SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

R.Zamora: «No queremos más periodistas afectados por la saña contra elPeriódico»

Tras 27 años de periodismo de profundidad y de investigación, elPeriódico cierra en medio del acoso y de una investigación contra nueve de sus periodistas y columnistas, del ahogo económico y de la criminalización de su presidente, José Rubén Zamora, quien se encuentra preso desde hace diez meses. Zamora enfrenta un juicio y tiene otro pendiente.

Fue en el mes de mayo de un lejano 1996, mientras Guatemala aún vivía la zozobra del conflicto armado, que un grupo de periodistas, liderado por José Rubén Zamora, se …

Fue en el mes de mayo de un lejano 1996, mientras Guatemala aún vivía la zozobra del conflicto armado, que un grupo de periodistas, liderado por José Rubén Zamora, se reunió para plantear una idea: formar un nuevo medio de comunicación.

Cinco meses después, el 6 de noviembre, se imprimía la primera edición de un periódico que en poco tiempo se convirtió en el referente del periodismo crítico y de investigación en Guatemala: elPeriódico.

Por estas investigaciones y estos cuestionamientos al poder, los ataques financieros —que se mantuvieron con los sucesivos gobiernos— y las amenazas por hacer su trabajo no tardaron en surgir. 

A pesar de esto, el medio se mantuvo durante casi tres décadas.

Ahora, 27 años después, siempre en un mes de mayo, Ramón Zamora, el hijo de José Rubén Zamora, ha tenido que convocar una reunión con la reducida plantilla de periodistas y el personal administrativo. 

Esta vez ha sido para anunciarles algo que poco después harían público.
Después de la detención de José Rubén Zamora el 29 de julio de 2022, de 10 meses de ahogo económico, de un acoso constante y de la criminalización de sus periodistas, habían decidido cerrar elPeriódico. El lunes 15 de mayo saldrá la última edición.

«Varias circunstancias nos llevan a esto. Definitivamente está la parte financiera, que cada vez costaba más seguir a flote. El equipo siempre ha sido solidario, sin embargo, cada vez hay más presiones de diferente tipo», asegura Ramón Zamora, antropólogo e investigador social y quien quedó al frente del medio después de la detención de su padre.

En el comunicado, publicado en sus redes sociales, el medio explica que se tomó la decisión después de resistir «287 días de persecución, presiones políticas y económicas». «Han sido diez arduos meses de resistencia y lucha», exponen.

Criminalización a periodistas

El 29 de julio de 2022, poco antes de las cinco de la tarde, elPeriódico anunciaba en sus redes sociales que el Ministerio Público estaba allanando la casa de su presidente, José Rubén Zamora, y las oficinas del medio.

Esa noche, Zamora fue conducido a la Torre de Tribunales. Después de rendir primera declaración, fue ligado a proceso y enviado a la prisión de Mariscal Zavala, donde lleva desde entonces.

[Lee aquí: Capturan a José Rubén Zamora, presidente de elPeriódico]

El periodista fue enviado a juicio —el cual comenzó el 2 de mayo pasado— y está siendo juzgado por el delito de  lavado de dinero. En paralelo, hay otro caso en su contra por obstrucción a la justicia, por el que también lo enviaron a juicio.

José Rubén Zamora, expresidente de elPeriódico, un día después de su captura en la carceleta de la Torre de Tribunales. Fotografía: Sandra Sebastián.

En estos 10 meses, cuatro de sus abogados defensores han sido detenidos, con diferentes acusaciones. Otros dos han renunciado a su defensa, por el acoso que aseguran recibir. Uno de ellos, Ricardo Szejner, aseguró en el inicio del primer juicio que se realiza en el Tribunal Octavo de Sentencia, que no podría seguir en la defensa. Tiene una condición médica que puede ser afectada por la presión.

En febrero de este año, cuando el juez Jimi Bremer decidió que Zamora enfrentaría el segundo juicio, la fiscal Cinthia Monterroso le solicitó al juzgador que autorizara investigar a nueve periodistas y columnistas de elPeriódico. La fiscal dijo entonces que con las publicaciones que realizaron durante la cobertura del proceso contra Zamora estos periodistas habrían intentado obstruir la justicia.

La fiscal también advirtió que debía investigarse la fuente de financiamiento de los periodistas, incluidas la de otros medios de comunicación, ya que se debían «deducir responsabilidades», en caso hubieran recibido el mismo financiamiento.

[Lee aquí: Fiscalía usa la ley contra el crimen organizado para perseguir a periodistas]

El juez accedió a la solicitud de la fiscal y argumentó que «si se está afectando maliciosamente a fiscales, jueces, magistrados, diputados o cualquier otra persona que pueda ser sujeto procesal dentro de una causa, pues que se investigue».

En el inicio del juicio contra Zamora, Rafael Curruchiche, fiscal a cargo de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad, confirmó que la investigación contra los nueve periodistas y columnistas continúa. 

«Ahora que inició el juicio contra mi padre, Curruchiche está diciendo que están investigando a estas nueve personas vinculadas con elPeriódico y lo que hemos visto en el pasado es que una simple citación para declarar es suficiente para meter preso a cualquiera. No creemos que eso sea justo», dice hoy Ramón Zamora. 

«No queremos que más periodistas se vean afectados por esta saña que tienen contra elPeriódico por haber hecho tantas investigaciones en los últimos 27 años», añade. 

Los periodistas han sido blanco del acoso y las amenazas de cuentas anónimas de redes sociales.

«En mi caso, las últimas tres semanas me han estado sacando en redes sociales, diciendo que cometí delitos que no he cometido, que soy el actor intelectual de saber qué cosa, y exigiendo una orden de captura en mi contra», asegura Zamora.

