SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

En sede de empresa “Cursos de Eduardo Bolsonaro” venden productos con mensajes falsos y lemas golpistas

El año pasado, Eduardo Bolsonaro (PL-SP) creó una empresa de cursos y marketing que obtuvo ganancias de al menos R$ 600.000 (U$ 120 mil) en cuatro meses, según su declaración ante la Corte Electoral de Brasil. En marzo de este año, sin embargo, trasladó la sede de esta firma a un local sin identificación de “Eduardo Bolsonaro Cursos LTDA” y en el mismo domicilio de una tienda que vende objetos por internet con mensajes falsos y golpistas.

Crédito: Arte UOL ​​Juliana Dal Piva, columnista de la UOL e investigadora del CLIP, Alice Maciel y Laura Scofield, de Agência Pública El 18 de abril del año pasado, el …

Crédito: Arte UOL

​​Juliana Dal Piva, columnista de la UOL e investigadora del CLIP, Alice Maciel y Laura Scofield, de Agência Pública

El 18 de abril del año pasado, el diputado federal fundó la empresa para operar en el ramo de “producción de videos y programas de televisión”, “cursos” y “mercadeo”. La empresa se registró en São Bernardo do Campo, ciudad del interior de São Paulo, y, en marzo de 2023, y se trasladó a otra dirección en Caçapava, también en el estado paulista.

Eso es lo que revela la investigación  Mercenarios Digitales”, que busca rastrear el negocio de la desinformación en América Latina, realizada en alianza entre Agência Pública, UOL, otros 18 medios latinoamericanos, cinco organizaciones especializadas en investigación digital y estudiantes de un curso de maestría de Universidad de Columbia, bajo el liderazgo del Centro Latinoamericano de Investigación Periodística (CLIP).

Esta alianza periodística visitó el local de la tienda el 17 de mayo y no encontró ninguna referencia a la firma. Sin embargo, allí funciona la sede de “Camisetas Opressoras”, varias veces publicitada por Eduardo Bolsonaro en las redes sociales. La tienda vende en línea objetos como tazas y pegatinas con el lema “Brasil fue robado”, utilizado por los bolsonaristas en un intento de obtener apoyo internacional para la idea mentirosa de que las elecciones brasileñas fueron amañadas.

Luego de que una versión de esta nota fuera publicada el pasado 26 de mayo, Guilherme Boulos (PSOL-SP), diputado federal, y Simão Pedro (PT-SP), diputado estatal,  presentaron una solicitud a la Procuraduría General de la República para que investigara a la empresa Eduardo Bolsonaro Cursos Ltda y al diputado federal Eduardo Bolsonaro (PL-SP). Los parlamentarios piden que se investigue delitos de falsedad ideológica, improbidad administrativa y contra el orden fiscal.

Asociación con ex asesores parlamentarios

Según datos de la Cámara de Comercio de São Paulo, Eduardo Bolsonaro Cursos fue registrada con base en una carta elaborada por Lucimar Claudina dos Santos, secretaria parlamentaria en la oficina de Eduardo, en la Cámara de Diputados de Brasilia desde abril de 2021.

Poco después, el 29 de abril de 2022, el parlamentario admitió a su esposa, Heloísa Bolsonaro, como socia administradora del negocio (DOC Junta SP). El 3 de marzo de 2023 cambió su objeto social para incluir “comercio al por menor de prendas de vestir y accesorios” e informó al Directorio del cambio de domicilio a Caçapava (SP), exactamente al mismo domicilio de la empresa “Camisetas Opressoras” y de otra empresa de publicidad llamada Wiks.

En febrero de este año, Eduardo Bolsonaro Cursos Ltda también comenzó a vender souvenirs, como tazas, cuadernos y calendarios, a la militancia bolsonarista a través del sitio web “Bolsonaro Store”. La diversificación del mercado coincide con su cambio de domicilio de São Bernardo a Caçapava y su giro de negocio

La empresa Camisetas Opressoras, en los documentos, pertenece a Denise Bueno, esposa de Wilker Delkerson Amaral. Era empleado de la oficina del diputado estatal de São Paulo Gil Diniz (PL), conocido como “Carteiro Reaça”, aliado de la familia Bolsonaro y exasesor de Eduardo Bolsonaro en la Cámara de Diputados. El año pasado, la pareja de Wilker también realizó “acciones de activismo y movilización callejera” en la campaña del candidato: los dos recibieron R$ 1.500 cada uno, según datos de la Suprema Corte Electoral de Brasil.

