SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Semilla gana, disminuye el abstencionismo y el  voto nulo

El binomio presidencial de Semilla ganó la segunda vuelta de las elecciones 2023, y además del triunfo sorpresivo, también participaron más votantes que en la segunda vuelta de las elecciones de 2019 y hubo menos votos nulos, según los resultados preliminares del Tribunal Supremo Electoral (TSE). Analistas consideran que estos resultados comprometen al nuevo gobierno, porque su trabajo será decisivo para devolver a la ciudadanía la confianza en el voto y en la democracia.

El próximo 14 de enero de 2024, Bernardo Arévalo y Karin Herrera asumirán la presidencia y vicepresidencia de Guatemala, llegarán al poder porque un poco más de 2.4 millones de …

El próximo 14 de enero de 2024, Bernardo Arévalo y Karin Herrera asumirán la presidencia y vicepresidencia de Guatemala, llegarán al poder porque un poco más de 2.4 millones de personas los eligieron en la segunda vuelta electoral. Sin embargo, 5.1 millones de personas inscritas  no votaron, y otras 147,165 votaron nulo o en blanco. Para las elecciones de 2023 se empadronaron 9.3 millones de personas. 

La noticia de que Semilla ganó con un 58 % de los votos a Sandra Torres del partido Unidad Nacional de la Esperanza (UNE)  provocó saltos de alegría. Torres alcanzó el 37.2 por ciento de los votos. En Quetzaltenango, integrantes del partido celebraron con una manta que decía “Xela es Semilla” y gritaron “Sí se pudo, sí se pudo”. 

Agregó esta gráfica de como quedaron votos nulos, en blanco, de Sandra y de Arévalo

Participación vs abstencionismo

En la segunda vuelta votaron el 45 % de las personas inscritas en el padrón electoral, tres por ciento más que en la segunda vuelta de las elecciones de 2019, cuando ganó el presidente Alejandro Giammattei y el vicepresidente Guillermo Castillo con el partido Vamos. 

Carlos Mendoza, politólogo e investigador de Diálogos Guatemala, explica que para entender la participación hay que verla históricamente, porque en las elecciones pasadas (2019), hubo una caída estrepitosa de la primera a la segunda vuelta. La participación se redujo del 62 al 42 por ciento.  “Fueron 20 puntos porcentuales de caída. Eso nunca había pasado desde que hicimos la transición a la democracia en el 85”, dijo Mendoza. 

En comparación, según datos del TSE y de Diálogos Guatemala, en la primera vuelta electoral de 2023, de cada 100 votantes inscritos, 59 votaron y para la segunda vuelta la asistencia fue de 45 por cada 100. La caída fue de  14 puntos, la participación se redujo seis puntos menos que en las pasadas elecciones. Es decir,mejoró.    

“Creo que lo que tiene que hacer la administración de gobierno de Semilla es devolver a las personas, a los ciudadanos la fe en el sistema, porque todo esto de la democracia es una creencia. La creencia de que la soberanía reside en el pueblo y este la transfiere a la autoridad electa por medio del voto. Si la gente no cree en eso, no vota. Lo que se está tratando de rescatar son las elecciones como mecanismo de otorgar legitimidad a la autoridad electa”, afirma  Mendoza, quien ha insistido en la necesidad de mejorar los sistemas de empadronamiento.

[Te puede interesar: Nuestra confianza está en ustedes: así creció la campaña orgánica de Semilla]

Para lograrlo, el nuevo gobierno debe ir más allá, dependerá de la calidad de gobierno que haga. “Si logra disminuir la corrupción, si logra mejorar los servicios públicos, si logra mayor cobertura educativa, si logra mayor calidad de atención en salud, si logra más y mejor infraestructura. Que la gente vea resultados de un buen gobierno, eso generará legitimidad al proceso electoral, van a decir si vale la pena ir a votar”, opina Mendoza. 

Centralización

La participación para la segunda vuelta electoral se concentró en el área metropolitana, en el departamento de Guatemala y en Sacatepéquez; mientras que en territorios como Totonicapán, Petén, San Marcos, Jalapa y Huehuetenango el abstencionismo fue mayor. 

La participación del voto migrante fue aún más baja, sólo del 2%.

De los 22 departamentos de Guatemala, en 17 ganó Semilla y sólo en cinco la UNE: Quiché, Alta Verapaz, Petén, Izabal y Zacapa. 

Celia Luna, politóloga, explica que en la segunda vuelta el abstencionismo es más generalizado porque en la primera se eligen alcaldes y diputados, entonces como ya eligieron autoridades locales los votantes tienen menos interés. 

En la primera vuelta de 2023, el abogado y politólogo Edgar Ortiz participó en la transmisión en vivo de Ocote y explicó que por medio de una revisión de los datos de empadronamiento se percató que los municipios con demasiados empadronados, en comparación con el promedio, eran municipios fronterizos y zonas relacionadas con el narcotráfico. 

Lo que relaciona con candidatos que empadronan personas de otros municipios en el municipio donde compiten para movilizar personas y que voten a su favor el día de las elecciones.

Según el analista esto ocurre más con candidatos a la alcaldía. Esta es otra razón que puede influir en la reducción de votantes de la primera a la segunda vuelta. 

La mayoría de las personas inscritas para votar en las elecciones de 2023 son mujeres. (Fotografía: María Longo)

En Huehuetenango solo 31 de cada 100 votantes inscritos fueron a los centros de votación. En ese departamento ganó Semilla.

