Después de las tormentas
Mapeo de acoso Usac
Casi una de cada tres denuncias de acoso en la Usac es contra profesores
Por:

El 30% de las denuncias de acoso en la Universidad de San Carlos han sido contra profesores, según un mapeo realizado por la Asociación de Estudiantes Universitarios y el el Observatorio contra el Acoso Callejero, a partir de 786 reportes de alumnas y alumnos.


La Asociación de Estudiantes Universitarios y el Observatorio contra el Acoso Callejero (OCACGT) evidenciaron en un mapeo que los profesores y estudiantes son los señalados como principales acosadores dentro de la Universidad San Carlos de Guatemala (Usac). Este estudio fue realizado a partir de 786 reportes de acoso a través de un formulario de denuncia en línea que se publicó entre 2018 y 2019.

El mapeo tomó como base de análisis el campus central de la Usac y el Centro Universitario Metropolitano (CUM). De los cientos de reportes que registraron, en el 89%, la persona acosada fue una mujer y en el 94% la persona señalada como acosador fue un hombre. El 73% no reconoce a su agresor, mientras que el 27% conocía a la persona que le acosó.

La mayoría de las personas acosadas (86.7%) eran heterosexuales, 8.4% se identificaron como bisexuales y 3.4% como homosexuales. El 1.4% indicó ser de otras diversidades. La mayoría de personas que respondió el formulario tenía entre 21 y 30 años.

Ana Esperanza Sáenz de Tejada Garcés, quien fue secretaria de la comisión de género de la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU) en el periodo de 2017 a 2019, explica que el mapeo y el estudio surgieron a partir de las denuncias de las estudiantes que llegaban a buscar acompañamiento a la AEU en casos de acoso sexual.

Molly Efigenia Acevedo Estrada, actual secretaria de género de AEU, dice que el mapeo tuvo dos facetas. En 2018, durante la gestión de Saénz, se realizó el estudio exploratorio. Después, el 20 de octubre de 2019, ella retomó el trabajo e hicieron una alianza con el Observatorio contra el Acoso Callejero para realizar el mapeo y visibilizar en qué espacios existe más acoso dentro de la Universidad.

Este estudio se une a otros dos realizados previamente por el OCACGT: uno sobre acoso callejero y otro sobre acoso en el transporte público. El objetivo es continuar alimentándolo con reportes que siga haciendo la comunidad universitaria. 

El acoso no está tipificado como delito en Guatemala. Esto implica que desde las instituciones públicas no se registren datos de denuncias y se dificulte entender lo sistémico del fenómeno.

[Lee aquí: El acoso sexual sigue sin estar tipificado como delito]

María Virginia Jiménez Tuy, asesora en la Coordinación de Estudios del OCACGT, explica que desde el observatorio han trabajado para generar estos datos sobre acoso, para visibilizar la situación e identificar las necesidades y demandas de las personas para prevenir la violencia.

De acuerdo con Jiménez, los reportes generados evidencian que existe acoso en la Usac y que es generalizado: no está centralizado en una facultad o unidad académica.

[Aquí puedes responder el cuestionario de Agencia Ocote sobre acoso sexual en Guatemala]

Los tipos de acoso

Ana Esperanza Sáenz dice que los reportes que recibieron reflejaron acoso de todo tipo. Los casos que más se repitieron fueron miradas lascivas, piropos, chistes, bromas frecuentes con contenido sexual, silbidos, bocinazos, jadeos y otros ruidos.

Además, 293 alumnas indicaron que la otra persona mantuvo una proximidad física excesiva que invadió su espacio vital y 185 denunciaron que el agresor se aprovechó de situaciones académicas, como visitas a oficina, seminarios y tutorías para forzar mayor intimidad.

Se reportaron 165 denuncias de tocamientos, 90 casos en los que se intentó besar a una persona sin su consentimiento, 93 recibieron mensajes y hostigamiento a través de redes sociales, 82 dijeron que la otra persona mantuvo conductas inapropiadas de exhibicionismo y 55 denunciaron haber sido grabadas o fotografiadas sin su consentimiento y con connotación sexual. 

En un 36% de los casos —283— se indicó que la persona denunciada era reincidente.

Las unidades académicas que registraron más denuncias de acoso, según el mapeo, fueron la Facultad de Ciencias Jurídicas (88 casos), la de Ingeniería (76),  Arquitectura (75), Ciencias Psicológicas (74) y Ciencias Económicas (73).

los casos más fuertes de acoso se llevaron a cabo por parte de profesores, dentro del aula. En el mapeo se evidenció que un 30% de los acosadores señalados eran profesores o profesoras, 22% estudiantes, 5% personal administrativo y 2% auxiliares de cátedra. En el 41% ciento de los reportes no se registró el puesto de la persona que acosó.

