoco lo han enseñando», concluye.

Esta anécdota, que hoy recuerda Teleguario, es una constante en toda Guatemala.

***

La educación integral en sexualidad (EIS) es un derecho humano que abarca varios campos. Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), debe garantizar a las personas conocer su cuerpo, tener información científica para tomar decisiones, mejorar la autoestima, elegir tener una relación sexogenital o no, tener información para seleccionar un método anticonceptivo, saber cómo prevenir embarazos no deseados y cómo evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual. 

Y en una realidad como la de Guatemala, estos puntos se hacen aun más necesarios, con unas cifras de embarazos infantiles y adolescentes que se disparan cada año y unas cifras de infecciones de transmisión sexual que se cuentan por miles.  

[Quizás te interesa leer: Sayaxché, el lugar con más embarazos infantiles]

A pesar de los datos y de los estudios que demuestran que la educación sexual ayuda a reducir embarazos infantiles, en Guatemala todavía no se imparte la educación sexual.

En el Currículum Nacional Base los conceptos de sexualidad están incluidos en las asignaturas de Ciencias Naturales, Productividad y Desarrollo; y Ciencias Sociales y Formación Ciudadana.  Pero no es una materia específica.

Aun así, estudios como este, de Flacso, muestran que los contenidos de educación sexual no se imparten ni siquiera en las materias en las que está incluida.

Según el estudio, los profesores suelen quejarse de falta de tiempo, de materiales, recursos y conocimiento. Algo menos de la mitad de los docentes también plantea la oposición de los padres como un motivo para no dar estas clases.

La educación sexual que brinda el Estado no es integral. El estudio indica que solo 7 de cada 100 estudiantes han aprendido los temas que comprende la EIS. Los menos enseñados tienen que ver con métodos anticonceptivos, VIH e infecciones de transmisión sexual.

El 3 de febrero, un grupo de mujeres caminaron por la sexta calle de la zona 1 de Guatemala  hasta llegar a  la Plaza de las Niñas, una de las demandas fueron los derechos sexuales y reproductivos. La prevención de la violencia sexual también está relacionada con la EIS.  

En diciembre de 2021, representantes del Observatorio en Salud Sexual y Reproductiva (Osar), presentaron en el Congreso el resultado anual del proyecto Prevenir con Educación 2021-2025. Concluyeron que las autoridades de Educación y Salud invirtieron muy poco en los programas de capacitación a docentes, y esto se refleja en la poca educación integral en sexualidad impartida a los estudiantes. 

Además, las mentiras y los mitos alrededor de la educación sexual, como que promueve el aborto o la promiscuidad, ayudan a empeorar la situación.

[Lee aquí: Las falsedades sobre la educación sexual integral en Latinoamérica]

Ante este panorama, surgió un intento para garantizar que el Ministerio de Educación cumpla con esta educación: una ley.  

Una creación participativa

En febrero de 2022 la Red de Jóvenes para la Incidencia Política (Incide Joven) empezó a trabajar un borrador de iniciativa de ley. Lo elaboraron estudiantes de Ciencia Política, Derecho, Sociología y Comunicación,  que son parte de la organización. Trabajaron con una abogada y un especialista en educación.

Después, le presentaron este borrador a 50 organizaciones y movimientos sociales de jóvenes, feministas y de la diversidad sexual. Se hicieron cuatro reuniones entre febrero y septiembre de 2022 y ahí se plantearon sugerencias y se cambiaron algunas propuestas.

Ximena Aguilar, coordinadora de incidencia política en Incide Joven, explica que «lo que era jurídicamente viable, se incluyó». Aguilar menciona esto porque se retiraron de la iniciativa elementos como la educación sexual en universidades, al comprobar que sería muy complejo de implementar. 

Para respetar la autonomía de la Universidad de San Carlos de Guatemala se tendría que gestionar con cada unidad académica el cambios en el pensum de las carreras y en el caso de las universidades privadas se necesitaría una entidad que las regulara. Así que optaron por omitirlo.

[Lee también: Anticonceptivos: ¿qué efectos tienen, cómo se usan y cómo de efectivos son]

¿Guatemala necesita una ley de Educación Integral en Sexualidad? 

En Guatemala ya hay leyes que incluyen la educación integral en sexualidad. 

La Ley de Desarrollo Social indica que se deben crear programas de información y educación sexual. Estos deben estar orientados a la prevención de embarazos no deseados, embarazos en adolescentes y la prevención de infecciones de transmisión sexual. Deben impartirse en todos los centros y niveles educativos del país.

La Ley  General para el Combate del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH)  no hace referencia específicamente a la educación integral en sexualidad, pero responsabiliza al Ministerio de Educación en las acciones de promoción, educación e información para la salud en la prevención de infecciones de transmisión sexual y VIH, uno de los componentes de la EIS. 

