SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Las tensiones entre Arévalo y Porras «son un tema político, no económico»

La primera mujer en ser nombrada presidenta en toda la historia del Cacif responde preguntas sobre cómo concibe la igualdad de género y el poder que posee en Guatemala la organización que ahora lidera.

Carmen María Torrebiarte Benford camina apurada hacia la sala de presidencia del CACIF (el Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras). Llega 30 minutos después de la hora …

Carmen María Torrebiarte Benford camina apurada hacia la sala de presidencia del CACIF (el Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras). Llega 30 minutos después de la hora pactada. Se disculpa una y otra vez. Dice que no le gusta la impuntualidad, pero, se excusa, desde el 16 de abril de 2024, cuando asumió el cargo como presidenta de la patronal, se le dificulta cumplir con el horario de su apretada agenda. 

Con pasos rápidos y firmes, Torrebiarte Benford ingresa a la sala, en el noveno nivel del edificio de la zona 4 de la Ciudad de Guatemala en el que funciona además la Cámara de Industria, cuya junta directiva actual también integra. Se sienta en uno de los sillones de cuero, frente a un cuadro con dos mujeres indígenas que venden flores en un mercado. Cruza las piernas y las manos. Se dispone a responder.

Torrebiarte Benford tiene 61 años, es licenciada en Administración de Empresas por la Baylor University, en Texas, y tiene un máster en Administración de Negocios por la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala. Inició su vida laboral hace 40 años en la empresa familiar que hoy lidera: Grupo Cobán, una de las más longevas y reconocidas  fábricas y distribuidoras de calzado del país, fundada a inicios del siglo XX.

Torrebiarte está acostumbrada a hacer funambulismo entre su familia, el trabajo y las gremiales empresariales en las que participa desde hace nueve años. 

Considera normal que las mujeres estén dedicadas a múltiples actividades, y asegura que sus abuelas, quienes trabajaban dentro y fuera de casa, han sido su referencia. 

Menciona a su bisabuela, que se quedó viuda y se dedicó a administrar una finca de café hasta los 96 años. A su abuela, que apoyó en la administración de la finca y que vendía en el mercado flores, naranjas y lo que se cosechara. A su otra abuela, secretaría bilingüe de empresas transnacionales en los años sesenta y setenta.

El CACIF es la cámara de cámaras de Guatemala. Reúne y representa a entidades gremiales de diversos sectores económicos: la Cámara de Industria, la Cámara de la Construcción, la Cámara Empresarial de Comercio y Servicios, la Cámara del Agro…

Además del evidente poder económico de sus agremiados, el CACIF también tiene voz y voto en al menos 58 instancias del Estado. En la historia reciente, se ha revelado como actor clave para definir al Estado y  la política guatemalteca. Tiene el músculo para sentarse a negociar, hacer lobby electoral y legislativo y hasta incidir en las altas cortes del país.

«Es una organización cupular, bien montada, conservadora pero flexible, cada vez más sofisticada». Así definió al CACIF la investigación Élites y crimen organizado en Guatemala, de InSigth Crime. El economista y exministro Juan Alberto Fuentes Knight considera que la cámara «opera casi como un partido político».  

Hoy, por primera vez en 67 años, está presidido por una mujer: Carmen María Torrebiarte Benford. 

¿Cuál fue el proceso para llegar a ser presidenta del CACIF? 

Participando en la Gremial de Calzado, me invitan a participar en la junta directiva de la Cámara de Industria, desde el 2018.

La presidencia del CACIF se rota entre las diferentes cámaras, cada cinco años, más o menos, le toca a una cámara la presidencia del CACIF. Este año le tocaba a la Cámara de Industria, entonces me invitan a que sea yo quien tome la presidencia. 

¿Cómo se entera de que sería la presidenta del CACIF??

Me consultan si estaría dispuesta a tomar el reto. Cuando digo que sí, entra a la junta directiva de la Cámara de Industria para que lo validen y entonces se notifica al CACIF que soy yo la que va a estar aquí. 

