#RadioOcote
Episodio 37//Bárbara Sacché, la tiktokera k’iche’
Por:

-GUION-

Bárbara Sacché: A esto le llamaré “el diario de una indígena”. Ya van como cinco videos que subo en tiktok con mi traje típico, en los cuales siempre mencionan estas cosas. Y ojo no es que yo sea una persona de que así, que flor tan sensible no se le puede decir nada, porque no es así. Y es que esto sobrepasa tik-tok, saben, es algo que vives todos los días. Y es la ¡discriminación!

Narración: Ella es Bárbara Sacché. Es k’iche’. Tiene 22 años. Vive en Huehuetenango.

Bárbara Sacche: Mencionan siempre cosas como que por qué no estoy en la tortillería, que la patrona me va a cachar en su cuarto. Entre otras cosas. Ya me siento en la novela simplemente maría. Y es que todo trabajo es digno. Pero lo que no entiendo es por que si ven una persona indígena lo relacionan rápido con eso y lo hacen sentir como que ustedes están hasta acá y uno está hasta acá…

Narración: Bárbara es también una tiktoker. Desde el 2019, supo apropiarse del lenguaje de la red social que potencia la brevedad, la agilidad y el humor. Comparte material sobre su idioma, identidad y sobre la indumentaria maya en su serie “Diario de una indígena”.

Bárbara Sacché: Vamos a aprender los sabores. “Dulce” se dice Ki’, Ki’. “Salado” se dice Tza. Tza, Tza, Tza. Solo Tza. “Ácido” se dice Ch’am, Ch’am A veces me dicen que no escuchan las vocales, pero creo que es porque lo pronuncio rápido. Si lo dijera despacio sería Ch—am. Pero ya rápido Ch’am. Pero igual no ignoren a la “A”. Lo único que debemos ignorar, son las indirectas de nuestros ex y los mensajes también.

Narración: TikTok, fue creada por la firma china de tecnología ByteDance, es una red social que permite a sus usuarios grabar, editar y compartir videos cortos; entre 15 y 60 segundos; en loop, con la posibilidad de añadir fondos musicales, efectos de sonido y filtros o efectos visuales. El contenido de Bárbara acumula cientos de miles de vistas. Medios guatemaltecos como Soy502 y Guatemala.com, e internacionales como AJ+ hablan de ella. Otros líderes mayas también la aplauden y dicen que es importante que su generación —como lo han hecho las anteriores— se adueñen de su cultura y ayuden a mantenerla viva. Pero le tomó años superar la violencia racial que sufrió de niña, antes de causar furor en redes con su gracioso y amable tono.

Bárbara Sacché: En serio, lo único que deben ignorar son las indirectas de los ex. No estoy llorando (…) nta.

Narración: Soy Alejandro García, periodista de Agencia Ocote y hoy te contaré cómo Bárbara Sacché hackea las redes sociales y el racismo.

***

Escucha también: La sublevación de dos hermanas k’ichés

Quizás te interese leer: Un hombre con tres demonios que este país siempre ha querido quemar

***

Narración: Bárbara Sacché Sacché nació el 10 de diciembre de 1997 en San Andrés Xecul, Totonicapán. En donde, según el censo un 97% de su población se identifica como maya y un 96% habla k’iché’. En 1999, cuando ella tenía apenas dos años, toda la familia se mudó a Huhuetenango, porque Pedro Sacché Herrera, el papá de Bárbara, podía conseguir allí los permisos para su negocio de juegos pirotécnicos. En Huehutenango el 64% de la población es maya, pero, Bárbara era la única niña indígena en su escuela. O al menos la única que usaba corte. 

Bárbara Sacché: Yo miraba las otras niñas y miraba que las niñas no eran igual que yo.

Narración: Las demás niñas eran mestizas, dice Bárbara. Además…

Bárbara Sacché: Se vestían diferente, quizás hablaban con más fluidez el español. En mi caso no era así porque yo hablaba pues otro idioma, o tenía los dos.