Además, está la Carta Prevenir con Educación, que es un convenio entre los ministerios de Educación y Salud  para brindar educación integral en sexualidad a estudiantes y sus familias, y capacitar a maestros. 

Pero, hasta ahora, no hay una ley específica que regule la Educación Integral en Sexualidad.

Para Julia María Arias, abogada experta en derechos sexuales y reproductivos, con la legislación que hay en Guatemala es suficiente. Considera que otra iniciativa sería redundante. 

«La EIS ya forma parte del CNB. Se podría obligar al Mineduc, haciendo incidencia y dándole  seguimiento a la carta acuerdo prevenir con educación , verificando que se implementen los compromisos ya adquiridos por parte del ministerio», considera.

Pero las organizaciones que participaron en la construcción de la iniciativa consideran que su propuesta brinda una estructura institucional —una organización y una guía de acciones que se deben llevar a cabo—, herramientas para que el Mineduc cumpla con la educación integral en sexualidad sin importar quiénes estén a cargo del ministerio o quien esté en el poder del Organismo Ejecutivo. 

La percepción de Incide Joven es que los últimos tres gobiernos de Guatemala han rechazado la EIS por ser conservadores. La organización pone de ejemplo al actual gobierno de Alejandro Giammattei y su política de protección a la vida y a la familia. «Es contraproducente para la educación integral de sexualidad», dijo Aguilar.

En el 2022 el Congreso aprobó la ley 5272, que limitaba la educación sexual, el actuar de los diputados desencadenó manifestaciones ciudadanas que hicieron retroceder a los congresistas.    

[Lee aquí: Agravan las penas de aborto y prohiben el matrimonio homosexual en Guatemala]

La iniciativa especifica que la implementación de la educación integral en sexualidad debe ser en todos los niveles, modalidades, subsistemas y sectores que forman parte del sistema educativo; de forma gradual, acorde con la edad, basada en el conocimiento científico y laico. 

Dentro de la propuesta de ley se incluye la obligación de que el Mineduc coordine con la Academia de Lenguas Mayas la traducción de la norma a los idiomas indígenas. También todos los materiales en cualquier formato, libros, guías y planes, para que la educación sexual sea impartida en todos los idiomas. 

Para el día del condón, organizaciones de jóvenes en la ciudad de Quetzaltenango promovieron su uso para prevenir embarazos no deseados y contagio de infecciones de transmisión sexual.

La iniciativa no menciona un presupuesto específico que debe ir destinado a implementar la ley y a impartir educación sexual, pero indica que el Ministerio de Finanzas debe garantizar que se destinen fondos para cumplirla. 

Si el Congreso aprueba la norma, el Mineduc tendrá que asegurar que el personal docente tenga las competencias y habilidades necesarias para desarrollar los procesos de educación integral en sexualidad. 

También obliga a los maestros y directores a participar en las capacitaciones y actualizaciones, algo que algunas personas se niegan a hacer para no recibir el rechazo de las familias y la comunidad.

Para Alejandra Teleguario, la activista de la colectiva Be Rad Fem Xela, «una ley sobre educación integral en sexualidad ayudará a la obligatoriedad en el sistema educativo». Teleguario explica que a los docentes les da miedo, vergüenza y pena hablar estos temas, y advierte que «el reto será explicarles la importancia de esta educación y brindar las herramientas para que puedan hacerlo».

Una de las maestras de San Marcos que participó en el taller que dio la activista en octubre pasado, contó que hay una resistencia de las familias, que evitan que se dé educación sexual en el ámbito educativo.

En ese sentido, la iniciativa también indica que se deben realizar actividades dirigidas a familias, para sensibilizar sobre la importancia de la educación sexual y los riesgos de la falta de información.

«La intención de la iniciativa es brindar y adjudicar responsabilidades concretas y puntuales al Mineduc para que asegure el acceso a la EIS, pero con una estructura institucional que le permita ejecutar», dice la diputada Andrea Villagrán, quien fue una de las congresistas que presentó la iniciativa en el Congreso. 

Para Claudia Rosales, integrante del Consorcio por los Derechos Sexuales y Reproductivos, la iniciativa incluye un elemento fundamental: faculta a las organizaciones para fiscalizar el cumplimiento de la educación integral en sexualidad. 

Los artículos 11, 12 y 13 de la iniciativa toman en cuenta la participación ciudadana. Permiten a la sociedad civil organizada que trabaja por esta educación  y a personas particulares participar del proceso de desarrollo, implementación y acompañamiento a la EIS. 