¿Dijo que sí de una vez? 

La verdad es que no. 

[Ríe con una sonora carcajada] 

Fue un «déjenme pensarlo y consultarlo». «Déjenme pensarlo» es ir a mi casa, hablar con mi marido y decirle: «Me están ofreciendo esto». Yo también trabajo, ir con mis jefes y decirles. Esto es un trabajo ad honorem que uno hace en beneficio de todas las gremiales y de las empresas, entonces voy a tener restricción de tiempos y adaptar las agendas de mi trabajo en las empresas del Grupo Cobán, con el trabajo del CACIF, con mi casa. 

He tenido la ventaja y la sabiduría de que como siempre he trabajado. Siempre ha habido un equilibrio con mi esposo, en todas las responsabilidades de los niños cuando eran chiquitos y de la casa. Obviamente me dijo: «Dale viaje, yo te apoyo». 

Tomando en cuenta que en más de medio siglo el CACIF nunca había tenido una mujer presidenta, ¿Considera que acaba de romper un techo de cristal?

Yo le diría que sí. Dentro de las cámaras y de las gremiales de las cámaras sí hay mujeres participando. Lo que hay que hacer es incentivarlas a que se animen a tomar esos puestos de dirección dentro de las cámaras y de las gremiales, para poder ir subiendo a las juntas directivas de las cámaras. Ir visibilizando, ir apoyando.  

Ha habido mujeres en junta directiva, no soy la primera mujer en la junta directiva del CACIF, lo que no había habido es una mujer que fuera la presidenta de CACIF. 

Sí, rompe paradigmas cuando hay una mujer a cargo del CACIF.

¿Cómo explicaría que por 67 años el Cacif tuvo sólo presidentes hombres? ¿Qué pasaba dentro del comité para que esto no cambiara?

Estos son esquemas y participaciones en gremiales. Qué pasaba no sabría decirle porque no estaba, no puedo darle un input de qué pasaba y por qué no había. De alguna manera, las mujeres no hemos sido tan activas en participaciones gremiales. Esto restringe el que puedan estar ocupando estos espacios. Es una combinación de querer por un lado y por el otro, de animarse. 

Creo que hoy en día lo que también pasa es que hay una conciencia más amplia de las mujeres participando en diferentes foros, en diferentes gremiales, en la empresarialidad, en gerencias. 

Siempre hay cosas que cambiar. Lo peor que puede pasar es que se queden las cosas estáticas. Creo que todo esto tiene que ir cambiando conforme se van abriendo los espacios, probablemente el que yo esté liderando el CACIF hará que no pasen 50 años más sin que otra mujer lo haga. Probablemente se dará más rápido otra vez. 

El ir visibilizando que hay oportunidades hacen que más se vayan sumando y no lo vean como algo imposible de hacer. 

Esos equilibrios de hombres y mujeres se vuelven importantes y al final del día creo que eso es lo más relevante de poder participar en estas juntas directivas gremiales o en las juntas directivas empresariales. Cuando hay hombres y mujeres, hay diferentes perspectivas, se enriquecen las conversaciones y las decisiones.

Luego de su nombramiento como presidenta, en la página del CACIF dan a conocer parte de su biografía. Lo primero que enuncian es que usted es madre de cuatro hijos y abuela de una nieta, pero, ¿dónde quedan sus logros profesionales y académicos? 

Yo considero que uno de mis grandes logros son mis hijos y las personas en las que se han convertido. Mis logros empresariales, tal vez tienen otra importancia, pero sí. Empecé a trabajar a los 21 años recién graduada de la universidad, tuve una carrera donde empecé con una gerencia y terminé con lo que soy ahora, una directora. 

Tengo una habilidad para escuchar y tratar de llegar a consensos. Ha sido una carrera. Empecé viendo tiendas de Calzado Cobán, pasé a la gerencia financiera de Calzado Cobán, tuve una gerencia financiera corporativa, después hacemos una reestructuración y termino en junta directiva. Son diferentes roles que me han formado y me siento muy satisfecha de lo que he logrado. 