Wiks Publicidade, cuyos socios son Wilker Amaral y Edmilson Rodrigues, sigue registrada en el mismo domicilio que las empresas de cursos de Eduardo y la de Camisetas Opressoras. Esta alianza periodística estuvo en la ciudad de Caçapava en la dirección de esas empresas. Al lado del intercomunicador hay un papel pegado con el nombre de los negocios que operan allí y los números de las habitaciones. La empresa Eduardo Bolsonaro Cursos Ltda no está en la lista.

Al llegar al lugar, Wilker Amaral, quien estaba allí, atendió a nuestros reporteros, pero, al ser consultado sobre Camisetas Opressoras, dijo que “no estaba autorizado” para hablar de la tienda, a pesar de que el dominio del sitio web de la empresa está a su nombre.

“Yo no soy dueño de la empresa. soy colaborador La empresa no está a mi nombre”, dijo. Cuando se le preguntó quién era el dueño de la empresa, Amaral insistió en que no podía hablar. “Entonces no estoy autorizado. No puedo hablar de la operación. No tengo permitido hablar contigo y no puedes decir nada sobre la operación. Lo que digo es que aquí está la empresa”, dijo. Al final, mencionó que la empresa sería de la mujer, “así que todo en casa”.

Ese día de nuestra visita a la sede, la esposa de Amaral, Denise Bueno, no estaba. La pareja vive en una casa a pocos metros de allí. Esta alianza buscó a Denise luego por teléfono, pero no respondió.

“Live de millones”

El sitio web de Camisetas Opressoras opera desde octubre de 2016. Sin embargo, la empresa recién se formalizó en la Junta Comercial (DOC JUNTA CAMISAS) el 18 de junio de 2021. Antes, la tienda operaba de manera informal.

Se dio a conocer en 2018 después de que la familia Bolsonaro comenzara a usar sus productos: Jair Bolsonaro vestía una de sus camisetas cuando fue apuñalado en Juiz de Fora (MG), durante su primera campaña electoral para la presidencia de Brasil. En las redes sociales hay varias fotos de Denise y Wilker con el expresidente.

Además de estar registradas en la misma dirección, las tres empresas también están conectadas por la proximidad de sus dueños. Durante el período electoral, en septiembre de 2022, Eduardo Bolsonaro estuvo allí, donde dejó autógrafos, tomó fotos y grabó videos de los productos. Todo fue compartido en las redes sociales del diputado y republicado en el canal de Instagram de Camisetas Opressoras. “Una visita ilustre para empezar bien nuestra semana. Sin palabras. ¡Gran día!”, decía el perfil de la empresa.

En varias publicaciones, “Camisetas Opressoras” informa que Eduardo Bolsonaro no cobra por los servicios de poster boy. “¡Ahora hay una conversación entre @bolsonarosp y la multitud de @flowpodcast y nos sorprendió esta publicidad súper gratuita! ¡Qué honor!”, dice la tienda en un video colgado en su perfil. En otra publicación, la empresa dice que siempre podría “contar con el apoyo” del diputado.

Aunque, oficialmente, no tiene conexión con la tienda, Eduardo incluso publicitó la taza “Brasil fue robado” en las redes de Camisetas Opressoras. En un video publicado el 10 de febrero de este año, por ejemplo, el parlamentario muestra cómo llegar al sitio web de la empresa. Desliza la pantalla mostrando los elementos. Entre ellos, aparecen la taza y las pegatinas con la consigna golpista: “Brasil fue robado”. El video, que según la publicación, tuvo “un público de millones”, tiene más de 3600 ‘me gusta’.

El término “Brasil fue robado” se convirtió en uno de los temas más sonados en ese país en Twitter cuando el consultor político Fernando Cerimedo y amigo de Eduardo, lanzó un live en el canal de YouTube de su sitio web, La Diario Derecha, con información falsa sobre las máquinas de votación electrónica.

El año pasado, Pública mostró que el hashtag #BrazilWasStolen fue ampliamente compartido desde la primera vuelta de las elecciones, a menudo junto con #BrazilianSpring, acuñado por el ideólogo de la ultraderecha estadounidense y mentor de Eduardo Bolsonaro, Steve Bannon.

