Después de las tormentas
COVID-19
El Ministerio de Salud no registra a quienes se vacunan fuera de Guatemala
Por:

Las personas que se han vacunado contra la COVID-19 en el extranjero no han sido registradas por el Ministerio de Salud de Guatemala. Las autoridades desconocen la cifra total y esto implica que tampoco se sabe el porcentaje de inmunización en la población ni cuándo terminará el proceso de vacunación, lo que podría convertir a la COVID-19 en enfermedad endémica.


[Suscríbete a El Correo de Ocote! para hallar nuevas formas para ver y reflexionar sobre la realidad]

Como consecuencia del lento proceso de vacunación contra la COVID-19 en Guatemala, un número desconocido de personas ha optado por viajar a países que facilitan el procedimiento.

Estados Unidos es uno de estos. Estados como Texas, Florida, Colorado y Nueva York permiten la vacunación a cualquier persona adulta, aunque no sea residente. Incluso, en algunos centros de vacunación existe la posibilidad de elegir la marca de vacuna. Según informaron agentes de la Policía de Estados Unidos al medio Los Angeles Times, “el único requisito es una identificación con foto, nombre y fecha de nacimiento”. El Departamento de Salud de Colorado publica en su sitio web que no es necesario que una persona sea ciudadana estadounidense para optar a la vacuna.

México también administra vacunas contra esta enfermedad, según la edad de la persona, sin importar la nacionalidad o estatus migratorio de las personas, como lo indica su Política Nacional de Vacunación contra el virus SARS-CoV-2.

Edgar González Barreno, magíster en Salud Pública y Epidemiología y coordinador académico del programa de medicina comunitaria de la Universidad Rafael Landívar, explica que los viajes para vacunarse son una consecuencia de que el Estado de Guatemala no esté proporcionando la vacuna a la población de manera oportuna.

Según el Tablero COVID-19 del Ministerio de Salud, al 27 de mayo de 2021, apenas 54,555 personas tenían esquema completo de vacunación en Guatemala y 397,545 personas cuentan solo con la primera dosis.

González dice que estos viajes para vacunarse responden al “instinto de sobrevivencia, aunque tampoco es un éxodo masivo, lo cual refleja la brecha que vivimos en el acceso a salud en Guatemala, de acuerdo a la capacidad económica de cada quien”.

[Puede interesarte leer: “Por qué la ivermectina no sustituye a la vacuna, como aseguró Giammattei”]

Bernardo Eliú Mazariegos, director del Sistema Integral de Atención en Salud del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), asegura que la institución no guarda un registro de las personas que se están vacunando fuera del país.

“La propuesta del Sistema de Información Gerencial de Salud (Sigsa) es que las personas que se están vacunando en el exterior puedan ingresar sus datos en un sitio web sobre qué marca de vacuna se les administró, por ejemplo”, explica Mazariegos. Sin embargo, es una propuesta que aún no se ha concretado, dice.

Fáctica buscó comunicación con la dirección de Sigsa, a través del Departamento de Comunicación del MSPAS, para conocer el estatus de esta propuesta y comprender por qué no hay un registro de estas personas, pero al cierre de la edición no se había obtenido respuesta.

Edgar González confirma que el hecho de no llevar un registro implica que en Guatemala, aunque la protección biológica aumente, existe siempre un dato erróneo sobre la  inmunidad colectiva. “Al desconocer cuántas personas están vacunadas, también se desconoce cuál sería el panorama de la enfermedad. No se sabe cuándo será el fin del proceso de vacunación, lo cual convertirá a la COVID-19 en enfermedad endémica”, explica. Esto significa que la enfermedad estaría presente en la población durante años y se dificultaría su erradicación.

Según el contador de vacunas de la fundación Avina, al ritmo actual, se lograría vacunar a toda la población guatemalteca en 280 semanas, es decir en más de cinco años. La Universidad Johns Hopkings calcula (al 28 de mayo) que apenas el 0.27% de la población de Guatemala está vacunada.

[Revisa aquí el contador de vacunas COVID-19]

La Organización Mundial de la Salud es la encargada de definir oficialmente el momento en el que una pandemia concluye. Sin embargo, según Edgar González, la enfermedad podría quedar catalogada como epidemia en aquellos países que no alcancen un control sobre ella.

Para que la pandemia concluya, según el epidemiólogo, tendrían que darse cuatro variables: un alto porcentaje de personas vacunadas; personas que generen inmunidad después de haber pasado la enfermedad; un programa de vacunación a futuro y un porcentaje bajo de mortalidad. Pero para esto, González hace énfasis en que se requieren datos precisos de población vacunada.

La iniciativa ciudadana Laboratorio de Datos creó un registro para personas residentes en Guatemala que se han vacunado en el extranjero, con el objetivo de obtener un dato estimado. “Estamos seguros de que en los próximos dos años aún habrá gente viajando para vacunarse y por eso es importante contar con un registro de edades, departamentos donde viven, marcas de vacunas y países adonde han viajado”, dice Óscar Chavez, coordinador de la iniciativa. Chavez añade que son conscientes de que habrá personas que se vacunen en el extrajero y no se inscriban. Esto implica que los datos no serán tan precisos como si los recabara el Gobierno, por ejemplo.

.embed-container {position: relative; padding-bottom: 80%; height: 0; max-width: 100%;} .embed-container iframe, .embed-container object, .embed-container iframe{position: absolute; top: 0; left: 0; width: 100%; height: 100%;} small{position: absolute; z-index: 40; bottom: 0; margin-bottom: -15px;}

Elaboración: Laboratorio de Datos.

Hasta el 28 de mayo, Laboratorio de Datos contaba con 1,078 registros. Según esta iniciativa, Estados Unidos, México, Francia, Inglaterra y Chile son algunos de los países a donde las personas han acudido por vacunas contra la COVID-19. Esto no significa que todos estos países administren vacunas a extranjeros, pues el registro recaba información de cualquier persona que resida en Guatemala (tanto nacionales como extranjeros). Al menos 500 de estas personas tienen entre 22 y 48 años, y más de 800 personas viven en el departamento de Guatemala.

[Gabriel Baracatt: “Los países como Guatemala deben sumarse a entender la salud como un bien público”]

TE PUEDE INTERESAR

Subir
La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.

 

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.