Narración: Las niñas la excluían de actividades, de trabajos en grupo. No jugaban con ella. No le hablaban siquiera.

Bárbara Sacché: Sí son como muchas situaciones, ¿sabés? O sea, una vez recuerdo que estaba en tercero primaria y yo iba pasando como que estábamos así en media luna, algo así, y yo quería pasar al otro extremo de la clase y de la nada una niña vino y me jaló el pelo, pero así de la nada. O sea, yo (…) pues yo nunca he sido conflictiva, ni nada. Apenas y hablaba en la clase. Ni siquiera me atreví a preguntarle porque me daba miedo (ríe nerviosa). Ya después sí han sido como rechazos de que simplemente no me hablaban, no querían estar conmigo.

Narración: En los recreos se quedaba en clase, leyendo, dibujando. Las maestras trataban de incluirla. Era buena alumna.  “Sacaba cienes”, cuenta. Y desde ahí empezó a cuestionar su identidad, su herencia cultural.

Bárbara Sacché: Realmente sí era un poco complicado porque era así, “Yo no sé por qué yo utilizo esto o, ¿por qué no nací siendo blanca?” o algo así. Ese tipo de ideas se te meten en la cabeza cuando ves por esas razones es que no te incluyen.

Narración: La antropóloga social y periodista q’iché’ Irmalicia Velásquez Nimatuj escribió que el valor de los seres humanos, “en el actual sistema económico mundial, lo configuran varios factores, como el color de la piel. El valor más alto lo posee la blancura. La blancura ha sido convertida en una aspiración”, escribe.

Bárbara Sacché: Entonces siento que sí realmente me empecé a rechazar a mí misma. En toda la primaria solo tuve una amiga y entonces gracias a ella pues sí como me pude involucrar un poquito en los temas de cuando hacíamos equipo, hacíamos ciertas tareas, gracias a ella es que todavía me pude incluir, pero o sea fue poco. Ya cuando yo sí era más grande sí me costaba mucho relacionarme mucho con los otros niños.   

Narración: Jennifer era su mejor y única amiga.

Bárbara Sacché Es que realmente ella fue (…) o sea, no sé cómo ella se acercó a mi. Pero como que ella sabía que los demás niños no me aceptaban a mí, porque recuerdo que en los recesos (…) yo no le decía que no saliéramos, pero ella me decía, “No, mejor quedémonos en la clase” y teníamos un cuaderno de dibujos y literal todos los recesos era empezar a dibujar y pintar y llenábamos nuestro cuaderno, por lo mismo que sabía que los demás niños pues nunca me jalaban en los juegos

Narración: En casa se sentía bien con quién era, dice. Pero en la escuela, lejos de la protección y compañía de Jennifer, ella seguía sintiéndose mal (Red de Redes). Esta es la presentación que hizo Bárbara para la comunidad de jóvenes Nueva Narrativa, realizado de forma virtual el pasado 6 de mayo. En la transmisión Bárbara mostró algunas fotografías de cuando era niña, en su colegio. Muestra una donde aparece, en un acto escolar, con uniforme. Pero en vez de la falda lleva corte; en vez de zapatos de charol, como los de las otras niñas, va en sandalias. La violencia racial, la discriminación, las burlas, minaron con su autoestima.

Bárbara Sacché: Fue hasta sexto que ya le pedí a mi mamá que hiciera falda y la blusa y todo. Entonces si me hicieron el uniforme y todo, pero sí tuve que dejar mi indumentaria. Entonces sí me dolió porque realmente en mi casa pues yo me siento cómoda con mi ropa y con quién soy, pero ya cuando salía era el problema.

Narración: Ella es la cantante kaqchikel Sara Curruchich. En el primer episodio de nuestra serie Las Recias, la entrevistamos. Sara vivió lo mismo. Ella cuenta cómo también, ante la presión y el rechazo, escondió su identidad. Para Sara el asedio no se detuvo ahí. Tampoco para Bárbara.