Además, la ley establece que se consultará periódicamente a los estudiantes sobre la calidad e implementación de la EIS. Estas recomendaciones tendrían que ser atendidas por el Mineduc.

Ocote consultó al Mineduc sobre su postura frente a la iniciativa 6157, cómo ayudaría para solucionar las fallas que el ministerio ha tenido con la educación integral en sexualidad y la capacidad del ministerio para cumplir con la ley. Hasta el cierre de edición de esta nota no hubo una respuesta.   

En diciembre de 2022 Be RadFem Xela presentó una cartilla para informar a la juventud sobre derechos sexuales y reproductivos, la iniciativa trata de cubrir los vacíos de la EIS en las escuelas

Otra iniciativa congelada en el Congreso

Después de las reuniones y de construir el borrador definitivo, Román Castellanos y Andrea Villagrán, diputados de la Comisión de la Juventud, colaboraron en la asesoría legal de la propuesta de ley.

El 25 de octubre de 2022, en compañía de representantes de organizaciones y movimientos que ayudaron a la creación  de la iniciativa, la presentaron en la Dirección Legislativa del Congreso de Guatemala. 

La Ley de Educación Integral en Sexualidad ingresó al Organismo Legislativo con el número 6157.

Desde ese día han pasado casi cuatro meses y la iniciativa no ha avanzado. Después de haberse presentado en la Dirección Legislativa, los jefes de bloque tendrían que haberla puesto en agenda de la sesión plenaria del Congreso. Ahí, los  diputados tendrían que asignarla a una comisión que se encargue de analizar la propuesta y emitir un dictamen. 

Si es positivo, la iniciativa pasa de nuevo a pleno, donde se pueden presentar enmiendas y se vota en tres lecturas, para aprobarla y enviarla al Organismo Ejecutivo. 

Por ahora, nada de eso ha pasado.

Y en este tiempo, otras iniciativas ya han avanzado en el proceso. El 4 de octubre de 2022, 21 días antes de la presentación de la iniciativa para la EIS, se presentó la iniciativa para la Ley Orgánica de Planificación, con la que se pretende que la Secretaría General de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplan) se transforme en ministerio. 

Esa iniciativa ya fue asignada a una comisión, tiene dictamen favorable y ya va en su segundo debate, mientras la iniciativa de la EIS está en rezago y ni la han subido al sitio web del Congreso. 

«Es absurdo, como es habitual de parte del Congreso cuando presentamos iniciativas de ley desde la oposición, la junta directiva del Congreso limita el derecho de los diputados y evita que avancen las leyes”, dice Villagrán. 

Para la diputada, debe existir una coordinación entre ciudadanía y congresistas. Considera que los diputados pueden divulgar en el Congreso la importancia de la iniciativa, que es lo que ella asegura que trabaja;  mientras  las organizaciones que la apoyan fiscalizan el trabajo del Congreso y demandan que se ponga en agenda.  

El diputado Román Castellanos coincide con Villagrán sobre las dificultades que han tenido diputados de diferentes bancadas para que las iniciativas que se presentan sean leídas en el pleno y asignadas a una comisión, principalmente cuando no están incluidas en la agenda del partido oficial.  

«Hemos estado pidiendo que se incorporen diferentes iniciativas, como la Ley Integral del Cáncer, que ya refirieron a la Comisión de Salud. Podemos hacer lo mismo con esta iniciativa en próximas sesiones de jefes de bloque, pero está sujeta a la voluntad política de la junta directiva», dijo Castellanos, no precisó en cuánto tiempo lo haría, aunque se le consultó en varias ocasiones. Sobre la razón de no haberlo hecho hasta ahora, se justificó en que hay varias iniciativas en la misma situación y deben impulsar una por una.

[¿Leíste ya: En Guatemala el 87 % del liderazgo de los partidos políticos es de hombres]

 Ocote consultó a la presidencia del Congreso, donde informaron que la Dirección Legislativa daría la información sobre por qué la iniciativa aún no ha sido asignada a una comisión. 

En Dirección Legislativa uno de los asistentes, quien solo se identificó como Christian dijo que es responsabilidad de los jefes de bloque que la iniciativa se incluya y asigne  a una comisión para su dictamen. Hasta ahora no ha sido puesta en agenda.

Con una iniciativa de ley, con las leyes existentes y la carta vigente, el fin es el mismo: que el Mineduc cumpla con la educación integral en sexualidad para que las niñas, niños y adolescentes puedan construir un proyecto de vida. Pero, por ahora, no hay avances del Estado de Guatemala para garantizarlo.   

María José Longo Bautista

También te puede interesar

CONTAMOS LA
REALIDAD DESDE MIRADAS DIVERSAS

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

ENCUÉNTRANOS EN NUESTRAS REDES

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.