Después de las tormentas
Acoso en la Facultad de Veterinaria
Facultad de Veterinaria cambia a Dennis Guerra de puesto, pero pone en pausa la investigación
Por:

La Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac) inició un proceso administrativo después de que cinco exalumnas denunciaran al docente Dennis Guerra por acoso y abusos sexuales. Sin embargo, la junta directiva decidió suspender la investigación, a la espera de que avance el proceso en el MP. La fiscalía ya ha tomado declaración a varias de las exalumnas.


El 14 de mayo, dos días después de plantear una denuncia Colegio de Médicos Veterinarios y Zootecnistas de Guatemala, cinco exalumnas de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac) presentaron una denuncia ante la junta directiva de la facultad en contra de Dennis Sigfried Guerra Centeno, catedrático de la Escuela de Posgrado.

En la denuncia, las mujeres relataron cómo Guerra Centeno había utilizado su papel como docente de la facultad, cuando ellas eran estudiantes de la misma, para abusar sexualmente de dos de ellas y para acosar y buscar acercamientos sexuales con las demás, a lo largo de diferentes años.

El Colegio de Veterinarios decidió sancionar al docente con una amonestación pública. La resolución todavía no está en firme, ya que Guerra presentó una apelación que debe resolver la asamblea de presidentes de los colegios profesionales.

Además, el 15 de mayo, el Ministerio Público abrió un expediente de oficio para conocer cuáles fueron los hechos y definir si el docente pudo haber incurrido en delitos penales.

[Lee aquí: “Colegio de veterinarios decide amonestar a Dennis Guerra tras la denuncia de acoso y abusos sexuales”]

El 17 de mayo, tres días después de que las exestudiantes presentaran la denuncia en la facultad de Veterinaria, Agencia Ocote se comunicó por teléfono con el decano Rodolfo Chang para preguntarle si iniciarían una investigación. Chang indicó que no respondería preguntas por el momento y que cualquier consulta debía enviarse por correo electrónico a la secretaría de la junta directiva.

En los últimos meses, Agencia Ocote envió tres correos electrónicos a la junta directiva de la facultad, para solicitar formalmente una entrevista y para requerir información sobre el proceso administrativo que se estaba llevando a cabo.

Estas peticiones fueron enviadas el 14 de mayo, el 17 de mayo y el 24 de junio. Lucrecia Motta, secretaria académica de la facultad, respondió únicamente la primera de ellas, para indicar que la junta directiva se reuniría para conocer la denuncia y para aclarar que no tenía más información que dar por el momento. Los otros dos correos no habían sido respondidos a mediados de agosto.

También se trató de obtener la información a través de la división de publicidad e información de la Usac, donde indicaron que el decano Rodolfo Chang debía ser quien respondiera las preguntas. Chang no contestó las llamadas ni los mensajes enviados.

Agencia Ocote solicitó, a través de la unidad de acceso a la información pública de la Usac, las actas de las sesiones llevadas a cabo por la facultad de Veterinaria en 2021.

Según el acta 11-2021, el 17 de mayo (el lunes siguiente a recibir la denuncia), la junta directiva se reunió para conocer el documento. En esa sesión decidieron informar al Ministerio Público del caso, “para no caer en el delito de omisión de denuncia”, y concluyeron que era necesario iniciar un proceso administrativo interno.

Dos días después, el 19 de mayo, la Usac envió a la Fiscalía de la Mujer un documento de comparecencia en el que se indicó que entregaban al MP un memorial con información sobre la denuncia, que la misma fiscalía había solicitado.

[Lee aquí el reportaje “Exalumnas de veterinaria denuncian a docente por abusos sexuales”]

En el acta del 17 de mayo se indica que, con base en los artículos 75 y 77.1 del Reglamento de la Carrera Universitaria del Personal Académico, se decidió correr audiencia a Guerra Centeno por un término de tres días hábiles, para que expusiera “las razones y argumentos que convengan a su derecho”.

Los artículos 75 y 77.1 de este reglamento hacen referencia a las causas por las que se puede destituir a un profesor de la Usac. Entre estas causas, se menciona que el profesor “se conduzca en forma abiertamente inmoral” o que incurra  reiteradamente en hechos como negligencia o mala conducta.

La junta directiva también solicitó a las exalumnas que aportaran pruebas adicionales, si lo consideraban pertinente. Esta documentación se menciona en un acta del 7 de junio, en la que se estableció que se envió el expediente a la dirección de asuntos jurídicos de la Usac, para que emitiera un dictamen sobre lo que procedía administrativamente.