Bárbara Sacché: Es que realmente yo veía que me miraban y, o sea, una cosa era como que el hecho de, pues, utilizar indumentaria, otra como que el hecho de que, bueno, como que (…) o sea de que, como que de me miraban y me miraban así de que yo no tenía nada que aportar, ¿sabés?Realmente no me sentía cómoda con quien era. Entonces yo sí sentía yo como un castigo llevar mi indumentaria. Incluso yo no decía abiertamente, “Ah, yo soy indígena mis papás hablan kiché”, o sea, a mi me daba vergüenza y me avergüenza decir que me daba vergüenza (risas). Pero sí me daba vergüenza decirlo. Entonces realmente siento que eso fue lo que hizo que, pues, mi autoestima estuviera por los suelos siempre.

Narración: En el libro “La metamorfosis del racismo en Guatemala”, la socióloga, politóloga e historiadora Marta Elena Casaús, presenta la definición de racismo del escritor y ensayista francés, Albert Memmi. Él la define como, “la valorización generalizada y definitiva de unas diferencias biológicas y culturales, reales e imaginarias, en provecho del acusador y detrimento de su víctima, con el fin de justificar un sistema de dominación”. Bárbara describe su transformación de la siguiente forma: entendí, me amé, me perdoné.

Bárbara Sacché: Siento que fue más cuando entré a diversificado. Porque, como que me topé con personas que realmente me enseñaron como a amarme a mí misma, o que me aceptaban y que decían, “Es que qué bonito tu traje, es que deberías utilizarlo más”. Entonces, sobre todo mi mejora amiga que se llama Krasly, igual, yo solo tuve una mejor amiga en diversificado. Pero ahí las demás personas sí me aceptaban. Entonces, ella siempre me decía como que me hablaba sobre el amor propio y yo debía aceptarme o que estaba bien. O más que nada, que debíamos ser fiel con nosotros mismos. Con nuestros ideales, con quién éramos. Entonces siento que todas esas palabras hicieron que yo cambiara, ¿sabés?

Narración: El cambio fue gradual. No volvió a usar su indumentaria de inmediato. Pero se preguntó por qué necesitaba la aceptación de los demás, por qué esconderse, si en algún momento la gente se iba a enterar de que era indígena.

Bárbara Sacché: Sí, sentía de que no estaba siendo fiel conmigo misma.

Narración: En la casa de Bárbara se habla k’iché’. Siempre. Dice que, si bien sus padres no le dijeron explícitamente que debía hablarlo, el oírlo en casa le hizo saber que era parte de ella, que debía aprenderlo. A pesar de la hostilidad, sabía que era importante proteger su identidad.

Bárbara Sacché: Pero es una realidad. Y siento que como yo hay muchos jóvenes, entonces siento que realmente es como muy importante volver a nuestras raíces y por eso es que por eso yo después yo sí me sentía mal escondiéndome y decía, “Bueno es que esto es lo que soy y está bien, ¿no?” y siento que debía como abrazar lo que soy y ya. No tener miedo.

Narración: En el 2018 Bárbara empezó a estudiar Administración de Empresas en la Universidad Mariano Gálvez, en la sede de Huehuetenango. Desde el primer día de clases, volvió a usar su indumentaria. Tres años después, en el 2018 abrió su cuenta de Tik Tok. Y en mayo del 2019 Bárbara subió el primer video usando su indumentaria y bailando I Feel Good (Me siento bien) de James Brown.En la publicación escribió, “Solo sé tu misma y las personas correctas llegarán a tu vida”. Su cuenta de Tik Tok tiene 60 mil seguidores. Más después del corte.

***Pausa Radio Ocote***

Narración: Lo que escuchan es un video del controversial YouTuber Luisito Comunica, durante su visita en Guatemala. Y él es Alan Estrada, YouTuber del canal Alan X El Mundo. Dice Bárbara que siempre le han gustado las redes sociales, que en un momento quiso ser YouTuber y quería viajar y hacer material como el de Luisito y el de Alan.