¿El CACIF es una institución machista?, ¿hay machismo en el CACIF? 

No, al menos conmigo no, quizá es por mi forma de ser.

¿La primera mujer presidenta del Cacif es feminista? ¿Es usted feminista? 

No me considero feminista. No. 

¿Por qué? 

Todo necesita un equilibrio y solo las mujeres no funcionamos y creo que solo los hombres tampoco. Hay que generar ese equilibrio. Cuando veo la imagen de feministas a veces siento que se les olvida esa parte femenina de lo que realmente somos nosotras. 

Pero yo le pregunto a usted, ¿qué es ser feminista? Y le digo si sí o si no 

El feminismo propone una igualdad de derechos entre hombres y mujeres…

Bueno, en esa parte de generar igualdad sí, pero como he visto feminismos por otros lados, como todo en esta vida hay radicales. En esa perspectiva que es de generar igualdad y equidad, sí. 

¿Cuándo habla de las imágenes que ha visto y radicales del feminismo a qué se refiere? 

El aborto, la falta de respeto al cuerpo de la mujer, falta de respeto hacia las demás personas. 

¿Cómo qué falta de respeto?, ¿podría darme un ejemplo? 

Uffff, yo me iría por la parte del aborto y actuar como hombres. 

Cuándo habla de que se les olvida la parte femenina, ¿A qué se refiere? 

Pues las mujeres somos, no sé, por lo menos como yo las veo, somos más humanas. Pensamos en todos los demás, somos más respetuosas, en algunos casos muy amorosas, pero firmes, claras en objetivos y en lo que hay que hacer. Pero sí, no me considero feminista, nunca me he considerado feminista. 

Mencionó el tema del aborto, ¿cuál es su postura del aborto en las niñas y adolescentes embarazadas?

Hala, qué pregunta más difícil, yo le diría que hay circunstancias de circunstancias. Me encantaría ver más un proceso de educación y creo que eso es una parte grande de lo que nos hace falta. ¿Cómo hacemos para educar, principalmente a los hombres en esa parte del abuso a las niñas? Es terrible, terrible, terrible.  

¿Está de acuerdo con la educación integral en sexualidad? 

Creo que hay una edad en la que se vuelve importante enseñar esas diferencias y esa problemática que puede haber y al final del día mucho de lo que sucede, sucede por desconocimiento, nos hace falta poder manejarlo desde casa. 

Según datos del INE en el 2022 las mujeres ganaron 808 quetzales menos que los hombres y según datos del IGSS, de las personas afiliadas sólo 36 de cada 100 son mujeres. ¿Cómo puede contribuir el CACIF a la reducción de la brecha salarial por género e involucrarse en aumentar las oportunidades de empleo formal para las mujeres y su acceso al seguro social?  

Dentro del sector privado organizado las diferencias salariales cada vez son menos. Cuando uno saca la oferta de puestos de trabajo, ya ni siquiera dice si es hombre o mujer, dice cuál es la descripción del puesto y cuánto va a ganar. Creo que eso ha ido cambiando, que todavía hay algo que seguir trabajando, sí, pero en los últimos 10 años ha cambiado radicalmente. 

Todavía hay ciertas limitaciones que tienen que ver con la parte educativa, eso afecta más en el interior de Guatemala y en ciertos puestos de trabajo que tiene que ver mucho con la educación. Porque a las niñas solo las dejan estudiar hasta sexto primaria, las niñas llegan sólo hasta tercero básico, las niñas sólo aprenden a leer y escribir y hasta ahí las dejan. Es una brecha más de educación, que de puestos de trabajo. 

Tiene que ver más con la parte educativa de las capacidades, en la medida que logremos que entren más al sector privado organizado automáticamente caen a la seguridad social. Las oportunidades están, pero tiene más que ver con la educación. 