Una semana después, el 14 de junio, se llevó a cabo una reunión extraordinaria en la que la junta directiva resolvió que suspendería el proceso administrativo “hasta obtener más elementos de juicio, dentro de lo que se incluye la resolución del expediente del Ministerio Público”.

Cambian a Guerra de puesto

A pesar de esto, según el acta 17-2021, el 22 de junio de 2021, la junta directiva decidió “modificar la carga académica” de Guerra Centeno, “designándolo coordinador de investigación para el proyecto de elaboración de sueros antiofídicos”.

En la siguiente sesión, dos días después, se dio audiencia a las exalumnas que presentaron la denuncia, para informarles del trabajo que había realizado hasta entonces la facultad. El decano, Rodolfo Chang, les indicó que habían decidido separar a Guerra para que no tuviera “una relación directa con estudiantes y otras personas”, pero aclaró que, “jurídicamente, no se le puede dejar sin ningún cargo”.

En el acta no se cita ninguna norma ni se especifican los motivos por los que Guerra no puede quedar sin cargo. Según el Reglamento de la Carrera Universitaria del Personal Académico (en el que la misma junta directiva se basó para abrir el proceso administrativo), los profesores pueden ser destituidos de su puesto por una causa justa debidamente comprobada.

El despido justificado, explica el reglamento, hace perder al profesor todos los derechos que le habían concedido.

Consultamos a personal de comunicación de la Usac si el Consejo Superior Universitario de la Usac había iniciado alguna investigación o tomaría alguna acción, pero reiteraron que era la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia la encargada de llevar el proceso.

Esto, a pesar de que en noviembre de 2020, el CSU aprobó un Reglamento para la prevención, detección, atención, sanción y erradicación del Acoso Sexual que establece la creación de una unidad de atención en casos de acoso sexual, que atenderá y recibirá las denuncias, y de una comisión universitaria sobre acoso sexual, que debe conocer y resolver los casos. Ninguna de las dos cuenta con personal contratado por el momento.

                [Quizás te interesa leer: El MP inicia investigaciones tras las acusaciones de acoso y abusos sexuales en la Facultad de Veterinaria]

El proceso en el MP

En la reunión con las exalumnas el 24 de junio, Juan Prem, vocal de la junta directiva de la facultad y Rodrigo Orantes, miembro de la dirección de asuntos jurídicos de la Usac, hicieron hincapié en la importancia de que las exalumnas fueran a declarar al Ministerio Público.

“La intención de la junta directiva es llegar a una conclusión jurídica pertinente al caso, por lo que es importante que se presenten a reforzar la denuncia penal que existe. La facultad tiene que resolver este caso basándose en los fundamentos de una investigación sólida”, resumió Orantes.

Una de las exalumnas mostró su preocupación ante esta respuesta. Recordó que los procesos penales a menudo se demoran y pueden pasar años hasta que se resuelvan. Según se registró en el acta, Orantes respondió que “no lleva tanto tiempo, sino es de dar seguimiento, ya que hay una fiscalía especializada en el tema de protección a la mujer”.

A la fecha, la Fiscalía de la Mujer, a cargo del expediente que el MP abrió de oficio el 15 de mayo, ya tomó declaración a tres de las exalumnas.

En esta sesión, las exestudiantes indicaron que, a partir de la denuncia, conocieron casos similares de otras exalumnas y sugirieron a la junta directiva algunas acciones para mejorar la situación en la facultad.

Recomendaron que se realicen capacitaciones de abuso sexual con enfoque de género; que se cree una comisión para recibir denuncias sin que existan represalias; y que se aprueben protocolos que prohiban relaciones personales entre docentes y alumnos, en los que se definan claramente las sanciones si se cae en abusos sexuales.

Según otras de las actas revisadas por Agencia Ocote, en los últimos meses la junta directiva de la facultad creó dos comisiones: una de código de conducta, integrada por docentes, administrativos y estudiantes y otra de asuntos estudiantiles encargada, entre otras funciones, de solucionar conflictos y elaborar un protocolo para la prevención del acoso. Además, en una de las actas se indica que se está realizando una campaña de educación en relación al tema del acoso.

Andrea Normans, vicepresidenta de la Asociación de Estudiantes de Veterinaria y Zootecnia, confirmó que la facultad organizó una charla con una psicóloga sobre cómo se manifiesta el acoso y el abuso sexual, dirigida a los miembros de la comisión de código de conducta. Aseguró que a finales de mayo se realizó una conferencia sobre acoso sexual, en la que participaron docentes y auxiliares de cátedra.

TE PUEDE INTERESAR

Subir
La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.

 

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.