Bárbara Sacché: Entonces ya después descubrí Tik Tok y, de hecho, pues solita lo descubrí, no sé ni cómo. Y realmente me gustaba como todas las tendencias que estaban.

Narración: Esta es la primera publicación de Bárbara Sacché en Tik Tok, cuando aún no usaba su indumentaria maya en sus publicaciones. Salía, pues, en jeans y playera. Sí. Pimpinela. Sale Bárbara cantando la canción “A esa” del dueto Pimpinela. Este es el segundo. Es ella, o más bien, sus manos. Bárbara dibujó símbolos o la letra de “Dime quien ama de verdad” de Beret y Karen Méndez. El símbolo del infinito, un reloj, etc. En redes hay cientos de videos como este. Bárbara siguió una tendencia, capturó el lenguaje tik tok. Al principio, era pura diversión.

Bárbara Sacché: Y ya después como se desencadenaron los demás.

Narración: Y así, Bárbara cantaba canciones de Ozuna, imitaba diálogos de Monsters Inc. y la película del Grinch, documentaba un día de clases. Pero aún no había una sola mención de su identidad, de ella como joven, mujer maya k’iché’. 

Bárbara Sacché: Y ya después cuando te digo que yo me sentía bien con quien era, fue que dije, “Bueno, pues, o sea, ya me siento cómoda con quién soy y no me da miedo, ¿sabés?”

Narración: Dice Bárbara que ella solo subía videos, de forma casual, sin pensarlo mucho. Pero claro, parte de su realidad es usar la indumentaria maya. “Eventualmente”, dice, “iban a aparecer en mis videos”. Y allí cambió todo.

Bárbara Sacché: Me recuerdo bien de una persona que era de España y que me preguntaba de que qué era lo que tenía puesto. O sea, él lo preguntó de una manera muy educada y había, otros que decían que por qué me ponía cortinas o comentarios así. Entonces fue ahí que ya yo subí un video como que mostrando la indumentaria o las partes de la indumentaria y diciéndoles de qué país eran, verdad.

Narración: Pero también recibió insultos y comentarios racistas. Que cuidado la cachaba la patrona, que dame dos quetzales de tortillas, María. Bárbara respondió con “Diario de una indígena”.

Bárbara Sacché: Diario de una Indígena parte 2. Ratata. Ya en serio. Hoy voy a hablarles de cómo ha sido mi vida siendo la única niña indígena en la escuela, en la iglesia y en todas partes.

Narración: Acá otra jornada del diario.

Bárbara Sacché: Cuando veo este comentario lo primero que pienso, “¿Es tan difícil ver una persona indígena superarse?”.

Narración: Bárbara también hace pedagogía: enseña a decir los números en k’iché’, animales en k’iché’, el uso de la glotal en idiomas mayas, explicando el protomaya (la lengua primigenia de donde provienen los idiomas mayas). Al momento que fue realizado este podcast, los videos de Bárbara en Tik Tok suman más de 400 mil likes.

Angelina Aspuac: Prácticamente nos ha tocado a cada generación conservar, proteger, defender los elementos que componen nuestra existencia.

Narración: Ella es Angelina Aspuac. Tiene 43 años y es parte del Movimiento Nacional de Tejedoras. El Movimiento empezó en el 2014 una batalla legal para que se reconozcan los derechos intelectuales colectivos de los pueblos indígenas, sobre el uso de patrones y diseños de la vestimenta maya. A ella le pregunté sobre la importancia de que esta nueva generación, la de Bárbara, resista y defienda su cultura.

Angelina Aspuac: Nos ha tocado defenderla consciente e inconscientemente a través de la cotidianeidad, de lo que hacemos, de lo que nos ponemos de lo que defendemos; se va construyendo comunidad. Entonces a cada generación nos toca. Les ha tocado a nuestros ancestros heredarnos a nosotros y para algunas y algunos que somos medio jóvenes todavía, a estas alturas, pues nos tocó, en nuestra pre adolescencia, adolescencia y juventud conservarla con nuestras vidas, con el (…) con también el interés que tenemos por cuidar lo que somos, por no renunciar a lo que (…) a lo que somos.

