SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Anticonceptivos: ¿qué efectos tienen, cómo se usan y cómo de efectivos son?

Una de las dudas más recurrentes en los consultorios ginecológicos tiene que ver con los efectos secundarios de los métodos anticonceptivos. En esta nota encuentras información detallada y verificada sobre cada método, sobre cómo funcionan, su efectividad, cómo utilizarlos y qué efectos pueden tener. Te recomendamos consultar a un profesional de salud si tienes más dudas o quieres saber qué método es más recomendable para ti.

En Fáctica consultamos a un grupo de ginecólogas y especialistas sobre las dudas más frecuentes que escuchan en sus consultorios. Alejandra Andrino, ginecóloga y obstetra, y Linda Valencia, expresidenta de …

En Fáctica consultamos a un grupo de ginecólogas y especialistas sobre las dudas más frecuentes que escuchan en sus consultorios.

Alejandra Andrino, ginecóloga y obstetra, y Linda Valencia, expresidenta de la Asociación de Ginecología y Obstetricia de Guatemala, explican que muchas de sus pacientes suelen consultarles cuáles son los métodos anticonceptivos más eficaces y qué efectos secundarios podrían tener. 

Las doctoras coinciden en que existe mucha desinformación al respecto, y eso hace que aumenten las dudas y la inseguridad.

Para Mirna Montenegro, directora del Observatorio en Salud Sexual y Reproductiva (OSAR), esa desinformación es consecuencia directa de los tabúes que existen y de la reticencia a hablar del tema en Guatemala. 

Esto sucede a pesar de que, según la Guía Nacional de Anticoncepción para Adolescentes, quienes prestan servicios de salud tienen la obligación de dar consejería balanceada, sin discriminación, incluyente y tomando en cuenta las necesidades y demandas de sus pacientes, para que puedan decidir qué métodos anticonceptivos quieren usar.

La desinformación también se relaciona directamente con las carencias de la educación sexual en Guatemala.

En este texto detallamos cómo funcionan los principales métodos anticonceptivos, cuál es su efectividad y sus posibles efectos secundarios. Para ello, consultamos información del OSAR, de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la organización Planned Parenthood.

Hay que tomar en cuenta que los anticonceptivos no deben causar malestar o incomodidad. Además, su efectividad y efectos secundarios pueden depender de cada persona. Para más información sobre qué método es el más adecuado o recomendado para cada persona, es necesario consultar a un profesional de salud.

De los 14 métodos anticonceptivos que se describen aquí, únicamente dos están destinados para los genitales masculinos: el condón y la vasectomía. 


Métodos de barrera 

Condón

Es un preservativo, con forma de funda delgada y elástica que comúnmente se elabora con látex o plástico. Se coloca en el pene erecto, previo a la penetración. Recoge el semen e impide que se introduzca en la vagina. 

El condón y el condón interno son los únicos métodos que protegen no solo de embarazos, sino también de algunas infecciones de transmisión sexual. 

Es necesario utilizar un condón nuevo cada vez que haya una relación sexual. Tiene una efectividad de entre el 85% y el 87%.

El condón no suele producir efectos secundarios, pero puede haber una reacción alérgica al látex para algunas personas.

Condón interno

Este es otro tipo de condón, que también ofrece protección contra embarazos y contra infecciones de transmisión sexual. Está hecho de plástico y se coloca dentro de la vagina o del ano y recubre las paredes previo a la penetración. Igual que el condón, también retiene el semen y es de un único uso. Su efectividad es menor: el 79%.

Algunas personas pueden presentar irritación en la vagina, la vulva, el pene o el ano cuando lo utilizan, por la fricción que genera. Se recomienda utilizar lubricante (a base de agua o de silicón) para reducir ese riesgo.

Espermicida

Los espermicidas son un químico que se coloca dentro de la vagina o en otros métodos anticonceptivos, antes de una relación sexual. Bloquean la entrada de los espermatozoides al cuello uterino, los inmoviliza y así evita que lleguen al óvulo. 

