SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Homicidios en 2022 superan los registrados el año anterior

En Guatemala las cifras de homicidios se mantienen al alza. Entre enero y octubre de este año se han registrado 2,541 casos, y se llegó a una tasa interanual de 17.3 muertes violentas por cada 100 mil habitantes en octubre, cuando al finalizar diciembre de 2021 había sido de 16.4 y en diciembre de 2020 fue 15.2.

Según datos de la Policía Nacional Civil (PNC) recopilados por la organización Diálogos y el Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), entre enero y octubre de 2022, suman 2,541 personas …

Según datos de la Policía Nacional Civil (PNC) recopilados por la organización Diálogos y el Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN), entre enero y octubre de 2022, suman 2,541 personas asesinadas. En el mismo período de 2021 la cifra fue de 2,346. 

El aumento en las cifras también se registró en la violencia homicida contra las mujeres. De enero a octubre de 2022, suman 375 mujeres asesinadas. El mes de julio fue el más violento, con 44 crímenes. En febrero se registraron 43 y el pasado octubre 40.

«En octubre de 2022 las mujeres representaron el 16% de las víctimas de violencia», asegura el investigador del CIEN, Walter Menchú, quien explica que, en un análisis interanual (de noviembre de 2021 a octubre de 2022) asesinaron en promedio a 37 mujeres cada mes, una cifra que considera alarmante, pues el dato interanual a octubre de 2021 había sido de 33.

Violencia en aumento

Tras el inicio de la pandemia en Guatemala, en marzo de 2020, cuando hubo seis meses con encierros parciales por toques de queda, el total de fallecidos en hechos de violencia fue de 2,572, la cifra más baja de las últimas dos décadas. En 2021, el número de víctimas aumentó a 2,830, un 11% más en relación con el año anterior, según análisis del CIEN.

En los primeros 10 meses de 2022, la cifra ya ascendía a 2,541.Hasta ahora, el promedio mensual es de 254 crímenes, a diferencia de los 211 en 2020 y 234 en 2021. 

Durante los primeros diez meses de 2020 hubo un total de 2,117 asesinatos; en el mismo período de 2021 la cifra subió a 2,345 y en 2022, suman 2,541.

Si este promedio continúa, el total de asesinatos del año pasado sería superado al finalizar 2022 que mantiene una tendencia de violencia creciente, analiza Carlos Mendoza, coordinador académico de Diálogos.

«El año pasado el Gobierno decía que no debíamos comparar los datos de 2021 con los de 2020 porque fue el año de la pandemia, pero ahora, que hacemos el análisis con el año anterior (2021), que es como siempre debe hacerse un análisis objetivo, vemos que los homicidios siguen en aumento, lo cual es muy preocupante», explica Mendoza.

Conocer los motivos del aumento de la violencia es complicado, según Mendoza. El analista asegura que el Ministerio de Gobernación se niega a revelar dicha información.

Fáctica trató de consultar a Jorge Aguilar Chinchilla, vocero del ministerio, sobre el análisis que la entidad tiene sobre el fenómeno del aumento criminal. Aguilar no respondió las llamadas que se le hicieron durante varios días y finalmente envió un mensaje de voz en el que confirmó que «se ha logrado observar este tipo de situaciones».

«Tomemos en cuenta que 2020 y 2021 fueron años atípicos por confinamiento. Hubo días donde no ocurría ninguna situación porque toda la gente estaba confinada. Es claro ver que durante 2022 se dé un incremento, porque hay una normalidad nueva. Por tal motivo, 2022 tendrá comparaciones con el año 2019 en temas de incidencia criminal», dijo.

Sin embargo, en Guatemala únicamente se decretó toque de queda durante unos meses de 2020. Se consultó a Aguilar Chinchilla acerca de esta imprecisión, y reiteró que «durante 2021 hubo días de confinamientos y restricciones de horarios de reuniones y ley seca».

Los municipios más violentos

Ciudad de Guatemala, Villa Nueva y Mixco son los municipios con más población de Guatemala. También son los lugares donde más crímenes se han registrado, históricamente. Este año suman respectivamente 537, 149 y 131 fallecidos entre enero y octubre de este año. Le siguen la cabecera de Escuintla, con 79 y Tiquisate, en el mismo departamento, con 64.  

En el mismo orden, y el mismo período de meses, las víctimas de 2021 en esas jurisdicciones fueron de 428, 135, 106, 54 y 53. 

Al analizar la tasa de muertes por cada 100 mil habitantes, que es la medición estándar que realiza la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cifra este año para toda Guatemala fue de 17.3. En 2021, fue 16.4 y en 2020, 15.2. Esto muestra un «sostenido crecimiento de violencia que es necesario que las autoridades analicen y controlen», según Menchú.

El informe Estudio Mundial sobre el Homicidio, publicado en 2019 por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, estableció que el promedio mundial de muertes por cada 100 mil habitantes era de 6.1. Europa, Asia y Oceanía mantenían países con hasta 1 muerte por cada 100 mil personas. En el continente americano el promedio se mantuvo ese año en 17.2. 

Sin una voz oficial

En opinión de Mendoza, no existe una voz oficial que informe sobre los problemas estructurales que ayuden a entender el aumento de los homicidios. Eso implica que los analistas únicamente pueden trabajar con hipótesis.

«Tras la pandemia, la percepción de corrupción ha ido en aumento con todas las acciones que se ven en el Estado, y eso la gente lo percibe para actuar: si no pasa nada en el país, puedo hacer lo que quiera, y así el delincuente actúa impune o quien quiere justicia muchas veces la toma por su propia mano», explica Mendoza, como una de las hipótesis de este aumento. 

También explica el problema de la pobreza y la desigualdad como factores que pueden estar incidiendo en el aumento de la violencia. «La pandemia aumentó estos males, y eso es en todo el mundo. Muchos países ya lo tienen analizado, pero en Guatemala no hay estudios al respecto a pesar de que el problema es grande. No existe un análisis de pobreza, la última Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (ENCOVI) es de 2014 por lo que no podemos analizar el problema científicamente desde esa perspectiva», dice Mendoza.

Por su parte, Walter Menchú, del CIEN, explica que el problema de las pandillas es un factor importante en la violencia que existe. «Si vemos en el municipio de Guatemala, las cuatro zonas más violentas de 2022 son la 18, con 125 muertes; zona 6, con 69; zona 21, con 47 y zona 7, con 45 muertes, y es en esos territorios en donde más presencia de pandillas hay», asegura.

«No vemos una intervención específica de las autoridades para este tipo de fenómenos. Y no me refiero solo a Gobernación, tampoco el Ministerio Público y el Organismo Judicial con investigar y judicializar la criminalidad que ahí ocurre», afirma el experto del CIEN.

«En sí, no existen o no vemos planes o programas de acción y preventivos de ninguna autoridad, lo que nos refleja y confirma el aumento de víctimas», concluye Menchú.

También te puede interesar

CONTAMOS LA
REALIDAD DESDE MIRADAS DIVERSAS

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

ENCUÉNTRANOS EN NUESTRAS REDES

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.