Narración: Angelina fue una de las protagonistas de nuestra serie Las Recias, en el episodio de empresarias.

Angelina Aspuac: Me parece que es una tarea muy buena que los jóvenes hoy día pueden hacer, tomando en cuenta el acceso que hay en internet. Hay muchísima información que podemos encontrar. Entonces creo que es un buen mecanismo para ir posicionando un poco acerca de lo que los pueblos indígenas vivimos.

Narración: Resalta además la importancia de que su generación y otras generaciones, acompañen a los jóvenes, les ayuden y acuerpen.

Angelina Aspuac: No la conocía y pues, en principio me divertí mucho, me parece que es una gran chica que me refleja la energía que lleva dentro. Es bueno ver a la juventud hacer uso de esas redes sociales, posicionar su idioma, su propia forma de vestir y pues los pueblos no es solo es nuestro idioma y la forma que nos vestimos, sino que es toda una cosmovisión, una forma de vivir, de existir y de hacer comunidad, es bueno que el mundo lo conozca y pues qué bueno que Bárbara, siendo una chica maya, se vista como tal y salga como tal en redes sociales sin avergonzarse

Tzutu Kan: Yo creo eso es bien importante para los jóvenes, saber eso, reivindicar nuestro idioma, nuestra cultura, la comida, las vestimentas (…)

Narración: Él es el rapero tzutujil, Tzutu Kan

Tzutu Kan: Y eso es lo que deberían hacer los gobiernos, apoyar a estos jóvenes para que sigan en estos proyectos muy muy importantes. Ella debería de recibir recursos para hacer eso.

Narración: Tzutu además resalta cómo Bárbara promueve su cultura, la cultura maya.

Tzutu Kan: Hay una gran generación ahorita, usando las redes sociales como promoviendo la cultura y eso es bien, bien importante.

Narración: Dice el rapero que cuando Bárbara usa medios y elementos de su generación —Tik Tok y otras redes sociales— no solo ayuda a difundir la cultura maya a más personas, sino la combina con nuevos espacios y elementos culturales. Justo como él hizo, combinándolo con el rap, o cómo lo hizo Sara Curruchich con el folk. Y como ellos, como Bárbara, hay muchos más.Escuchan un episodio de “Ni de aquí ni de allá”, una productora independiente de San Juan Ostuncalco que graba y produce cortometrajes protagonizados por jóvenes del municipio y que buscan retratar su vida y costumbres. Hasta ahora, sus videos suman 30 millones de vistas. Ella es Chumilkaj, cantante kaqchikel de San Juan Comalapa, Chimaltenango. Este año lanzó su disco debut. Y ellos son Pajch’uj Tzij o Poesía Loca, un grupo de rap de San Juan La Laguna, Sololá. Cantan en tzutujil.

Bárbara Sacché: Pues al principio me inspiró y ya después sí me sentí un poquito abrumada…

Narración: Bárbara reconoce su responsabilidad; y siente la obligación de formarse. Ya tiene la plataforma y los seguidores. La quinta entrega de “Diarios de una indígena” alcanzó casi el medio millón de visitas. Pero también hay gente que quiere que ella use su plataforma para denunciar el racismo estructural y que adopte una posición, más contundente quizás.

Bárbara Sacché: He visto algunos comentarios de que algunas personas que se sienten inconformes de que cuando yo hablo sobre discriminación (…) algunas personas quisieran que yo lo hiciera de alguna manera en la que (…) pues como que yo estuviera atacando a la otra parte, ¿sabés?

Narración: Pero dice que no quiere usar su plataforma de esa manera.

Bárbara Sacché: Quizás ellos creen que yo hago, o bueno, doy esta información como de una manera tranquila, como para tener la aceptación de ambos lados. Y realmente no es eso, simplemente es el hecho de comunicar.