Hablando del tema de empleo, diversos estudios señalan la falta de empleo y empleo digno como una causa de migración y pobreza en Guatemala. ¿Qué reflexiones tienen las cámaras empresariales que integran el CACIF sobre los salarios dignos y las condiciones laborales para sus trabajadores?

Yo diría que una de las metas es cómo logramos que más empresas entren con sus colaboradores dentro de la formalidad laboral y eso implica un montón de temas. Una es facilitar. Que sea fácil sacar el número del IGSS, sacar un número de NIT. Tiene que ver con un montón de facilitación que no necesariamente tiene que ver con nosotros, sino con instituciones públicas.

La migración tiene que ver con cómo generamos desarrollo en el interior, porque es a veces donde más falta de oportunidades formales hay. 

Eso es responsabilidad de todos y dentro de esa responsabilidad de todos es cómo hablamos de Guatemala y qué decimos de Guatemala. Si no voy a hablar bien, va a ser difícil que pueda traer esas inversiones. Estamos buscando que la inversión venga y se quede. 

El CACIF destaca que usted logró que Calzado Cobán, la empresa que dirige, sea la primera empresa en América latina en ser nombrada Espacio Amigo de la Lactancia Materna por Unicef. ¿Como presidenta del CACIF expandirá esta iniciativa a otras empresas de Guatemala? 

Estoy convencida de la importancia de la lactancia materna. Promover, incentivar, las salas de lactancia materna, para mí ahí está la importancia del desarrollo de los niños en su primer año de vida y eso los hará más sanos, más despiertos. Estar aquí me da un espacio más amplio para promoverla, sobre todo cuando hay empresas en el interior de Guate, da una facilidad económica a las mamás de no comprar leche de fórmula, además de la conexión.  

¿Qué opina de otros derechos relacionados con la maternidad y la paternidad que se aplican en otros países en los que se extiende el período de paternidad a los hombres que aumentan el periodo de las madres?  

Creo que vamos a llegar a eso, no sé qué tanto están dispuestos los hombres de Guatemala a esa parte. Empecemos por preguntarles a ellos, no asumamos que todo el mundo lo quiere. Antes de eso hay otros problemas que tenemos que resolver las mujeres. 

¿Qué problemas? 

Yo le diría que la parte del IGSS. No hay equidad de la cuota de las mujeres con la de los hombres, en el sentido de que los hombres tienen cubiertas a sus esposas, pero las mujeres en el interior no tienen cubiertos a los esposos. Esa es mi primera prioridad.

¿Cuál es su identidad étnica? 

Guatemalteca, 100% chapina. 

Pero esa es su nacionalidad 

Para mí, es mi identidad.

Si le pregunto ¿es mestiza o indígena? 

Soy guatemalteca.

¿Cuál es su posición política, su ideología?

Soy probablemente republicana conservadora. 

Hay al menos 58 instancias del Estado en las que las cámaras empresariales tienen voto o voz. Se ha señalado y cuestionado que tienen un papel descomunal en la toma de decisiones en asuntos estatales. ¿Abogará por mantener ese poder y esas tomas de decisiones que centralizan?

Yo no lo veo como poder, pero si queremos sacar a este país adelante, tenemos que trabajar juntos. Esto es un engranaje. Habemos un montón de instancias, en la medida en que logremos trabajar todos juntos, ese engranaje va a ir caminando y va a ir generando ese progreso, ese desarrollo y esas oportunidades que todos necesitamos. 

En la medida en que cortamos a uno y le volamos una parte del engranaje, nos embrocamos. 

Pero ¿velará porque se mantenga esa voz y ese voto que tienen en las instancias del Estado? 

¿Cómo quiere que trabajemos juntos generando ese desarrollo si no tenemos los foros donde nos podamos sentar a platicar? 

Entonces, ¿piensa que se deben mantener? 

Hay que platicarlo, hay que sentarse, ver el valor que cada uno genera. Sentémonos, veámoslo, pero revisémoslo en conjunto. 

¿Qué propone revisar concretamente? 