Cursos difunden Fake News y traen estrellas del bolsonarismo

Desde hace algunos años, Eduardo Bolsonaro trabaja para importar a Brasil algunas de las estrategias utilizadas por la extrema derecha estadounidense. Una investigación de Agência Pública mostró que tuvo más de 77 reuniones con conservadores estadounidenses durante el gobierno de Bolsonaro.

Desde 2019, el congreso Conservative Political Action Conference (CPAC), un congreso de derecha lanzado en los EE.UU., se realiza en Brasil por iniciativa de Eduardo. Ese año firmó un acuerdo de cooperación con la American Conservative Union (ACU), el think tank que organiza el evento, para el “intercambio de conocimientos”. En 2020, fundó el Instituto Conservador Liberal (ICL), que pasó a organizar los CPAC en Brasil—ya se realizaron tres ediciones, en São Paulo, Brasilia y Campinas.

Los productos de Camisetas Opressoras también se han vendido en los stands de los eventos de la edición brasileña de los CPAC.

Desde el año pasado, inspirado por las conferencias ofrecidas en las CPAC, en su mayoría por ministros o secretarios del gobierno anterior, el parlamentario ha montado cursos, que vende a través de Eduardo Bolsonaro Cursos Ltda.

Uno de los profesores del curso “Formación esencial en política” es André Porciúncula, su socio en Braz Global Holding LLC, empresa fundada en marzo de este año en Texas, Estados Unidos, según reveló esta alianza periodística entre UOL, Agência Pública y CLIP. En el curso, Portiúncula habla como especialista en arte y defiende que la izquierda está tratando de destruir la fe y la moral cristiana para imponer sus ideales políticos.

Para “profundizar” en los temas, los disertantes recomiendan documentales de la productora conservadora Brasil Paralelo. En el módulo que imparte Porciúncula, por ejemplo, el curso recomienda el documental Cortina de Humo, que niega la deforestación y dice que un sobrevuelo de la Amazonía demuestra que es un “bosque preservado”.

Según Eduardo Bolsonaro, los cursos que produce su empresa buscan enseñar al público “lo más actual y más importante del conservadurismo” para que la gente no caiga “en ninguna trampa izquierdista”. “También te ayudará a ver todo el escenario, no solo en Brasil, sino en todo el mundo, cuando se habla de política”, explica el diputado en la introducción del material “Formación esencial en política”.

Además de lucrarse con la venta de cursos, Eduardo también gana dinero con la venta de libros. Las obras indicadas por los disertantes se venden en la “Livraria Eduardo Bolsonaro”, cuyo sitio web está registrado a nombre de la empresa Cedet-Centro de Desenvolvimento Profissional e Tecnológico LTDA, en Campinas, São Paulo. La librería y editorial Cedet gestiona varias bibliotecas virtuales para bolsonaristas.

Esta alianza periodistica buscó personalmente a Eduardo Bolsonaro para que diera su versión de estos negocios pero no quiso hablar. Le enviamos un cuestionario al respecto a su abogada, pero al cierre de esta nota no había respondido.

Descargue aquí un Glosario que precisa los significados de palabras o frases referentes a los fenómenos digitales usados en esta investigación

  
    
Mercenarios Digitales
    
      

Mercenarios digitales es una investigación de Chequeado (Argentina), UOL y Agência Pública (Brasil), LaBot (Chile), Colombiacheck y Cuestión Pública (Colombia), CRHoy, Interferencia y Lado B (Costa Rica), GK (Ecuador), Factchequeado (EEUU) Ocote (Guatemala), Contracorriente (Honduras), Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (México), Confidencial y República 18 (Nicaragua), Ojo Público (Perú), El Surti (Paraguay), La Diaria (Uruguay) y tres periodistas investigativas (Bolivia y España/Colombia); las organizaciones de investigación digital Cazadores de Fake News (Venezuela), Fundación Karisma (Colombia), Interpreta Lab (Chile), Lab Ciudadano (Honduras) y DFRLab (EEUU); y estudiantes del curso de maestría Using Data to Investigate Across Borders de la profesora Giannina Segnini (Universidad de Columbia EEUU), con la coordinación del Centro Latinoamericano de Investigación Periodística, CLIP. Revisión y asesoría legal: El Veinte.
Con apoyo financiero de Free Press Unlimited, el programa Redes contra el silencio (ASDI), Seattle International Foundation y Rockefeller Brothers Foundation.

    
  

También te puede interesar

CONTAMOS LA
REALIDAD DESDE MIRADAS DIVERSAS

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

ENCUÉNTRANOS EN NUESTRAS REDES

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.