Narración: Pero Bárbara, sí busca pelear contra la discriminación y el racismo. Lo critica abiertamente en sus videos.  Evita la confrontación porque prefiere comunicar su mensaje como acaban de escuchar, “de una manera más tranquila”. ¿Por qué usar el registro del humor ante un tema tan serio? Porque es parte de ella. “Así soy”, dice. La misma Angelina Aspuac señala que el humor de Bárbara, su accesibilidad, su calidez y creatividad, podrían, en parte, explicar su éxito.  Pero Bárbara sabe que la gente la está viendo. Es decir, sabe que tiene una responsabilidad. La responsabilidad de siempre exigir igualdad y reprobar la discriminación. A pesar de ofrecer un contenido “ligero”, digamos, quiere ser muy precisa. Y admite que ha cometido errores. En el 2019 aún le decía a su indumentaria “traje típico”. Siete meses después lanzó este video:

Bárbara Sacché: El otro día una chica me dijo, “Oye Bárbara estás utilizando mal un término”. Y yo así de, “Perdón, pero sí yo me lo sé todo”. No es cierto, no me lo sé todo. Incluso pienso que siempre estamos en un constante aprendizaje, entonces, pues, vamos a aprender juntos. El término que estaba utilizando mal era el de “traje típico” porque en realidad es “indumentaria maya” o “traje maya”. Y les voy a decir por qué ya no se considera “traje típico”. Porque el traje típico hace más referencia a algo folklórico y no lo es. Debe llamarse “indumentaria maya o traje maya” porque en realidad esto es una obra de arte ya que expresa la creatividad, los conocimientos y la simbología de cada comunidad indígena. 

Narración: Desde entonces Bárbara acude a libros y al internet. Consulta también con sus padres sobre la correcta pronunciación de las palabras.

Bárbara Sacché: Aunque a veces sí se burlan un poquito porque como que nuestro acento es un poquito diferente.

Narración: Pero todo esto la motiva a mejorar. Recuerda en especial, y con cariño, un comentario que recibió.

Bárbara Sacché: Recuerdo el de un joven que, bueno, no fue un comentario, sino que el vino me escribió a Instagram y me dijo que a él le hubiera encantado como ver ese tipo de videos o ese tipo de mensajes antes, porque antes pues él también no se sentía bien con quién era. Entonces de haber visto esos videos él como que le hubiera subido más la autoestima o se hubiera sentido mejor. Sí, yo le dije que ojalá yo hubiera subido esos videos antes.

Narración: Bárbara Sacché no alcanza los números estratosféricos que tienen otras tiktokeras, esas que superan el millón de seguidores como Gaby Asturias o Kimberly Flores quienes, además, son modelos. Pero ha formado una comunidad fiel y nutrida. Pero lo más importante para ella es su identidad, su cultura.

Bárbara Sacché: Realmente ver que las personas ya no te limitan simplemente por ver que eres indígena, sino que realmente pueden ver que tú puedes lograr grandes cosas y que la ropa o que la etnia a la que pertenezcas pues no significa que no puedas hacer cosas, sabes. Entonces siento que esas cosas son las que más me han hecho feliz y me han motivado. Realmente se ha despertado ese deseo en mi, de querer aprender. Realmente no tenemos acceso a ese tipo de información y siento que esto es que nos toca a nosotros buscar, verdad, entonces siento que estoy en esa etapa en la que quiero aprender y deseo aprender para realmente conocerme bien.

Créditos

Investigación: Alejandro García y José Monterroso

Guión: Alejandro García

Edición de guion: Alejandra Gutiérrez Valdizán

Locución: Alejandro García

Montaje y diseño sonoro: José Monterroso

Ilustración: Maritza Ponciano

Música: Juancarlos Barrios

[¿Extrañas recibir correspondencia? ¡Suscríbete a El Correo de Ocote! para hallar nuevas formas para ver y reflexionar sobre la realidad.]

TE PUEDE INTERESAR

Subir
La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.

 

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.