Desde la detención de su padre, Ramón Zamora y su familia se dieron a la tarea de buscar financiamiento para mantener elPeriódico.

Sin embargo, ante los problemas económicos, tuvieron que tomar algunas decisiones drásticas. Las primeras, a finales de 2022: cerrar la edición impresa, para quedarse sólo con la versión en línea, y despedir al 80 por ciento de su personal. 

Antes de la detención de José Rubén Zamora, explica su hijo, la plantilla de trabajadores, entre periodistas y personal administrativo, era de unas 200 personas. Ahora quedaban 36.

Manifestación frente a la Torre de Tribunales, en la que periodistas, familiares y miembros de la sociedad civil protestaron por la captura de José Rubén Zamora. Fotografía: Sandra Sebastián.

Una escuela de periodismo

Ana Carolina Alpírez, directora del medio especializado en fiscalización municipal Ojoconmipisto, recuerda cuando entró a elPeriódico. Ella era la jefa de redacción. «Empezamos como nueve reporteros y cuatro editoras, la mayoría éramos mujeres».

«elPeriódico vino a revolucionar la forma de hacer periodismo, con su sección de investigación, la de cultura y con una diversidad de columnistas con todas las formas de pensamiento. Siempre hubo apertura». 

Alpírez recuerda una particularidad en la demanda de los lectores. Los días que más se vendía el diario era los domingos. En parte por la sección de elPeladero, donde se publicaban rumores o información que no se podía demostrar con pruebas documentales. Pero también por todos los contenidos culturales y de profundidad que se publicaban ese día.

«Además, José Rubén nunca se metía en la línea editorial. Nunca fue una persona que llegara a imponerse en el trabajo periodístico. A veces participaba en discusiones, pero todos podían emitir sus opiniones y disentir de lo que otros pensaban».

Esa pluralidad, tanto en las publicaciones como a lo interno de la redacción también la recuerda Claudia Méndez Arriaza, quien recién graduada, en 1998, tuvo en elPeriódico su primer empleo como periodista.

Hoy, Méndez Arriaza, directora editorial de ConCriterio, asegura que elPeriódico «creó una cultura de hacer buen periodismo, de profundidad. Debíamos destacarnos del resto y darle valor a nuestro trabajo. Pero teníamos a grandes maestros como Juan Luis Font, Ana Carolina Alpírez o Ana María Rodas».

La rotativa de elPeriódico el último día de su edición impresa. Fotografía: Simone Dalmasso/Plaza Pública.

Los ataques fueron permanentes

Ambas periodistas recuerdan que con cada gobierno siempre hubo ataques en contra del medio de personas que estaban vinculadas al Estado. 

Durante el mandato de Álvaro Arzú, se intentó ahogar económicamente a elPeriódico por sus publicaciones críticas. Lo mismo pasó con el radioperiódico Guatemala Flash y con la revista Crónica. Estos dos terminaron desapareciendo.

«La diferencia de nosotros con Crónica era que a la revista, que no subsistía de publicidad estatal, la ahogaron presionando a los anunciantes privados. A nosotros nos quitó la publicidad oficial y nos cerró las puertas a las fuentes de información, pero sobrevivimos», asegura Alpírez.

Otro gobierno que intentó afectar al medio y a sus periodistas fue el de Alfonso Portillo. Tras revelaciones de actos de corrupción del exministro de Comunicaciones, Luis Rabbé, personal de esta dependencia acarreó a grupos de personas que llegaron a protestar de forma violenta a las afueras del medio.

«Hubo momentos de tensión cuando llegamos a vernos rodeados de gente en el edificio y que por momentos recurrieron a la violencia. También hubo una vez que enviaron a la SAT a revisar las finanzas y hasta se instalaron en la sede para fiscalizar», recuerda Méndez.

Los gobiernos posteriores también ejercieron presión en contra del medio por las permanentes investigaciones y la fiscalización del gasto público. En el comunicado en el que anuncia su cierre, elPeriódico recuerda que la persecución en su contra se intensificó en los últimos meses, «al igual que el hostigamiento a nuestros anunciantes, y mantener nuestras operaciones se hizo cada vez más difícil».

Ramón Zamora considera que esto es un ataque intencional del gobierno de Alejandro Giammattei. Recuerda que después de publicar una investigación en la que evidenciaba los posibles vínculos entre el presidente y un grupo de empresarios rusos, se dieron una serie de ofensivas contra el medio.

«Esta última investigación, hizo que iniciaran dos ataques. Uno de censura digital, donde trataron de bloquear nuestras investigaciones sobre el caso utilizando los reportes de abuso de derechos de autor a través de los servicios de servidores de Amazon (AWS). Y la persecución legal de mi papá en octubre de 2021», explica Zamora.

***

Alpírez y Méndez consideran que el cierre del medio dejará un vacío en el periodismo guatemalteco. 

«Es que cerrar un periódico no es como cerrar un supermercado, que igual se pierden empleos, pero un periódico tiene una función en la democracia. Se está cerrando porque es incómodo para el sistema», afirma Alpírez.

Méndez recuerda que hay un gran reto en este año electoral, porque los candidatos presidenciales tampoco han mostrado tolerancia hacia la prensa independiente. «No son distintos en su apreciación hacia la prensa. Hablo de los candidatos que representan a los mismos partidos políticos en el poder. Me parece que su vocación no es del todo democrática», concluye.

También te puede interesar

CONTAMOS LA
REALIDAD DESDE MIRADAS DIVERSAS

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

ENCUÉNTRANOS EN NUESTRAS REDES

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.