Los espermicidas se pueden utilizar en crema, gel, espuma y pastillas que se derriten dentro de la vagina. Tiene un rango de efectividad de entre el 71% y el 86%.

Algunos ingredientes del espermicida pueden generar irritación en la piel de los genitales, lo cual aumenta el riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual. Si este químico produce dolor o irritación, se recomienda detener su uso.

Diafragma

Es un dispositivo con forma de plato hondo que puede ser de látex blando, de plástico o de silicona. Se utiliza con espermicida para inmovilizar a los espermatozoides. Se coloca dos horas o menos antes de una relación sexual, y se retira seis horas después de la penetración, sin exceder las 24 horas. Se recomienda colocar nuevo espermicida antes de cada relación sexual. Su efectividad es de 88%.

Debe revisarse su ajuste y lo recomendable es renovarlo cada dos años.

El uso de espermicida puede causar irritación o lesiones en la vagina o el pene. Existe un bajo riesgo de infección urinaria o infección vaginal. 

Capuchón cervical

Es un dispositivo con forma de gorro, elaborado con látex o goma de silicona al que se le coloca espermicida, se introduce en la vagina y se ajusta al cuello del útero para recubrirlo. Se coloca antes de una relación sexual y debe dejarse al menos seis horas después de la penetración. Puede dejarse puesto por hasta 48 horas en la vagina.

Para volverlo a utilizar después de ese tiempo, debe lavarse con agua y jabón antes de ponerle espermicida de nuevo.

Los capuchones cervicales pueden ser de diferentes tamaños, según la necesidad de cada cuerpo. El pequeño es para personas que nunca han estado embarazadas, el mediano para quienes han tenido un aborto o un parto por cesárea, y el grande para quienes han tenido un parto vaginal. 

Para mejorar su efectividad, se debe utilizar con crema o gel que inmovilice a los espermatozoides. Siempre que se use espermicida, tiene un 71% de efectividad para mujeres que ya han tenido un parto y de 86% si nunca han tenido un parto.

El uso de espermicida puede causar irritación o lesiones en la vagina o el pene. Existe un bajo riesgo de infección urinaria o infección vaginal. 

Esponja anticonceptiva

Es una esponja de consistencia suave, hecha de espuma plástica. Contiene espermicida para evitar la fertilización y el embarazo. Se introduce en la vagina hasta 24 horas antes de una relación sexual y cubre el cuello uterino. 

Tiene una cinta de tela para retirarla con facilidad después de la penetración. Debe desecharse después de su uso. 

Tiene una efectividad entre el 76% y el 88%.

Quienes usan la esponja pueden tener riesgo de padecer síndrome de shock tóxico, una enfermedad poco frecuente, pero grave, causada por bacterias estreptococos. Este síndrome produce fiebre, shock y problemas en los órganos.


Métodos hormonales

Anillo vaginal

Es un anillo flexible de silicona que se coloca en la vagina para impedir la ovulación. Esto lo hace a través de la combinación del estrógeno y la progestina, las hormonas que contiene. Estas hormonas también hacen que el moco del cuello uterino se vuelva más espeso y bloquee la llegada del esperma al óvulo.

Se coloca durante 21 días seguidos y luego se retira durante siete días en los que se trendrá la menstruación.

El anillo tiene una efectividad del 91%.

A causa de las hormonas que tiene, el anillo puede causar efectos secundarios en algunas personas, como dolores de cabeza, náuseas, sensibilidad en los senos o sangrado entre períodos.

Estos efectos pueden durar entre dos y tres meses, mientras el cuerpo se acostumbra a las hormonas. Dejar de usar el anillo vaginal también puede provocar los mismos efectos secundarios.

Dispositivo intrauterino (DIU)

Este método anticonceptivo es un pequeño dispositivo elaborado con plástico flexible, con forma de “T”. El DIU se coloca dentro del útero. Personal  de salud capacitado debe realizar este procedimiento. 

