Después de las tormentas
Mongabay Latam
Estudio halla un gran potencial en los huertos urbanos para alimentar a ciudadanos
Por:

Investigadores del Instituto de Alimentos Sostenibles de la Universidad de Sheffield en el Reino Unido concluyeron que, si los huertos urbanos cubrieran solo el 10% de los espacios verdes de la ciudad, proporcionarían al 15% de la población local las cinco porciones diarias recomendadas de frutas y verduras.


La agricultura urbana tiene un gran potencial no aprovechado, según un nuevo estudio. Investigadores del Instituto de Alimentos Sostenibles de la Universidad de Sheffield en el Reino Unido utilizaron su ciudad natal como un caso de estudio para examinar el potencial de expansión de la producción de alimentos en las ciudades.

Mapearon la ‘infraestructura verde’ (parques, jardines, bordes de carreteras y áreas boscosas) y la ‘infraestructura gris’ (como edificios en la ciudad de Sheffield) utilizando conjuntos de datos de alta resolución espacial de Ordnance Survey y Google Earth. Eso les permitió determinar que, si los jardines cubrieran solo el 10% de los espacios verdes de la ciudad, esos jardines proporcionarían al 15% de la población local las cinco porciones diarias —las ‘cinco al día’— de frutas y verduras.

La pauta de ‘cinco al día’ se basa en la recomendación de la Organización Mundial de la Salud de que las personas consuman “un mínimo de 400 g de frutas y verduras cada día (excluidas las papas y otros tubérculos con almidón) para la prevención de enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas, cáncer, diabetes y obesidad, así como para la prevención y el alivio de varias deficiencias de micronutrientes, especialmente en los países menos desarrollados”.

Según Jill Edmondson, científica especializada en el estudio del medio ambiente de la Universidad de Sheffield y autora principal de la investigación que detalla los hallazgos del equipo publicados en la revista Nature Food, los huertos urbanos no son solo un medio para proporcionar alimentos nutritivos a los habitantes de la ciudad, sino también una forma de mejorar la seguridad alimentaria. Solo el 16% de las frutas y el 53% de las verduras que se consumen en el Reino Unido se cultivan en el país.

“En este momento, el Reino Unido depende por completo de complejas cadenas de suministro internacionales para la gran mayoría de nuestras frutas y la mitad de nuestras verduras, pero nuestra investigación sugiere que hay espacio más que suficiente para cultivar lo que necesitamos en nuestros hogares”, dijo Edmondson en un comunicado. “Incluso cultivar un pequeño porcentaje de la tierra disponible podría transformar la salud de las poblaciones urbanas, mejorar el medio ambiente de una ciudad y ayudar a construir un sistema alimentario más resistente”.

La ciudad de Sheffield abarca unas 36,800 hectáreas y la infraestructura verde de la ciudad cubre 10,600 hectáreas. Esa cifra, según Edmondson y sus colegas, está aproximadamente en línea con la cantidad promedio de espacios verdes en las ciudades del Reino Unido.

Sally Edmondson en un huerto urbano. Fotografía: Cortesía Sally Edmondson.

Las parcelas urbanas (parcelas de tierra alquiladas específicamente para la producción hortícola) comprenden aproximadamente el 1.3% de la infraestructura verde de Sheffield, mientras que los huertos domésticos ocupan actualmente otro 38%. Esas áreas tienen el potencial inmediato para comenzar a cultivar alimentos, si es que aún no lo han hecho.

Los investigadores escriben en el estudio que identificaron 1,192 hectáreas adicionales, o aproximadamente el 11% de la infraestructura verde de la ciudad, que es “potencialmente adecuada para el cultivo de parcelas urbanas”, así como 404 hectáreas adicionales, o el 4% de espacios verdes, que podría usarse “para el cultivo de jardines comunitarios”.

En total, los investigadores calcularon que hay alrededor de 98 metros cuadrados por residente de Sheffield que podrían destinarse a la ‘horticultura’: 71 metros cuadrados en huertos domésticos y parcelas y 27 metros cuadrados en otra infraestructura verde. Si todo este espacio verde se utilizara para cultivar alimentos, podría abastecer con sus ‘cinco al día’ a aproximadamente 709 mil personas.

Los investigadores señalan que esta estimación se encuentra en el límite superior de la tierra disponible para convertirse en horticultura, ya que todos los espacios verdes que identificaron podrían no ser adecuados para la jardinería.

Aun así, señalan que si incluso una cuarta parte de esa área pudiera convertirse en jardines, eso equivaldría a los 23 metros cuadrados per cápita que se utilizan actualmente a nivel nacional para la producción hortícola comercial en el Reino Unido.

Es más, los investigadores encontraron que dedicar un 10% —una cifra aún más realista— de los huertos domésticos y otros espacios verdes disponibles a la producción de alimentos manteniendo las asignaciones de tierra actuales, podría proporcionar a 87,375 personas, el 15% de la población de Sheffield, suficientes frutas y verduras para una dieta saludable.

La mayor parte de la infraestructura verde de Sheffield se encuentra en áreas suburbanas, pero Edmondson y sus coautores también analizaron el potencial de la ‘horticultura sin tierra’ en los techos, que podría utilizar métodos como la hidroponía, en la que las plantas se cultivan en una solución de nutrientes en lugar de suelo o acuaponía, que combina la crianza de animales acuáticos con la hidroponía.

Huerto urbano en Sheffield. Foto: Cortesía Sally Edmondson.

Según el estudio, el centro comercial de la ciudad de Sheffield abarca 229 hectáreas, con edificios que cubren el 58% de esa área y techos planos que podrían ser el sitio de operaciones hortícolas sin tierra cubriendo el 24%. (Nuevamente, los investigadores advierten que está estimación se encuentra en el límite superior del área disponible, ya que no todos los techos planos serán utilizables).

Eso equivale a solo 0.5 metros cuadrados por residente de Sheffield, pero los investigadores dicen que los altos rendimientos posibles con los sistemas de producción sin tierra podrían permitir que esos espacios contribuyan con cantidades sustanciales de frutas y verduras.

“Se necesitará un cambio cultural y social significativo para lograr el enorme potencial de crecimiento de nuestras ciudades, y es crucial que las autoridades trabajen en estrecha colaboración con las comunidades para encontrar el equilibrio adecuado entre los espacios verdes y la horticultura”, dijo en un comunicado Duncan Cameron, director del Instituto de Alimentos Sostenibles de la Universidad de Sheffield y coautor del estudio. “Pero con una gestión cuidadosa de los espacios verdes y el uso de la tecnología para crear redes de distribución, podríamos ver el surgimiento de ‘ciudades de alimentos inteligentes’, donde los productores locales apoyen a sus comunidades con alimentos frescos y sostenibles”.


Este texto fue publicado originalmente en Mongabay Latam. Puedes leer la publicación original en este enlace.

Mongabay Latam es un medio de comunicación que cubre las historias ambientales más importantes de Latinoamérica. Trabaja con alrededor de 40 corresponsales en la región. Ha ganado junto al diario El Deber el premio Rey de España (2019), ha recibido dos menciones honoríficas de la Sociedad Interamericana de Prensa (2017 y 2020) y ha sido finalista dos veces del Premio Gabo (2016 y 2020). Sus investigaciones y reportajes colaborativos y transnacionales con un enfoque científico son republicados por los medios de comunicación más leídos de América Latina.

TE PUEDE INTERESAR

Subir
La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.

 

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.