Después de las tormentas
COVID-19
Es engañoso decir que deben pasar 90 días entre las dosis de Sputnik V
Por:

El Ministerio de Salud de Guatemala informó que el intervalo entre la primera y la segunda dosis de la vacuna Sputnik V será de 90 días y que quienes ya recibieron la primera no recibirán la segunda hasta agosto de 2021. La institución asegura que “este es el tiempo que debe pasar” entre las aplicaciones. Sin embargo, el laboratorio que desarrolla la vacuna asegura que el período recomendado es de entre 21 y 90 días, y que no es necesario dejar pasar tres meses entre las dosis.


El Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) administra la vacuna contra la COVID-19 de marca Sputnik V desde hace cuatro semanas. Esta vacuna es desarrollada en Rusia por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya y el primer cargamento con 50 mil dosis llegó a Guatemala el 5 de mayo. Cuando se lanzó la vacuna, el laboratorio indicó que el tiempo entre la primera y la segunda dosis sería de 21 días.

Pero, el domingo 30 mayo, el Ministerio de Salud publicó en redes sociales, sin dar más explicaciones, que deben pasar 90 días entre la aplicación de la primera y la segunda dosis de la Sputnik V.

En la publicación, el MSPAS añadió: “¡Que no le sorprendan con otra información! Quienes ya recibieron la primera dosis de vacunación con Sputnik V recibirán notificación de su segunda dosis a partir de agosto de 2021”. Una semana después, el 6 de junio, la institución envió un comunicado en el que reiteró su postura.

Esta información es engañosa. Aunque el centro público de investigación Gamaleya sí abrió la posibilidad a que se ampliara el intervalo de vacunación a 90 días, es posible vacunar a las personas con la segunda dosis de Sputnik V a partir de los 21 días desde que se aplicó la primera.

[“Detalles sobre las vacunas que ya llegaron y las que se espera que lleguen a Guatemala”]

El 26 de abril de 2021 Gamaleya publicó una nota de prensa en su página web en la que indicó que es posible ampliar el intervalo entre la primera y segunda dosis de esta vacuna desde los 21 días hasta los tres meses (90 días).

La institución aseguró que esto no afecta a la efectividad de la vacuna y aclaró que, en algunos casos, el hecho de aplicar la segunda dosis pasadas más semanas podría potenciar y prolongar la respuesta inmune de la persona. Es decir que las defensas en contra del virus podrían aumentar y durarían más en el cuerpo humano.

Para concluir esto, la institución rusa se basó en las campañas de vacunación masivas que se han realizado en países como Rusia y Argentina.

[Aquí puedes revisar el contador de vacunas COVID-19 desarrollado por la Fundación Avina]

En abril, Alexander Gintsburg, director de Gamaleya indicó en la nota de prensa del laboratorio que “depende de cada regulador nacional decidir si mantener el intervalo de 21 días entre inyecciones o extenderlo hasta tres meses”. Gintsburg aseguró que“dada la demanda excepcionalmente alta de la vacuna, esta decisión aceleraría significativamente la inmunización”.

En este sentido, Carla Vizzotti, ministra de Salud de Argentina, informó el 26 de marzo de 2021 que el intervalo de 21 días sería ampliado a 90, después de que la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CONAIN) del país sudamericano lo avalara en beneficio de “priorizar la aplicación de la primera dosis a la mayor cantidad de personas, con el objetivo de minimizar la mortalidad”, dijo.

“La publicación original de Sputnik V decía que el intervalo era de 21 días, pero, si está demostrado que la respuesta inmune aumenta, está bien esperar. Aunque en Guatemala nos enfrentamos a que el proceso de vacunación ha sido lento. Para avanzar en inmunidad se podría colocar la segunda dosis antes”, dice Alicia Chang Cojulún, médica infectóloga y vicepresidenta de la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas (AGEI).

[“El Ministerio de Salud no registra a quienes se vacunan fuera de Guatemala”]

La Dirección de Comunicación del MSPAS aseguró a Fáctica que el ministerio tomó la decisión de retrasar la segunda dosis hasta los 90 días con base en las recomendaciones del Centro Gamaleya. En el comunicado publicado el 6 de junio, el Ministerio de Salud reiteró que “atendiendo a las indicaciones del fabricante ruso sobre una mayor efectividad de la primera dosis si la segunda se aplica a los 90 días, el MSPAS ha decidido hacer oficial ese plazo”.

Carlos Grazioso, infectólogo del Hospital San Juan de Dios, recuerda que la protección de una sola dosis es parcial y que, si se llegaran a pasar del tiempo recomendado para la segunda dosis, esto “no representa un problema grave, pero la inmunidad no está completa y los anticuerpos no serán prolongados. Por eso es importante completar el esquema”.

Las personas que ya fueron vacunadas con la primera dosis pueden ingresar a la sección “Constancia de vacunación” del sitio de registro del MSPAS para conocer la fecha de su segunda dosis.

Hasta ahora se han recibido 100 mil dosis de la vacuna Sputnik V en Guatemala. Según la dirección de comunicación del MSPAS, al 2 de junio de 2021, 71,800 se encontraban refrigeradas en el Centro Nacional de Biológicos, que serán utilizadas como primeras dosis. Según el ministerio, las demás dosis ya han sido administradas o se encuentran en centros de vacunación.

El Gobierno de Guatemala hizo un desembolso de Q614.5 millones (cerca de US$ 80 millones), que equivalen a la mitad del pago de 16 millones de dosis de Sputnik V, pero, hasta ahora, solo ha recibido el 0.63% del producto. El 2 de junio, la ministra Amelia Flores dijo en entrevista con Emisoras Unidas que en la semana del 7 al 13 de junio se espera que ingrese otro cargamento de 50 mil dosis. Al 10 de junio todavía no se había recibido el cargamento.

TE PUEDE INTERESAR

Subir
La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.

 

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.