Existen dos tipos de DIU: el DIU de cobre, que no tiene hormonas y el DIU hormonal

Los DIU de cobre, también conocidos como “T de cobre” están envueltos en un hilo fino de cobre que cambia el movimiento de los espermatozoides y así evita que puedan llegar al óvulo. Pueden proteger de los embarazos hasta por 12 años y debe ser retirado por un profesional de salud.

Los DIU hormonales utilizan la progestina, que evita la liberación de óvulos y hace que el moco del cuello uterino se vuelva más espeso, lo que obstaculiza el paso de espermatozoides. Según la marca, los DIU hormonales pueden funcionar de tres a siete años. Debe ser retirado por un profesional de salud.

La efectividad de los dos tipos es del 99%.

Los efectos secundarios también varían, según el tipo de DIU. Para el recubierto con cobre, estos pueden ser: cólicos menstruales y cambios en los patrones de la menstruación, que puede ser prolongada e irregular.

El DIU hormonal puede aliviar los cólicos menstruales, hacer que se tengan períodos más ligeros o que estos sean irregulares y que haya manchado entre períodos menstruales

Aunque el riesgo es muy bajo, ambos pueden causar la punción de la pared del útero.

Inyección anticonceptiva

Este es de los métodos más discretos. Se trata de una inyección intramuscular que se pone en la cadera o en el brazo. Tiene la hormona progestina, que evita la ovulación y hace que el moco del cuello uterino se espese. Según el compuesto hormonal debe colocarse cada dos o cada tres meses. 

Su efectividad es de hasta el 94%, pero según Planned Parenthood, si una persona tiene relaciones sexuales en los primeros siete días después de haber iniciado su menstruación, se recomienda usar otro método como el condón. 

Entre sus efectos secundarios está el sangrado por más días de lo regular durante la menstruación, el sangrado o flujo de color café entre periodos, o incluso la pausa del periodo. 

Además puede provocar náuseas, aumento de peso, dolores de cabeza, sensibilidad en los senos, malestar abdominal, disminución del deseo sexual, depresión, y un moretón leve o una marca permanente en la piel donde se colocó la inyección. Los efectos pueden desaparecer entre dos y tres meses.

Implante anticonceptivo

También se conoce como anticonceptivo subdérmico, porque se coloca debajo de la piel. Es una varilla del tamaño de un fósforo que un profesional de salud coloca debajo del brazo para que libere progestina . Esta hormona provoca que el moco del cuello uterino se espese y bloquee la entrada de espermatozoides, además de evitar que los óvulos salgan de los ovarios. 

Los implantes son efectivos durante un período de hasta cinco años y son reversibles de inmediato; es decir, que en cuanto se retiren, la persona puede quedar embarazada. Su efectividad se estima en 99%.

Si el implante es colocado en los primeros cinco días del período de menstruación, la protección contra un embarazo es inmediata. De lo contrario, Planned Parenthood recomienda utilizar otro método como el condón durante la primera semana después de colocado el implante.

Puede provocar que el sangrado durante la menstruación sea escaso, irregular, infrecuente o incluso la ausencia del período, aunque también puede ocasionar un sangrado prolongado. Esto es más común de los primeros 6 a 12 meses desde su inserción.

Además, el implante puede provocar en menor medida dolores de cabeza, dolor abdominal, acné, variación de peso, mareos, mayor sensibilidad en los senos, cambios en el estado de ánimo, náuseas y quistes en los ovarios. 

Parche anticonceptivo

El parche es un cuadrado de plástico que se pega en algunas partes del cuerpo para liberar hormonas, absorbidas por la piel (estrógeno y progestina), que al mezclarse evitan la liberación de óvulos y provocan que el moco del cuello uterino se espese.

El parche puede colocarse en el abdomen, en los glúteos o la espalda, y será necesario cambiarlo una vez a la semana, durante tres semanas. En la cuarta semana, cuando inicia la menstruación, debe dejar de utilizarse. Su efectividad está entre el 91% y el 93%.