Hay un montón de cosas en este país que hay que revisar, esa no es la única cosa que hay que revisar, hay que revisar un montón de temas para que funcionen adecuadamente, pero hagámoslo todos juntos y no a dedo.  

Justo en el tema de revisar, ¿debería cambiar algo en los pesos y contrapesos del poder que ejerce el CACIF?

En todos lados y en toda república usted necesita pesos y contrapesos, son importantes. 

En una república, los pesos y contrapesos los dan las instituciones públicas y no las privadas. Nosotros somos una parte importante, pero no somos política. Nosotros estamos aquí para velar por la empresarialidad y el desarrollo. 

Nosotros lo que hacemos es generar inversión, empleo, el pago de impuestos y levantar la mano cuando algo va a impedir esa inversión que se necesita que venga, o cuando estamos viendo que hay temas que afectan la economía del país.  

En las manifestaciones del Paro Nacional 2023 hubo una frase muy popular: «Un futuro sin CACIF» ¿Cómo la interpreta?

Terrible, porque si no existen las empresas del sector privado organizado, ¿donde están los empleos?, ¿dónde están las oportunidades? 

Si no hay empresas, no hay país, no hay empleo, no hay oportunidades, no hay crecimiento económico. ¿Qué hace este país si no existen empresarios que generan empleo, que generan inversión, que pagan los impuestos?

Pero también hay empresarios que no están dentro del CACIF

Sí, pero aquí están los que pagan la mayor parte de los impuestos de Guatemala y los mayores generadores de empleo. Desde la empresa más chiquita, en la Cámara de Industria de los 1,200 socios que hay, 20 son grandes. El 80% son pequeños y medianos, es la gente que se agremia para poder crecer y aprender. 

Siguiendo en tema de manifestaciones ciudadanas, ¿cree que es necesario una reconciliación del CACIF con la mayoría de la ciudadanía?, ¿un nuevo diálogo social? 

Lo que hay necesidad es de transmitir adecuadamente los mensajes de toda la contribución que hace el CACIF al país. La contribución que se hace para la generación de empleo en todos los rincones de Guatemala y todas esas oportunidades que se van generando desde las gremiales y cámaras, porque el CACIF es una cámara de cámaras. 

Carmen María Torrebiarte – presidenta CACIF-1.JPG

Para la presidencia del CACIF, ¿qué temas son importantes para abordar con el presidente y la vicepresidenta de la República?, ¿ha tenido acercamientos con el gobierno? 

Hemos tenido acercamientos. Uno de los temas que salió en la conversación con el Presidente es el tema de infraestructura, cómo podemos mejorar los sistemas de infraestructura. El mantenimiento de carreteras, más carreteras.

¿Qué otros temas tienen en común? 

Cuando hablamos de infraestructura, hablamos de puertos, aeropuertos, carreteras, hablamos de educación, hablamos de salud, pero llegamos a la conclusión que nos íbamos a enfocar en uno, primero.  

En la medida en que podamos mejorar la infraestructura y volver más eficiente el país, va a ser más fácil instalar empresas en el interior de Guatemala.  

Y con el Congreso, ¿qué temas son importantes para abordar?, ¿ha tenido conversaciones con diputados?  

Hemos tenido acercamiento con diputados y estamos en la misma línea, viendo cuáles son los puntos importantes de ellos y cuáles son los nuestros y cómo vamos alineando los diferentes esquemas. Volvimos a tocar el tema de infraestructura. 

¿Cuál es su postura frente a la Ley de competencia? 

Mi postura ante cualquier ley, incluyendo la de competencia, es que tienen que ser leyes que salgan técnicas. Es una ley que es importante, sí, entonces hay que sacarla, pero hay que sacarla técnicamente bien. 

Esa ley lleva mucho tiempo que entra y no pasa y vuelven a nombrarla. Estamos en el punto de que la ley que puede llegarse a desarrollar actualmente puede ser una buena ley, entonces hay que ver como se saca. 