[Quizás te interesa leer: Señalan a decano de la Universidad del Valle por abusos sexuales]

Molly Acevedo, representante de la AEU, expone que varios de los casos reportados reflejan una relación desigual de poder entre catedrático y alumna. Según Acevedo, esto permite más incidentes de acoso e impunidad de los profesores dentro del sistema educativo. Las alumnas no se atreven a denunciar los abusos, porque temen sufrir represalias.

Sáenz añade que, según las denuncias que recibieron, hubo consecuencias para las estudiantes que rechazaron la insinuación sexual de los profesores y esto provocó que algunas perdieran el curso. Otras dejaron de estudiar en la universidad, porque al repetir el curso se encontraban nuevamente con el mismo maestro titular que las acosaba.

Entre los efectos del acoso, en el mapeo se destacan la incomodidad, el enojo, la inseguridad, el miedo, la indignación, la frustración, la confusión, la culpa, el asco y la impotencia.

Sin mecanismo ni ruta de denuncia

En 2019, estudiantes de la Facultad de Derecho hicieron una propuesta ante las autoridades universitarias de un reglamento para prevenir, sancionar y erradicar el acoso en la Usac.

El alumnado definía una ruta de denuncia en la que el Instituto Universitario de la Mujer de la Usac le daría seguimiento a las mismas, haría la investigación y emitiría una resolución. Además, establecía sanciones por el tipo de acoso, que podía considerarse de falta leve a falta gravísima. Además, recalcaban la necesidad de la prevención para que no se repitieran estos casos.

La propuesta quedó engavetada. En su lugar, en noviembre de 2020, el CSU aprobó el “Reglamento para la prevención, detección, atención, sanción y erradicación del Acoso Sexual”, en cuya elaboración no participaron las estudiantes que hicieron la primera propuesta ni representantes de la AEU.

El documento menciona una serie de “conductas prohibidas”, entre las que están el contacto físico sin consentimiento, el envío de mensajes con contenido sexual o sugerir una conducta de connotación sexual a cambio de beneficios académicos o de otro tipo.

Además, dispone la creación de una unidad de atención en casos de acoso sexual, que atenderá y recibirá las denuncias y de una comisión universitaria sobre acoso sexual, que debe conocer y resolver los casos.

Molly Acevedo cuestiona que esta comisión estaría conformada por cinco miembros: un representante de los trabajadores administrativos y de servicios, electo por los sindicatos y un decano, un estudiante, un profesor titular y un profesional egresado, delegados por el Consejo Superior Universitario, “que está integrado en su mayoría (80%) por hombres y no tiene conocimientos de género”.

Aunque ya han pasado casi cinco meses desde la creación del acuerdo, ni la unidad de atención en casos de acoso sexual ni la comisión universitaria sobre acoso sexual han sido creadas. Las dos entidades están en proceso de conformación porque, según personal de la Usac, todavía deben crearse las plazas, definir el pago de salarios y el perfil profesional de las personas que las integrarán.

Agencia Ocote cuestionó a Francis Urbina, del equipo de comunicación de la Universidad San Carlos de Guatemala acerca de qué sucedió con la propuesta de reglamento que presentaron estudiantes en 2019 y cómo evaluaban en la Usac los resultados del mapeo elaborado por la AEU y el OCACGT. Urbina respondió que no era la persona indicada para dar declaraciones y que el tema debía abordarse con Karina Rodas, directora del Instituto Universitario de la Mujer.

Según el reglamento, el Instituto Universitario de la Mujer tiene asignadas, junto con el Instituto de Derechos Humanos, las estrategias de comunicación social y los cursos de formación sobre derechos humanos y acoso sexual. Rodas solicitó que se enviaran las preguntas a un correo electrónico, pero al cierre de esta publicación no se había obtenido respuesta.

Molly Acevedo añade que hasta ahora, para las estudiantes ha sido difícil denunciar, porque los casos son tratados como “problemáticas normales” dentro de la universidad. Asegura que cuando las juntas directivas de las facultades reciben una denuncia, le dan seguimiento de la misma manera que solucionan un problema con una calificación: conocen los casos, dictan una resolución y en la mayoría de los casos, dice, ordenan una investigación que no se realiza.


*Nota de edición: El 16 de abril de 2021 se modificó la atribución de las declaraciones de la Universidad San Carlos de Guatemala (Usac).

TE PUEDE INTERESAR

Subir
La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.

 

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.