#ReseñasOcote
Mapa de otros mundos / Rodrigo Fuentes
Por:

Rodrigo Fuentes es una referencia entre los nuevos narradores contemporáneos guatemaltecos, este libro, recientemente publicado por Sophos, se plantea como una novela de no ficción sobre el aparato de justicia guatemalteco, de ese laberinto kafkiano habla esta reseña.


Desde su primera colección de relatos encadenados, Trucha panza arriba (Sophos, 2016), Rodrigo Fuentes dejó en claro que su apuesta literaria es el compromiso con la calidad del relato. Con Mapa de otros mundos (Sophos, 2022) levanta la apuesta, reafirmando la confianza del lector de estar frente a una voz original que se está consolidando como una de las mejores de su generación, con mucha tinta por delante.

Mapa de otros mundos es un libro que es muchos libros a la vez. En principio trata sobre la investigación de la CICIG – MP del caso Transurbano, que provocó que su padre, el economista y político Juan Alberto Fuentes Knight, fuera capturado y procesado junto al expresidente Álvaro Colom y el resto de su gabinete de gobierno, por haber aprobado el subsidio al sistema prepago de transportes en el 2009. Sin entrar en detalles del caso, para que sea cada lector el que forme su opinión, Rodrigo coloca frente a nosotros un sistema de justicia kafkiano, que castiga antes de preguntar, que se enceba con el desgraciado que cae en sus redes, y limita la acción de los acusados a un silencio acusatorio cuya divisa es la culpabilidad no demostrada.

“Me dieron ganas súbitas de frenar al Juez con un gesto, tomarlo del brazo, decirle: Señor Juez, ¡por favor mire los argumentos! Mi papá es un hombre honesto y riguroso, ¡por favor mire bien los indicios! Era absurdo y a la vez me tuve que aguantar.”


Puedes adquirir acá el libro Mapa de otros mundos, de Rodrigo Fuentes, editado por Sophos en 2022.


Entrelazando la sucesión de ires y venires entre juzgados, allegados, y la cárcel de Mariscal Zavala, arma una narración superpuesta sobre la vida de su abuelo, el malogrado líder socialdemócrata Alberto Fuentes Mohr, acribillado frente a la Escuela Politécnica en pleno apogeo del horror urbano desatado por el gobierno de Lucas García.

Pero también es la historia de su propia relación con su padre, y en esto es quizás donde el autor logra las cotas más altas, porque puede leerse como una larga epístola que nos remite a la Carta al padre de Kafka, llena de reclamos y dudas en su búsqueda de comprensión de la figura paterna, con sus aciertos e incongruencias. Le dice Kafka a su papá, “habías llegado tan alto, solo y por tu propio esfuerzo, que tenías confianza absoluta en tu opinión. Sentía una enorme admiración por ti, sobre todo cuando yo apenas era un joven en formación”, y por momentos parece que Rodrigo le dice lo mismo a su propio padre.

Cabe resaltar las voces femeninas que atraviesan la novela, y que funcionan como pegamento de la narración. A su manera, y quizás sin quererlo, Rodrigo hace un homenaje merecido a las mujeres de su familia, cuatro generaciones (su bisabuela, su abuela, su madre y su esposa) que plantaron los pies en la arena, y se convirtieron en la fuerza opuesta a la marea de sangre, exilio, traiciones e injusticias, que por un siglo han sido el sino de su familia.

¿Qué sacamos en limpio al terminar la novela? Puede que para algunos resulte en grietas en el corazón de sus certezas, aquello que dábamos por verdad y que ahora resulta haber sido en parte un espejismo en el desierto. Puede que para otros sea un caballo de batalla para denostar. O puede que nos quedemos con el vacío que significa luchar en un país cada vez más a la deriva, cuya historia está plagada de momentos para olvidar, pero cuya inercia (y aquí otra vez las manos de las mujeres son las que mantienen el motor andando) nos hace pensar que por una suerte de milagro podemos tener un mejor futuro.

A fin de cuentas la vida es más que un rompecabezas, escribe Kafka, y uno lee este libro y piensa: pues sí, solo que en Guatemala parece que al rompecabezas le faltan piezas.

[Te puede interesar: El cuaderno del fin del mundo de Vania Vargas, una reseña de Alessandro Spillari]


Alessandro Spillari

Ingeniero químico y generoso lector. Ha colaborado en distintas revistas culturales reseñando sus lucturas.


Las opiniones emitidas en este espacio son responsabilidad de sus autores y no necesariamente representan los criterios editoriales de Agencia Ocote. Las colaboraciones son a pedido del medio sin que su publicación implique una relación laboral con nosotros.

TE PUEDE INTERESAR

Subir
La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.

 

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.