Después de las tormentas
#COVID19
¿Qué sabemos sobre el uso de mascarillas FFP2 (N95) en embarazadas y su posible relación con el crecimiento fetal?
Por:

Un grupo de ginecólogas recomiendan que las mujeres embarazadas no utilicen mascarillas FFP2 (equivalentes a la N95) porque la captación de oxígeno y la eliminación de dióxido de carbono disminuyen al usarla muchas horas y puede afectar al feto. Sin embargo, esto no ha sido demostrado ni descartado. Republicamos esta nota de Maldita.es donde lo explican.


[Suscríbete a El Correo de Ocote para no perderte nuestras historias]

Han preguntado por una imagen con texto que circula por redes sociales y que afirma que “las mujeres embarazadas deben utilizar mascarilla quirúrgica” porque las FFP2 (equivalente a la N95, según la OMS) “pueden ocasionar restricción en el crecimiento fetal intrauterino”. Esta procede de una publicación en Instagram de Vithas, un grupo sanitario privado español, en la que tratan de dar respuesta a 12 preguntas relacionadas con la COVID-19 y el embarazo.

[Quizá te interese leer: ¡Bulo! “El uso prolongado de la mascarilla produce hipoxia]

El origen de la información que aporta la imagen es este documento, elaborado por un equipo de ginecólogas de la sanidad pública y privada de Galicia, España “ante los rumores y bulos que existen actualmente sobre la relación entre embarazo y la COVID-19″. En concreto, es la pregunta número 3 la que trata el tema del uso de mascarillas por parte de mujeres embarazadas: recomiendan las quirúrgicas frente a las FFP2 que, por norma general, deben reservarse para sanitarios y personas que están en contacto con pacientes de COVID-19 (aquí explicábamos las diferencias entre los diferentes tipos de mascarillas).

Según el grupo de ginecólogas las mascarillas indicadas para mujeres embarazadas son las quirúrgicas, ya que las FFP2 “han mostrado resistencia al flujo de aire” ya que “tras horas de uso, la captación de oxígeno y la eliminación de dióxido de carbono disminuyen” lo que repercutiría “en la circulación y oxigenación fetal pudiendo ocasionar restricción del crecimiento fetal intrautero”.

Naira González López, ginecóloga de la Unidad de Reproducción Humana Asistida del Hospital Vithas Vigo y una de las autoras del documento, explica a Maldita Ciencia que que estos hechos (aumento del dióxido de carbono y disminución de oxígeno en sangre) ocurran de manera prolongada repercuten en la perfusión feto-placentaria, un factor de riesgo para la restricción de crecimiento intrauterina.

Para afirmar lo anterior, González se basa en las conclusiones de estudios científicos (como este este) que sugieren que el uso prolongado de este tipo de mascarillas en mujeres embarazadas produce mayores alteraciones en los parámetros respiratorios que en las que no lo están, haciendo hincapié en el caso de mujeres sanitarias embarazadas encargadas del cuidado de pacientes infectados por coronavirus. La recomendación de los estudios en estos casos es evitar situarse en la primera línea del cuidado de enfermos por COVID-19. “La hipótesis de que una alteración en la oxigenación materna repercute en la oxigenación y el crecimiento fetal es la base para sugerir que las embarazadas no usen de manera prolongada este tipo de protección (FFP2) ni ocupen la primera línea en el contacto con los enfermos de COVID-19”, confirma Gónzalez.

Vicent Carmona, especialista en Obstetricia y Ginecología y presidente de la comisión de investigación Docencia y Ética del Hospital Francesc de Borja (Gandía), coincide en que la restricción respiratoria (aumento del dióxido de carbono y disminución del oxígeno en sangre) por uso continuado de mascarillas FFP2 y FFP3 ha sido estudiado. Sin embargo, añade que “que esto tenga consecuencias en el desarrollo fetal es otra cosa diferente” ya que “no se ha estudiado y por tanto no ha sido demostrado (ni descartado)”. 

Según Carmona, los casos de alteraciones del desarrollo fetal por problemas de hipoxia materna crónica se observan en mujeres con patologías pulmonares graves y son poco frecuentes. Por otro lado, aunque explica que “es muy poco probable que el uso ocasional de FFP2 (aunque sea varias horas al día) llegue a ocasionar problemas en el desarrollo del feto”, añade que, por prudencia, lo aconsejable es que las embarazadas eviten usar este tipo de mascarillas de forma continuada o muchas horas al día.

En situaciones habituales en las que no se pueda mantener la distancia de seguridad o en situaciones con aglomeración de gente o contacto con posibles personas contagiadas, Carmona recomienda usar mascarillas de tipo quirúrgico. “Para la vida ordinaria en casa o paseos no multitudinarios, mejor sin mascarilla”, añade.


Este texto fue publicado originalmente en Maldita.es. Puedes leer la publicación original en este enlace

[En Agencia Ocote estamos dando una cobertura especial a la crisis sanitaria provocada por la COVID-19. Revisa aquí todo lo que hemos publicado]

[Agencia Ocote forma parte de la red de fact-checking #LatamChequea, revisa acá las verificaciones de medios de toda Latinoamérica y España sobre el coronavirus]

TE PUEDE INTERESAR

Subir
La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.

 

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.