La ley que hoy se está discutiendo en el Congreso se mira muy técnica, es una buena ley y es importante que las leyes salgan buenas para que no resulte que las tenemos que corregir, porque las correcciones salen muy caras. 

En abril usted participó en la presentación de un estudio elaborado por CIEN y la Comisión de la Defensa del Comercio Formal. En esta reunión estuvo la fiscal general Consuelo Porras. Ayer (8 de mayo) en el Congreso Laboral hacia mejores oportunidades de empleo y desarrollo también se saludaron de forma muy cordial. ¿Cuál es su relación como presidenta del CACIF con la fiscal general Consuelo Porras? 

Como sector privado nos tenemos que relacionar con los entes públicos. El Ministerio Público tiene un rol muy importante, es importante que las entidades que están involucradas dentro de todo lo que tienen que ver con comercio ilícito, contrabando y defraudación aduanera, puedan ver el estudio, analizarlo y que lo podamos discutir.

En el tema laboral, también, toda la parte de las instituciones públicas son importantes. Nos interesa que todos vean las cosas que estamos presentando, dónde estamos viendo oportunidades de mejora. Ayer también estaba la ministra de trabajo, tenía que ver con la parte laboral, se firmó con la ministra un acuerdo para incentivar y ver como trabajamos para generar más empleo formal.   

¿Cuál era el papel del MP en la conversación sobre el empleo formal? 

Porque al final del día a ellos les llegan un montón de demandas.

Pero las demandas laborales no se conocen en el MP 

Pero hay denuncias, o a donde se van las denuncias, de todo tipo de denuncias puede haber. La fiscalía tiene un montón de fiscalías que tienen que ver con un montón de temas. 

El CACIF no se pronunció nunca de forma contundente a favor de la renuncia de Consuelo Porras. En el contexto político que nos encontramos, tomando en cuenta el récord de Porras, que un amplio sector de la  ciudadanía sigue exigiendo su renuncia y que Arévalo acaba de dar un paso al frente para buscar su destitución, ¿se pronunciará como presidenta del CACIF sobre el tema?

Este es un tema de políticos, no un tema económico, entonces no tengo opinión al respecto porque no es algo que económicamente podamos resolver, es un tema que políticamente se tiene que resolver. 

¿Cuál es la postura del CACIF sobre la iniciativa de ley que presentó el presidente Arévalo para reformar la ley del Ministerio Público? 

Es un tema político, ni la conozco tampoco, pero al final del día es un tema político. La Ley de Competencia sí me afecta, pero es un tema político. 

¿Es el CACIF un aliado de la fiscal general Consuelo Porras?

Yo creo que nosotros somos un aliado de todas las instituciones públicas, del Legislativo, del Ejecutivo. De las instituciones. Para nosotros lo importante es que las instituciones funcionen para que el Estado funcione. Queremos ser el aliado que los apoya para que las instituciones sean exitosas en la ejecución de su labor para la que fueron creadas. 

Las instituciones tienen que durar y trascender en el largo plazo, las personas que los dirigen son temporales. Sí queremos ser un aliado, porque nos interesa que las instituciones funcionen y que funcionen para todos.

¿Son un aliado de las instituciones no de las personas? 

Somos aliados de que las instituciones funcionen y por lo tanto hay que sentarse con todos los que están en su momento dirigiendo las instituciones. 


Entrevista y redacción: María José Longo Bautista

Edición: Carmen Quintela

Fotografías: Christian Gutiérrez


¿Quieres conocer más sobre la falta de representación de mujeres en cámaras empresariales de Guatemala? Te invitamos a leer este reportaje de Carmen Quintela en Plaza Pública. 

En esta publicación, también de Plaza Pública,  puedes informarte de la participación del CACIF en entidades del Estado. 

María José Longo Bautista

También te puede interesar

CONTAMOS LA
REALIDAD DESDE MIRADAS DIVERSAS

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

ENCUÉNTRANOS EN NUESTRAS REDES

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.