Después de las tormentas
COVID-19
No, la variante Delta no es un nuevo virus, como afirmó Mario Rosales
Por:

La Organización Mundial de la Salud ha determinado que el virus SARS-CoV-2, que produce la enfermedad COVID-19, ha presentado variantes en su estructura, lo cual permite que se propague con más facilidad y que se agraven sus síntomas. Delta es una de estas variantes. Un periodista guatemalteco aseguró que autoridades de Estados Unidos catalogan esta variante como un “nuevo virus”. Esto es falso.


El 30 de julio, el periodista Mario Rosales publicó en su cuenta de Twitter (donde tiene más de 30 mil seguidores) que el medio estadounidense The New York Times había revelado que la variante Delta es un nuevo virus.

“El @nytimes (cuenta de Twitter del medio) tuvo acceso a un documento de autoridades de EEUU en donde confirman que Delta es un nuevo virus”, aseguró Rosales en el tuit, que el 4 de agosto había sido compartido más de cien veces, alcanzaba los 187 “me gusta” y tenía más de 50 respuestas.

En su publicación, Rosales no compartió el enlace al texto de The New York Times o el documento de las autoridades de Estados Unidos al que hizo referencia. Fáctica buscó comunicación con el periodista para conocer a qué nota hacía referencia y saber cuáles eran sus fuentes, pero no contestó los mensajes a través de Twitter, mensaje directo en Facebook, ni las llamadas a su teléfono.

En la mayoría de interacciones que tuvo la publicación de Rosales en Twitter, los usuarios le solicitaron borrar el tuit o corregir su declaración. El periodista tampoco ha dado respuesta a estos comentarios, a pesar de que sí ha publicado nuevos tuits.

¿Qué dice The New York Times?

El mismo 30 de julio, Apoorva Mandavilli, reportera enfocada en ciencia y salud global de The New York Times publicó en el medio una nota en la que hizo referencia a un documento interno de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

En este documento, según Mandavilli, los CDC aseguran que la variante Delta del virus SARS-CoV-2 puede causar una enfermedad más grave que cualquiera de las otras variantes.

Un día antes, el medio estadounidense The Washington Postya había mencionado que, según las autoridades de salud de Estados Unidos, esta variante del SARS-CoV-2 podría ocasionar infecciones más graves en las personas contagiadas. También hicieron referencia a que la facilidad de contagio de Delta es similar al de la varicela y que incluso las personas vacunadas podrían ser transmisoras.

El 31 de julio, The New York Times publicó un video en el que Thedros Adhanom, médico y director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), asegura que los aumentos de casos y muertes por COVID-19 en África se deben en gran parte a la transmisión de la variante Delta.

[“Las vacunas aprobadas no son ‘inyecciones experimentales’, como aseguran los volantes publicados en un sitio web”]

En la publicación de The New York Times en ningún momento, ni la periodista ni los especialistas citados se refieren a Delta como un nuevo virus. El mismo titular del texto es: “Informe interno de los CDC dice que la variante Delta es tan contagiosa como la varicela”

Apoorva Mandavilli cita a John Moore, virólogo de Weill Cornell Medicine de Nueva York, Estados Unidos, quien declara que “Delta es la variante preocupante que ya sabíamos que era”.

La periodista también recuerda una declaración de Rochelle Walensky, directora de los CDC, publicada en otra nota del medio, en la que afirmó que “la variante Delta está demostrando cada día su voluntad de ser más astuta que nosotros”.

La variante Delta fue detectada por primera vez en India en abril de 2021, y un mes después la OMS la clasificó como “preocupante a nivel mundial”. Según Thedros Adhanom, Delta es una de las once variantes más identificadas, con mayor transmisión en el mundo, y podría alcanzar los 200 millones de personas contagiadas en las próximas tres semanas.

[“Las primeras dosis administradas no pierden eficacia, pero debe completarse el esquema de vacunación”]

¿Qué debería suceder para que el SARS-CoV-2 produzca un nuevo virus?

Según explica Dalia Lau-Bonilla, química especializada en microbiología y docente de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac), “aunque surjan variantes de un mismo virus, no se les puede considerar como nuevos virus, porque siguen teniendo la misma estructura, aunque en diferente orden”.

Lo que podrían surgir, aclara Lau-Bonilla, “son recombinaciones de virus ya existentes, que sean de la misma especie: en este caso dos coronavirus tendrían que cruzarse, pero esto no sucede a menudo”, asegura. Por ejemplo, dice la química, si un coronavirus ya presente en los humanos llegara a transmitirse a otra especie diferente, como un animal, que a su vez ya estuviera contagiada con otro coronavirus diferente, podría propiciar un ambiente favorable para que se mezclen.

“Entonces podría crearse un recombinante, que si vuelve a los humanos podría ser denominado como nuevo virus. Aun así, no querría decir necesariamente que fuera a ser un nuevo virus. Podría ser otra variante”, explica, haciendo énfasis en que es muy complejo que surja un nuevo virus a partir del SARS-CoV-2.

[¿Extrañas recibir correspondencia? ¡Suscríbete a El Correo de Ocote! para hallar nuevas formas para ver y reflexionar sobre la realidad]

TE PUEDE INTERESAR

Subir
La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.

 

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.