“El caso de Huehuetenango es interesante porque era un bastión de la UNE y en estas elecciones ganó Semilla. Muchas veces el incentivo de los electores es votar por su candidato o candidata local es la más cercana, es a la que ven en los próximos cuatro años. Las personas en la ciudad de Guatemala que es donde está concentrado y centralizado el poder del presidente tienen más incentivos porque son más cercanos a esa autoridad”, dijo Luna.  

Luna agrega a su análisis que para la próxima administración será un reto llevar la presencia institucional a esos lugares donde no hubo participación alta, aunque sean departamentos que no votaron por Semilla. 

Los resultados de la segunda encuesta de la Fundación Libertad y Desarrollo exponen que el 72 % de encuestados que votaron en la primera vuelta llegaron al centro de votación caminando. Como Victoriano Orozco, un agricultor que caminó una hora para votar. Iba acompañado de su azadón y una mochila, dijo que tiene la esperanza de que las nuevas autoridades no se olviden de él y de su comunidad. 

Participación juvenil 

Mendoza y Luna coinciden en una teoría: los jóvenes son los responsables de la mayor participación en la segunda vuelta 

Luna hace un análisis del comportamiento que tuvieron en redes sociales y deduce que fue determinante el hecho de que tuvieran un candidato por quién votar. “Se animaron a salir a una elección de segunda vuelta porque tenían una candidatura con la que se sentían más y mejor representados, eso es un incentivo”, dijo Luna. 

En Quetzaltenango la celebración por el triunfo de semilla fue en el Parque Central con música, baile, discursos y pirotecnia. (Fotografía: María Longo)

El análisis preliminar de Mendoza también apunta a los jóvenes. Toma como base un análisis de la primera vuelta publicado en Diálogos en donde sacaron la edad promedio por mesa y la conclusión fue que en la primera vuelta electoral las mesas receptoras de votos con más jóvenes votaron más por Semilla. 

Está hipótesis podrá comprobarse hasta que se tengan datos mas profundos del Tribunal Supremo Electoral, como edad y sexo de los votantes. 

“La gente que tiene más de 35 años en promedio están empadronados el 70 por ciento de la población, pero si tu bajas de los 26, esa cifra empieza a bajar al 50 por ciento, 40 por ciento, 30 por ciento. Hay más de 1 millón y medio de jóvenes entre 18 y 25 años que no se empadronaron”, dijo Ortiz a Ocote durante la transmisión. 

Agregó que hay una hipótesis como la migración, pues normalmente migran los más jóvenes.  “Pero de todas formas es demasiada baja la tasa de empadronamiento”, dijo Ortiz. 

“El 65 % de los jóvenes de 18 a 25 años no pudieron votar por no estar empadronados, entonces es clave para la próxima elección que el TSE haga mejores esfuerzos para empadronar a todos los jóvenes o que se cambie la ley para que el empadronamiento sea automático, porque ahora se ha vuelto una barrera para ejercer el derecho al voto”, expresó Mendoza. 

Entre la expectativa y la desilusión, el voto nulo

Para la segunda vuelta de las elecciones 2023 el voto nulo se redujo en comparación con la primera vuelta, pasó de 17.4 % a 3.5 %. 

En la segunda vuelta de las elecciones 2023 se contaron más de 4.2 millones de votos. (Fotografía: Julio Serrano)

El voto nulo en primera vuelta fue una anomalía, pues según Mendoza el promedio histórico en primera vuelta era entre 5 y 6 por ciento. Para la segunda vuelta estuvo por debajo de la media que era de 4.2 %. 

“Pero ese 17 % se explica por el deterioro del sistema electoral y de la política en general, específicamente la exclusión de las candidaturas de Carlos Pineda, Thelma Cabrera y Roberto Arzú, y el llamado que estas hicieron a votar nulo, tuvo respuesta en un voto de protesta contra el sistema que los excluyó”, dijo Mendoza. 

Mayor expectativa 

En la primera encuesta de la Fundación Libertad y Desarrollo publicada el 2 de agosto de 2023, uno de los resultados fue que el 73 % por ciento de los encuestados considera que la democracia guatemalteca está amenazada y en peligro, mientras un 76 %por ciento afirma que el país va por el camino equivocado.

Tomando en cuenta estos datos, Mendoza pensó que la participación en la segunda vuelta sería aún mayor, considerando que los votantes sabían lo que estaba en juego. Aun así ve de forma positiva que haya aumentado en comparación con lo ocurrido en el 2019. 

En ciudad de Guatemala, donde hubo mayoría de votantes, la celebración por el triunfo de Semilla fue masiva. (Fotografía: Cristian Gutiérrez)  

La responsabilidad no termina con el voto, durante el periodo de cada gobierno la población también puede participar a través de propuestas, monitoreo, seguimiento, verificación y evaluación de la gestión del Estado y de las entidades que administran recursos públicos, así lo explica el Manual de auditoría social creado por el Colectivo de Organizaciones Mayas de Guatemala Komon Mayab.

Luna considera necesario que la ciudadanía esté pendiente del proceso de transición del actual gobierno al nuevo, y que no olvide fiscalizar a las autoridades actuales en los cinco meses que les quedan en el poder.

Dice: “las expectativas de este gobierno son bastante altas, ellos mismos se comprometieron a la lucha contra la corrupción, será muy importante saber quiénes estarán en los cargos que debe asignar el ejecutivo porque la lucha va de la mano con las cabezas de cada institución”. 

 

María José Longo Bautista

También te puede interesar

CONTAMOS LA
REALIDAD DESDE MIRADAS DIVERSAS

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

ENCUÉNTRANOS EN NUESTRAS REDES

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.