Este método puede causar irritación en la piel o erupción donde se coloca el parche, cambios en los patrones de sangrado, dolores de cabeza, náuseas, vómitos, dolor abdominal, síntomas gripales, irritación o inflamación de la vagina, o mayor sensibilidad en los senos.

Pastilla anticonceptiva

Son píldoras que contienen dosis bajas de hormonas que evitan la liberación de óvulos y provocan que el moco del cuello uterino se espese. Existen dos tipos de pastillas: las combinadas de progestina y estrógeno y la compuesta solo por progestina. Las segundas se conocen como minipíldora o POPs, por su nombre en inglés. Si se toman las pastillas cada día y a tiempo, se puede alcanzar una efectividad del 91%.

Cada blíster puede incluir 21 pastillas. Algunos traen 28, porque incluyen siete placebos, que no contienen las hormonas, y según Planned Parenthood sirven para no olvidar iniciar el siguiente blíster a tiempo, en el día 29.

Las hormonas de estas pastillas pueden ocasionar efectos en algunas personas como dolores de cabeza, náuseas, sensibilidad en los senos, cambios en el período de menstruación, sangrado entre períodos, ausencia de menstruación, cambios en el peso o estado de ánimo, acné o aumento en la presión arterial. 


Métodos quirúrgicos 

Ligadura de trompas

Este es un procedimiento quirúrgico que evita embarazos de forma permanente. La ligadura de trompas es la esterilización, que puede ser de tres tipos: cierre permanente de las trompas de Falopio, extracción de las trompas de Falopio o la colocación de una bobina en las trompas para bloquear el paso de óvulos.

Tiene una efectividad del 99%. Es necesario considerar que es un método permanente y muy pocas veces se puede revertir, aunque a través de otra cirugía se pueden reconectar las trompas de Falopio. Según OMS, esta cirugía de reconexión tiene un costo muy elevado y es común que, aunque se realice, no se produzca un embarazo.

La ligadura de trompas es un procedimiento seguro y la mayoría de las personas no tienen ningún problema. Aun así, existen posibles riesgos como dolor y malestar durante el procedimiento. Según Planned Parenthood, si después de la operación se experimenta sarpullido, dificultad para respirar, fiebre, dolor intenso en el estómago, desmayos, olor o flujo vaginal fuera de lo normal, o sangrado o pus en la incisión, es necesario contactar con un médico.

Este procedimiento no debilita a la persona, no provoca dolores de espalda o abdomen, no provoca desequilibrios hormonales, ni alteraciones en el peso, el apetito o el aspecto. 

Vasectomía

Consiste en un procedimiento quirúrgico seguro y con efectividad mayor al 99% en el que se bloquean los conductos del escroto que transportan los espermatozoides. De esta forma, los espermatozoides no son expulsados con la eyaculación. La vasectomía no es totalmente efectiva hasta tres meses después del procedimiento.

Este método no es reversible, aunque en algunos casos puede reconectarse los conductos a través de otra cirugía. Según la OMS, no se garantiza que se logre un embarazo, a pesar de la reversión.

Si tras la operación hay efectos secundarios como fiebre mayor a 38 grados centígrados, sangrado o pus en el corte del escroto, mucho dolor o hinchazón en el área, es necesario acudir a un médico de inmediato.

Se recomienda utilizar ropa interior de soporte para los testículos después de someterse a una vasectomía, así como tomar medicamento o aplicar hielo en los genitales para reducir dolor y evitar esfuerzos físicos o ejercicio durante una semana después.


¿Te quedaste con dudas? Te recomendamos consultar a un profesional de la salud para tener más información. Además, te compartimos aquí algunas instituciones y organizaciones que proveen métodos anticonceptivos de forma gratuita en Guatemala:

Angel Mazariegos Rivas

También te puede interesar

CONTAMOS LA
REALIDAD DESDE MIRADAS DIVERSAS

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

ENCUÉNTRANOS EN NUESTRAS REDES

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.