SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Colocar cebollas por toda la casa no te protege de enfermarte por un virus

Aunque está confirmado que las cebollas contienen sustancias antiinflamatorias, no se pueden considerar un tratamiento o una protección antivirus. En esta verificación de Animal Político se explican las razones de por qué esta afirmación que circula en redes sociales es desinformación.

Una casa repleta de cebollas podría evitar el contagio de los virus… Falso. En esta nota de @elsabuesoap te explicamos:

[¡Suscríbete a El Correo de Ocote! para hallar nuevas formas para ver y reflexionar sobre la realidad]

Varias publicaciones en redes sociales aseguran que colocar cebollas en varios puntos de tu casa evitará que te enfermes de alguna gripe o virus. Sin embargo, no existen pruebas científicas que lo sustenten.

Las publicaciones comienzan con una anécdota que supuestamente sucedió durante la “epidemia de 1919”, cuando más de 40 millones de personas en el mundo perdieron la vida, a excepción de una familia cuya salvación fue que el virus de la influenza “se adhirió a unas cebollas” que estaban colocadas en diferentes lugares de su casa.

Selene Pascual, ingeniera en alimentos de la Universidad Autónoma de México (UNAM), asegura que esa teoría es absurda y no tiene sustento científico. “Ni poner cebollas en tu casa ni comerlas es un tratamiento para evitar que te enfermes de algo”.

El doctor Wong Jyh Eiin, profesor titular de ciencias de la nutrición y miembro del Consejo de la Sociedad de Nutrición de Malasia, también coincide en que “las cebollas no absorben bacterias ni virus cuando se dejan en una habitación”.

La ingeniera de la UNAM explica que la cebolla tiene propiedades antiinflamatorias y que por ello suele recomendarse cuando una persona está enferma de las vías respiratorias, con el fin de reducir las molestias producidas por la infección. “Pero no es como que te comas la cebolla y ya te cures. Puede ser empleada como un complemento del verdadero tratamiento médico”, agrega.

Las publicaciones no mencionan el nuevo coronavirus, pero afirman que la experiencia de colocar las cebollas en la casa, empleada en la epidemia por influenza, podría ser replicada en una pandemia. Desde marzo de 2020 la Organización Mundial de la Salud calificó como pandemia a la transmisión mundial del SARS-CoV-2 que provoca la COVID-19.

Al respecto, la Asociación Nacional de la Cebolla (NOA por su siglas en inglés) en Estados Unidos publicó en su sitio que, aunque muchos estudios han relacionado el consumo de cebolla con una mayor inmunidad, la cepa COVID-19 es tan nueva que no se han realizado estudios específicos de cebollas y coronavirus.

[Podría interesarte: “La desinformación contribuye a la indecisión y al rechazo hacia las vacunas”]

No son venenosas

De acuerdo con las publicaciones virales, la cebolla supuestamente ayuda contra los virus porque “absorbe las bacterias” y al hacerlo se vuelven tóxicas. Y la manera en que puedes evitar que se vuelvan tóxicas es que una vez que las has cortado de inmediato las metas al refrigerador.

Para Selene Pascual esas afirmaciones también son falsas. “El hecho de que una cebolla se oscurezca no tiene que ver con que se vuelva venenosa o porque absorba las bacterias, eso es absurdo”. Las cebollas, como cualquier otro vegetal o fruta, sufren un “pardeamiento enzimático” (oscurecimiento) una vez que se cortan. El proceso es muy evidente en las manzanas, cuando se oxidan rápidamente al morderlas, pero “eso no quiere decir que ya no sirva o sea venenosa”.

La experta de la UNAM continúa la explicación y agrega que, aunque la cebolla puede producir bacterias en su proceso de descomposición, si no se pone en refrigeración cuando se ha cortado, “en realidad tiene sustancias que pueden ser usadas como desinfectantes”.

[“¡Bulo! // Las vacunas contra la COVID-19 no contienen células de fetos abortados”]

Una vieja desinformación

Las historias con afirmaciones falsas atribuidas a la cebolla han circulado en internet en varios idiomas y en Facebook, al menos desde 2012. En 2009, cuando se vivió la epidemia por la influenza H1N1, el diario estadounidense The Wall Street Journal verificó la misma historia sobre la familia que permaneció sana con el uso de cebollas en su casa.

En resumen, no existen pruebas científicas que sustenten que la cebolla absorbe bacterias o que previene que te contagies de un virus si las pones en tu casa, por lo que este dicho que ha circulado por décadas y ha sido compartido recientemente en redes sociales, es falso.


Este texto fue publicado originalmente en Animal Político. Y en Agencia Ocote la republicamos gracias a la alianza LatamChequea. Puedes leer la publicación original en este enlace.

[En Agencia Ocote estamos dando una cobertura especial a la crisis sanitaria provocada por la COVID-19. Revisa aquí todo lo que hemos publicado]

[Agencia Ocote forma parte de la red de fact-checking #LatamChequea, revisa acá las verificaciones de medios de toda Latinoamérica y España sobre el coronavirus]

Animal Político

También te puede interesar

CONTAMOS LA
REALIDAD DESDE MIRADAS DIVERSAS

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

ENCUÉNTRANOS EN NUESTRAS REDES

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.