Después de las tormentas
COVID-19
Las diferencias entre las vacunas de Moderna y Pfizer contra la COVID-19
Por:

Se comienza a hablar de varias vacunas contra la COVID-19 que han alcanzado niveles de efectividad altos en sus investigaciones. En esta nota de Mala Espina Check de Chile se explica la diferencia entre las dos que ya han presentado resultados: Moderna y Pfizer.


El lunes 16 de noviembre, la empresa estadounidense de biotecnología Moderna anunció que su vacuna candidata contra el COVID-19, mRNA-1273, alcanzó un 94.5% de eficacia en su primer análisis intermedio en su estudio de fase 3.

La noticia llegó una semana después de que la farmacéutica Pfizer y su socio alemán BioNTech dieran a conocer que la vacuna que estaban desarrollando alcanzó más de un 90% de eficacia. *Días después del anuncio, la alianza Pfizer/BioNTech informó que los resultados finales de sus investigaciones arrojaron un 95% de efectividad.

Si bien ambas tienen la misma finalidad, que es combatir la pandemia por coronavirus, existen ciertas características en su desarrollo que las diferencian.

Participación y resultados en sus estudios

El estudio, conocido como COVE, de Moderna, incluyó a más de 30 mil participantes de los Estados Unidos y para su primer análisis intermedio se basó en 95 casos de infectados por COVID-19. Entre ellos, 90 personas habían recibido un placebo en vez del tratamiento real.

En el caso de Pfizer, el estudio reclutó a 43,538 participantes y evaluó 94 casos confirmados de coronavirus, de los cuales 85 habían recibido placebo.

En ambos casos, la vacuna se distribuye en dos dosis. Moderna obtuvo este resultado con los casos confirmados obtenidos después de dos semanas de haber recibido la segunda dosis, y en el caso de Pfizer, después de siete días.

Conservación de las vacunas

Una ventaja muy importante que tiene la vacuna de Moderna por sobre la de Pfizer es su temperatura de conservación, lo que hace que su eventual distribución sea más fácil. La mRNA-1273 puede permanecer estable con una refrigeración de entre 2 a 8 grados Celsius durante 30 días, lo que corresponde a la temperatura de un refrigerador estándar.

Desde la farmacéutica también informaron que la vacuna puede durar seis meses almacenada a -20 grados Celsius y se mantiene 12 horas a temperatura ambiente.

No así en el caso de la vacuna desarrollada por Pfizer y BioNTech, que debe permanecer almacenada a -70 grados Celsius.

Estimaciones de distribución

Moderna espera distribuir aproximadamente 20 millones de dosis en los Estados Unidos para fines de este año y para 2021 pretende fabricar entre 500 millones a mil millones de dosis a nivel mundial.

Sin embargo, desde la empresa informaron que tienen «la intención de solicitar una autorización de uso de emergencia (EUA) con la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) en las próximas semanas». A su vez, planean enviar solicitudes a otras agencias reguladoras globales.

Pfizer, por su parte, espera producir hasta 50 millones de dosis a nivel mundial para 2020 y hasta 1,300 millones para 2021.

Relación con Operación Warp Speed y otros acuerdos

La Operación Warp Speed es una alianza público-privada impulsada por el gobierno de Estados Unidos, que tiene por objetivo producir y administrar 300 millones de dosis de vacunas contra el COVID-19 para enero de 2021.

Para lograr esta meta, Estados Unidos ha destinado –y destinará– millones de dólares a distintos fabricantes que están desarrollando una vacuna contra el coronavirus, entre ellos Moderna y Pfizer.

En abril, la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado (BARDA), una agencia gubernamental dentro del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, otorgó un premio de hasta US$483 millones a Moderna.

Según un comunicado de la misma empresa, estos fondos eran para respaldar los «programas de desarrollo clínico en etapa tardía, así como la ampliación de la fabricación de mRNA-1273 en 2020».

En julio, BARDA otorgó a Moderna un financiamiento adicional de hasta US$472 millones para respaldar la ampliación del desarrollo clínico en su última etapa, lo que incluye el estudio COVE de Fase 3.

En el caso de la vacuna de Pfizer y BioNTech, Estados Unidos no financió su desarrollo, pero sí llegó a un acuerdo de compra avanzado, prometiendo US$1,95 millones para la producción a gran escala de la vacuna y distribución en el país norteamericano de las primeras 100 millones de dosis de la vacuna. Este trato también le permite al gobierno adquirir 500 millones de dosis adicionales.

Este mes, las empresas también llegaron a un acuerdo con la Comisión Europea, para entregar 200 millones de dosis de su vacuna a los estados miembros de la Unión Europea. Asimismo, el trato da a la Comisión la opción de solicitar 100 millones de dosis adicionales. Se espera que las entregas comiencen a finales de este año.

También existe un acuerdo con Chile desde septiembre, en el que se garantiza la entrega de 10,1 millones de dosis, posterior a la autorización del Instituto de Salud Pública. La gerenta general del Laboratorio Pfizer Chile, Marta Diez, señaló en su momento en entrevista con ADN Radio que se espera tener las vacunas a partir de enero del próximo año.

*La farmacéutica Pfizer anunció el 18 de noviembre que la vacuna que desarrollan arrojó en su ensayo clínico final un 95% de efectividad. Una semana antes habían publicado un dato preliminar del 90% de efectividad.


Este texto fue publicado originalmente en Mala Espina Check. Y en Agencia Ocote la republicamos gracias a la alianza LatamChequea. Puedes leer la publicación original en este enlace.

[En Agencia Ocote estamos dando una cobertura especial a la crisis sanitaria provocada por la COVID-19. Revisa aquí todo lo que hemos publicado].

[Agencia Ocote forma parte de la red de fact-checking #LatamChequea, revisa acá las verificaciones de medios de toda Latinoamérica y España sobre el coronavirus].

TE PUEDE INTERESAR

Subir
La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.

 

La realidad
de maneras diversas,
directo a tu buzón.